domingo 05.04.2020

La apuesta irrenunciable del PP por el trabajo low cost. O lo que Guindos quiere decir pero no se atreve a pronunciar

Todo hombre, toda mujer es aquello que es capaz de hacer o que sería capaz de hacer si se dieran las circunstancias apropiadas. Lo que define a un ser humano no es solo su capacidad productiva (mediante el trabajo), pero ésta marca la tendencia en la que el sujeto va a desarrollar el resto de sus potencialidades, por lo que puede decirse que el poder de transformación que todos poseemos  enmarca nuestra identidad como seres humanos.

Resulta obvio que el trabajo nos constituye como seres, hasta tal punto que puede establecerse  una relación directa entre el trabajo y el desarrollo histórico de la humanidad. Sociólogos, economistas del trabajo e historiadores coinciden en ello. Los pensadores de la izquierda y de la derecha se han apoyado en esta relación entre modalidades y formas de organizar el trabajo y su efecto en el desarrollo civil para interpretar el programa político que debe acompañar a la evolución de la humanidad. A los más interesados les recomiendo la lectura de las tesis de Lewis Mumford, expuestas con una envidiable elegancia analítica en Técnica y Civilización, por ejemplo.

Pero, ¿de qué trabajo estamos hablando? ¿de ese trabajo en fase de extinción sobrepasado por el desarrollo tecnológico y la robotización, remunerado a regañadientes y expoliado de su base legal? ¿Ese trabajo que puede someterse a la lógica low cost? Pues no, obviamente no me refiero a ese tipo de trabajo. La obsolescencia o la intercambiabilidad del trabajo hombre por trabajo máquina, la precariedad  o la indefensión legal que son inherentes a ese reconocible modelo de trabajo no poseen capacidad de modular el desarrollo civilizatorio de la sociedad. Del mismo modo que la comida o los viajes low cost pueden impostarse y ser convertidos voluntariosamente en una maravillosa y feliz experiencia compartida en las redes, el trabajo en tono low cost es una farsa que solo mejora cuando aparece como reseña de las estadísticas oficiales, tal y como ocurre con las citadas comidas o viajes, que para hablar con propiedad son una ful que tu duodeno evalúa rápidamente, y el viaje una tortura disimulada en selfies.

Del trabajo que hablo es del trabajo de verdad, de aquel que nos permite convertir nuestras capacidades en aspectos reconocibles de nosotros mismos: soy panadero porque amaso harina, cuezo bollos, horneo masas, inundo mi barrio de entrañables olores, expongo lo que hago y lo vendo al precio justo para mantener mi dignidad, no soy panadero porque reponga barras precocinadas en los estantes del hiper a 2,50€ la hora.

El trabajo entendido como una forma marginal de extraer valor de la capacidad transformadora de hombres y mujeres, ese trabajo descontextualizado, carente de objetivos sociales más allá de la multiplicación del plusvalor obtenido por el capital y sobre todo convertido en una mercancía low cost, es el modelo de trabajo que promueve la reforma laboral española y que según los ministros Guindos y Báñez nos está sacando de agujero en el que estábamos metidos ¿nos está sacando del agujero o estamos cavando hacia abajo? Con cada entrega de las estadísticas del INE y la Seguridad Social sobre empleo y ocupación  mi convicción de estar huyendo hacia el incendio me parece más inequívoca. Un goteo patético de  cifras de subempleo y pobreza encubierta disparan la algarabía de un grupo de miserables que, ya te digo yo que jamás, ni ellos ni su prole, se verán obligados a ganarse la vida bajo  las condiciones que han ayudado a crear.

No, por ahí no vamos a ninguna parte. Guindos, Báñez y otros plutócratas sí, porque su trabajo consiste en reducir la naturaleza creativa de las personas y eliminar su potencia transformadora hasta convertir dicho poder en una mera mercancía más que pueda ser sujeto de sucesivas estrategias de precios, de bajos precios para precisar.

 Su apuesta por el trabajo deshumanizado de tipo  low cost no tiene nada que ver con la coyuntura económica nacional o internacional o el agobio de nuestras cifras de desempleo. Su rechazo consciente a impulsar el trabajo en los sectores de futuro que suponen prácticas autónomas de alto contenido de conocimientos, habilidad, responsabilidad y saber hacer en urbanismo, energía, comunicación, salubridad, tecnoindustria, sostenibilidad, etc. tiene que ver con el mantenimiento reservado y exclusivo de las herramientas determinantes para el desarrollo de las personas. Pretenden reservar solo para los elegidos aquello que te constituye como autentica persona autónoma y responsable,  algo que solo se logra en el ejercicio productivo tomando decisiones en escenarios abiertos. 

Logrado esto, desarmado y cautivo el ejército proletario, el control social y la reelección está mucho más cerca. Los que escapan por las rendijas saben que a ellos les está reservada la terapia de choque: migración (por inquietos) y el voto rogado por si acaso.

La apuesta irrenunciable del PP por el trabajo low cost. O lo que Guindos quiere decir...