sábado 07.12.2019

Vox y la mujer

Se denomina patriarcado a toda forma de organización social cuya autoridad  se reserva exclusivamente al hombre. En una estructura social patriarcal, la mujer  no asume liderazgo político, ni autoridad moral, ni privilegio social ni control sobre la propiedad

Desde siempre, el patriarcado ha sido la forma de funcionamiento de las sociedades  y ya en el siglo IV a. C con la llegada de la democracia a Atenas con el gran Pericles, la sociedad ateniense era patriarcal y además practicaba la misoginia. Ya entonces ya había mujeres griegas que lucharon contra el patriarcado como son el caso de Agnócide la primera ginecóloga y la gran Aspasia de Mileto.

Al mismo tiempo, se iban formando otro tipo de organizaciones adheridas a estas, algunas de carácter secreto como sucede con El Yunque en España, que tiene una fuerte actividad  en política, en su órbita existe Hazte Oír o fundaciones como Educatio Servanda

Con la llegada de las monarquías y la introducción de la iglesia en las sociedades, el patriarcado se consolidó y se desarrolló en su máxima expresión la misoginia.

Con el desarrollo del feminismo ya en el siglo XIX y XX, las mujeres tomaron conciencia de su situación y desde entonces la lucha ha sido constante por lograr la igualdad. La realidad es que se ha avanzado muchísimo.   Sin embargo,  estamos asistiendo a un movimiento político de resistencia a la igualdad, cuestionando constantemente los derechos de la mujer y planteando un regreso al más puro patriarcalismo.

¿Dónde surge este cuestionamiento del feminismo?

Surge a través del pontificado de Juan Pablo II, que se distinguía por su profundo conservadurismo y misoginia. Fue el momento donde se desarrollaron movimientos ultraconservadores dentro de la iglesia, tales como Comunión y Liberación, neocatecumenales, Legionarios de Cristo o la expansión del Opus Dei.

Al mismo tiempo, se iban formando otro tipo de organizaciones adheridas a estas, algunas de carácter secreto como sucede con El Yunque en España, que tiene una fuerte actividad  en política, en su órbita existe Hazte Oír o fundaciones como Educatio Servanda. 

Vox surge de una escisión del Partido Popular, debido a su poco compromiso  con los principios más conservadores de la iglesia, acusándole de ser excesivamente permisivo frente a los movimientos progresistas.  

Inmediatamente agrupa a los nostálgicos del franquismo, pero sobre todo, su núcleo dirigente sale de estos movimientos ultraconservadores del país, recogiendo la experiencia, que ya se había realizado en otros países europeos, como son el caso de Polonia, de Hungría o de Salvini en Italia.

En otras partes del mundo, también vemos movimientos  ultraconservadores dirigidos fundamentalmente por los evangelistas, con un claro dominio en Estados Unidos con su apoyo a Trump.  Lo vemos en Brasil con Bolsonaro y lo recientemente sucedido en Bolivia.

Vox inicia su funcionamiento con la llegada de financiación desde los movimientos fascistas europeos y de otras organizaciones ultraconservadores como sucedió con la financiación de Irán.

Sus planteamientos se basan en el ultraliberalismo económico y social, exigiendo una libertad de mercado total y que el papel del Estado sea mínimo, solo policía y ejército para garantizarles la propiedad privada. Para VOX el papel social del Estado no existe.

Su pensamiento fundamental se basa en el patriarcado como organización social, de ahí su ataque continuamente al feminismo y a la violencia de género. Me recuerda a la época victoriana del siglo XIX donde una elite imponía una represión sexual total a la sociedad inglesa, mientras ella navegaba en la perversión con una aplicación escandalosa de la doble moral.

Como comprobamos todas las declaraciones de sus militantes, representan una vuelta a la España negra de finales del siglo XIX o a la época del franquismo.

Resulta incomprensible en el siglo XXI que haya mujeres que voten a VOX y que participen en su actividad política, pues significa la humillación y el ser consideradas seres inferiores. En este sentido recuerdo, lo que decía en el año 1943, Pilar Primo de Rivera:

“Las mujeres nunca descubren nada, les falta talento creador, reservado por Dios para las inteligencias varoniles, nosotras no podemos hacer más que interpretar mejor o peor lo que los hombres nos dan hecho… por eso hay que apegar a la mujer con nuestra enseñanza a la labor diaria, al hijo, a la cocina, al ajuar, a la huerta, tenemos que hacer que la mujer encuentre allí toda su vida y el hombre todo su descanso”.

Si observamos las declaraciones de VOX esto lo podía firmar Rocío Monasterio y sus margaritas. Para que tengamos claro qué es lo que nos proponen, veamos lo que decía en la época franquista el famoso rector de la Universidad Complutense de Madrid, Botella Llusía:

“Hay muchas mujeres, madres de hijos numerosos, que confiesan no haber notado más que muy raramente, y algunas no haber llegado a notar nada, el placer sexual, y esto sin embargo, no las frustra, porque la mujer, aunque diga lo contrario, lo que busca detrás del hombre es la maternidad… Yo he llegado a pensar alguna vez que la mujer es fisiológicamente frígida, y hasta la excitación de la libido en la mujer es un carácter masculinoide, y que no son las mujeres femeninas las que tienen por el sexo opuesto una atracción mayor, sino al contrario”.

Dentro de poco oiremos a Roció Monasterio y sus margaritas en sus distintas intervenciones parlamentarias frases como estas:

“Hazle sentir a sus anchas, deja que se acomode en un sillón o se recueste en la habitación.Ten una bebida caliente lista para él. Arregla su almohada y ofrécele quitar sus zapatos”

“No te quejes si llega tarde, si va a divertirse sin ti y si no llega en toda la noche.Trata de entender su mundo de compromisos”.

“Hazlo sentir en el paraíso, durante los meses más fríos del año debes preparar la chimenea antes de su llegada. Tu marido sentirá que ha llegado a un paraíso d descanso y orden, esto te levantará el ánimo a ti también”.

“Escúchalo. Puede que tengas una docena de cosas importantes que decirle, pero a su llegada no es el mejor momento para hablarlas. Déjalo hablar antes recuerda que sus temas son más importantes que los tuyos”.

“Arregla tu casa. Debe lucir impecable. Haz una última ronda por las principales áreas de la casa, justo antes de que tu marido llegue. Levanta libros de escuela, juguetes…Y limpia con un plumero las mesas”.

El absurdo de sus planteamientos respecto a la mujer, el aborto y a la violencia de género hace más incomprensible que pueda ser votado. Además, del uso de la mentira como arma política, hace que este tipo de grupos de discursos fáciles y simplones sean un peligro para la convivencia y para la defensa de los derechos humanos.

Mujeres que queréis igualdad con el hombre, debéis volver a la lucha más que nunca y junto con los hombres denunciar y desenmascarad todo este planteamiento, que hacen de las mujeres, donde solo os desean como fiel sumisa del hombre y para parir.

Vox y la mujer