martes 20/10/20

Los mosqueteros del rey incendian palacio: de cayetanos, coristas y cintas de vídeo

Cayetana Álvarez de Toledo.
Cayetana Álvarez de Toledo.

“Majestad, Majestad, estamos bien jodidos Majestad, los mosqueteros están incendiando palacio”… seguro que ayer pronunció esta, o una frase similar, alguno de los asesores de Felipe VI, al ver el vídeo promovido por la insigne autoproclamada “mosquetera del Rey”, Cayetana Álvarez de Toledo, maestra de ceremonias de la “plataforma” Libres e Iguales.

El vídeo no tiene desperdicio. Las caducas personalidades que salen en él son lo “mejor” de cada casa y muestra que los representantes de la ultraderecha ultramontana y recalcitrante del trifachito de colón siguen unidos y en la lucha hasta la batalla final. Las “personalidades” que dan vivas al rey van desde Tamara Falcó y Belén Esteban al torero Ordóñez y Bertín Osborne,  pasando por Boadella, Vargas Llosa, Savater, Corcuera, IDA, Aguirre, García Page, Abascal, Casado, Rajoy, Hermann Tertsch o Toni Cantó y Rosa Díez, así hasta 183 en 14 minutos de unos vivas al monarca, que se convierten en 183 disparos a quemarropa.

Daniel Bernabé los define en un tuit “sus excelentísimos alcanfores”, asegurando que este “viva el rey” que sirven en plato frío a la Casa de Felipe VI es como “si alguien se ofrece a ayudar para poner una lámpara y acaba tirándote un tabique, metiendo fuego a la cocina e inundándote el baño”. Así es. No puedo estar más de acuerdo. Bernabé lo resume perfecto en su tuit. Los mosqueteros del rey incendian palacio.  

El colmo del delirio, que evidencia el fracaso de esta iniciativa, el nivel de casposidad y la posición ridícula en la que ponen a la monarquía, es que al final del vídeo hay una leyenda en la que se reconoce textualmente que la invitación a participar en el vídeo se envió a una amplísima representación de las élites españolas, incluido el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, que declinó la invitación, a los líderes de todos los partidos políticos, salvo Bildu, a empresarios, sindicalistas, élites de la ciencia, la cultura, el periodismo y el deporte, así como premiados con el príncipe y princesa de Asturias. Respondieron positivamente 183 personas, pero la inmensa mayoría dio la callada por respuesta. Simplemente delirante.

Ellos mismos reconocen que no ha querido estar presente en esta cinta una “inmensa mayoría” de las élites representativas del país. ¿Por qué será?

Se da la circunstancia de que, a la vez, este mismo 12 de octubre del 2020 se publica una encuesta sobre la monarquía promovida por un grupo de 16 medios independientes en la que un 40,9% de los españoles apoyaría una república y un 34,9% votaría por la monarquía. Un 47,8% está a favor de la celebración de un referéndum y un 36,1%, en contra. La mayoría de los encuestados suspenden a la institución monárquica, aunque creen que proporciona orden y estabilidad política.

Sus “excelentísimos alcanfores” no han entendido que en una democracia tiene que ser posible plantear -dentro del marco democrático- que se puede criticar a las instituciones del Estado, a todas, y es más, deben ser sometidas a examen y controladas de forma transparente. Que se dejen de “vivas al rey”, que esa no es la cuestión.

Así están las cosas. Visto lo visto, es evidente que estos monárquicos envueltos en bolas de alcanfor más que “ayudar” a la Casa del Rey están incendiando el palacio.

Carmen Barrios Corredera. Escritora y fotoperiodista.

Los mosqueteros del rey incendian palacio: de cayetanos, coristas y cintas de vídeo