jueves 23/9/21

La llegada del PSOE a la Moncloa y sus efectos sobre C's en Madrid

psoecs

Ciudadanos no analiza el problema para solucionarlo, sino para ver qué estrategia electoral le puede ser más útil

Tras la llegada a la Moncloa de un gobierno del PSOE liderado por Pedro Sánchez, ¿qué hará Ciudadanos con su apoyo al PP en Madrid, compitiendo por el mismo espectro del electorado y tras acusaciones tales, por parte de los populares, como que son traidores y culpables de la llegada de Pedro Sánchez al poder? ¿Seguirán pensando en hacer una estrategia política basada en las encuestas, para intentar llegar al Gobierno de la Comunidad de Madrid, abrasando al PP?, la verdad es que hay bastantes preguntas que van surgiendo y, desde mi punto de vista, serán respondidas con hechos dentro de muy poco.

Ciudadanos tiene dos problemas -a día de hoy- y lo peor es que la solución a ambos problemas, los tiene en su mano. Me explico.

Ciudadanos no analiza el problema para solucionarlo, sino para ver qué estrategia electoral le puede ser más útil (ejemplos: Madrid y claramente, Cataluña). Si puede no actuar, incluso mejor. La idea es que se quemen los que hacen y que se salven los que “no hacen”.

Los dos problemas inmediatos pasan por resolver qué hará con su apoyo al PP en Madrid y qué espacio buscará como línea ideológica en la derecha.

El primer problema es cómo apoyar en el gobierno de Madrid a un partido sentenciado por la corrupción. En efecto, si mantiene su apoyo irá cayendo cada mes, hasta las próximas elecciones municipales y autonómicas -mayo del 2019-, pues no resulta creíble ser regenerador y mantener al PP (allí donde sea). La ciudadanía ya tiene claro que para acabar con la corrupción están los jueces, y para regenerar la vida política, está el PSOE -u otros partidos políticos, pero no necesariamente quien vendía la marca de la regeneración- esto ya no cuela.

El segundo problema es qué discurso mantendrá ahora que la derecha (la auténtica) ya está en la oposición; o sea, ¿seguirá levantando banderas y poniéndole letra al himno nacional? o ¿se dedicará –de una vez- a hacer política? No tendrá más remedio que empezar a dibujar una idea aterrizada de lo que entiende por reforma constitucional, por dialogo político. Y lo que es peor, cómo va a justificar su apoyo a la corrupción siendo -supuestamente- un partido regenerador de la vida política en España.

Dos problemas con soluciones en su mano. La primera, es evidente que quitando el apoyo al PP en Madrid, entraríamos en una nueva etapa política. Pero ¿va a entregar el gobierno a la izquierda radical –como decían hasta hace una semana-, esa izquierda radical que ha nombrado a independientes y profesionales de prestigio en los cargos ministeriales por razones de capacidad y no por clientelismo? Parece que el verdadero problema es que sabiendo que esto va a ser así –también en Madrid-, no tienen más remedio que apoyar al PP (nuevamente cálculo electoral).

La solución al segundo problema, todavía es más complejo, pues supone volver a dibujar qué ideología es la que persigue Ciudadanos. ¿Liberales?, los cuales están incluidos en el PP y ahora van a desplegar sus opciones sin ataduras de gobierno nacional. ¿Conservadores?, ahí ya no tienen espacio (dejen ver un par de días a Rafael Hernando y compañía…y verán) porque socialdemócratas, ya no pueden ni mencionarlo, esto ha quedado demostrado.

Vuelvo a recordar algo que ya dije en otra columna, Madrid es la capital de España y los ojos, aquí, llegan desde todos los rincones del país. Y queda, exactamente, un año para las elecciones.

Postdata: se puede ser valiente en política y dejar de mirar las encuestas.

La llegada del PSOE a la Moncloa y sus efectos sobre C's en Madrid