martes 30/11/21

Las primarias del PSOE andaluz dejan ver una ausencia de debate político de raíz preocupante

psoe andalucia

La candidata y los dos candidatos del PSOE de Andalucía comienzan a dar claves acerca de las posibilidades o no del PSOE de volver a ser útil a las clases trabajadoras y populares. Por lo pronto la candidatura de Luis Ángel Hierro, ha conseguido que se hable de política y poner nerviosos a los aparatistas de uno u otro signo, si bien debe profundizar el mensaje, entendemos y proponer acciones y políticas más decididas.

Es muy importante a destacar como los viejos aparatos provinciales manigeros de la red clientelar y perseguidores de disidentes, se dividen entre Susana y Espadas, si bien con un gran desembarco de dirigentes profesionales de la política del susanismo y el clientelismo se han pasado a Juan Espadas. Personajes aupados largos años al poder y sin nada nuevo que ofrecer diferente a un rancio felipismo se unen sin pudor a Espadas.

Otras y otros por aquello de que es conocida –sin importar si para bien o para mal- siguen con Susana Díaz que de ganar, el PP y la derecha lo celebrarán con cava, pues será alguien muy fácil a batir por sus muchos puntos débiles y conexiones con presuntas tramas corruptas. Espadas un moderado que pide auxilio a Izquierda Socialista para que lo coloreen de rojo y que ahora ha sacado adelante los presupuestos de Sevilla con Ciudadanos, solo ha conseguido un lío interno en la corriente. Izquierda Socialista, parece estar dividida, pero podía haber jugado un papel más importante reclamando programa concreto, posicionamiento republicano de los candidatos y candidata y apuesta decidida por el cambio y la regeneración en lugar de enzarzarse en un apoyo al candidato de la Moncloa, Espadas, máxime con la compañía que va teniendo.

Las primarias andaluzas no levantan pasiones y se mueven en medio de un tacticismo desmovilizador

La mayoría de las y los seguidores de relumbrón de Espadas, demuestran que entre él y Susana Díaz las diferencias son nulas. Al menos ambos tratan de aparecer más escorados hacía lo social, claro hay muchas y muchos militantes que se preguntan por qué ahora y no cuando tenían el poder si bien de boquilla Susana parce estar a su izquierda, pero no es creíble. En realidad es una confrontación de poder y por el poder, con mensajes de mercadotecnia pero nada más. Una discusión de dos aparatos.

Hierro hace un discurso más sólido. Sabe de lo que habla este profesor de economía aunque le falte algo más de energía y concreción. Este candidato que no vive de la política, podía ser el revulsivo que necesita el PSOE-A pero para ello debe romper con las políticas neoliberales de la Moncloa, aunque  si es en nuestra opinión un candidato con credibilidad. Tiene muy claro que es necesario pactar con las otras izquierdas y además defiende un pacto unitario con la izquierda andaluza. Se declara andalucista y ecologista y defiende políticas socialistas y de un andalucismo tan eficaz como contundente, dejando clara y denunciando la pérdida de poder político de la autonomía más poblada e importante del estado español. Es el único que se atreve a cuestionar las políticas de la Unión Europea y su política monetaria y fiscal, dato este muy importante, diferenciador y clarificador de que Hierro si conoce lo que es y realmente significa la Unión Europea para el pueblo, para las clases populares. Habrá que ver qué piensa de los famosos fondos de ayuda europeos y darán mucho dinero a los de siempre, al poder de las grandes empresas y las oligarquías y que dejan a Andalucía marginada nuevamente o convertida solo en un paraíso turístico, es decir sin futuro.

Las y los afiliados del PSOE-A pueden hacer dos cosas, ponérselo muy fácil al PP de Moreno, de hecho darle el empujón que le falta para volver a poder gobernar o jugar de forma diferente, con una persona diferente, sin ningún flanco abierto a las derechas, que desea ser de izquierdas, recuperar los valores del socialismo y abrirse a personas del conjunto de las izquierdas que puedan dar la batalla a una derecha no con aquella milonga de que viene VOX que no vende ni un dedal, sino con políticas prácticas que apoyen a la clase trabajadora, a los y las humildes, a las y los timados del ingreso mínimo vital, a las y los jóvenes titulados que se ven obligados e emigrar. A las personas que durante lustros el felipismo vigente en Andalucía ha utilizado y engañado.

Las primarias andaluzas no levantan pasiones y se mueven en medio de un tacticismo desmovilizador. Debieran además conectar con la gran masa social y las clases populares. Es cierto que por ahora la fase es de recogida de avales y por tanto la batalla se mueve en el interior del partido psoista. Es por eso que sabemos que grupos de militantes de ese partido proponían un Congreso Extraordinario del PSOE-A que decida un programa y una acción a desarrollar y sobre todo, añadiríamos que rompa, con el clientelismo, la corrupción,  por pequeña que sea y a todos los niveles incluidos los municipales y con las posiciones monárquicas y centralistas de los restos del felipismo muy incrustados en aparatos y dirigencia. Que rompa con una inercia administrativa que no política ni reivindicativa.

Las primarias del PSOE andaluz dejan ver una ausencia de debate político de raíz...