jueves 16/9/21

La lucha popular en Granada por una sanidad pública

Es un error dejar la política en manos simplemente de “expertos” y “profesionales”. No siempre son los profesionales los que nos pueden decir que es lo mejor, sino el pueblo soberano, que conoce sus necesidades y carencias. La democracia es una conquista no otorgada, sino peleada y conseguida y ello lleva a que personas electas democráticamente dirijan aspectos de la vida pública en los que no son profesionales, sino que son mandatarios del pueblo. No es malo, es lo correcto. Para hacer política sobra con sentido común, honradez, principios e ideas y entrega.

Mucho cuidado con los ataques indiscriminados a la política, pues pueden encerrar fascismo de casta o profesión o simplemente fascismo o falangismo, como por aquí se llamaba. En el conflicto sanitario de Granada, encontramos a profesionales en ambos bandos, luego mucho cuidado. Me pregunto,que quieren las capas populares granadinas:  es sencillo, sanidad pública,de calidad, no a los recortes, ni cierres de plantas en verano y navidad, atención y buena, eficiente, educación con ellos.

La Junta de Andalucía ha fallado tras una inversión tan grande y fiarse exclusivamente de ciertos técnicos. Tampoco le ha plantado cara a los sinvergüenzas del PP que luego encima van con la pancarta en la mano, tras imponer los recortes en Madrid. Porqué en Granada el PP ha estado en las manifestaciones, con más cara que decencia.

Lo que hace falta no son payasos, son defensores convencidos de la sanidad pública y el sector público en su conjunto, por ejemplo “hablamos de las eléctricas que son privadas” O ahora eso no toca. De la reivindicación popular y política, -si política-, por una salud al servicio del ciudadano, contra las injerencias de las farmacéuticas y los seguros privados que quieren destruir la imagen de nuestra sanidad pública insisto, por la que tanto luchamos. Los seguros y las farmacéuticas quieren privatización.

Ahora efectivamente han rodado cabezas en la sanidad granadina, pero falta la del Consejero en Sevilla y el delegado provincial en Granada. Aunque también sobran los discursos anti-políticos, que no es lo mismo que contra los malos políticos o contribuir por la puerta de atrás a maniobras políticas o ¿Como se explica que el PP el máximo recortador de la sanidad y con un programa privatizador pueda ir en las manifestaciones, sin que casi nadie diga nada?

El PSOE se ha equivocado, nos ha defraudado y ahora deberá enmendar y sobre todo si quiere ser creíble. luchar contra el PP y sus recortes, pero de verdad es su obligación.

Los presupuestos generales del Estado 2017 son su prueba del 9 y si su gestora los apoya por activa o por pasiva, será otra traición. Estos presupuestos del PP de 2017 siguen con los recortes también en sanidad. Pero ¿Nadie dice nada de eso?

Por tanto es la hora de que la clase trabajadora defienda su conquista, de ella, y no de profesionales,-aunque muchos sanitarios son vanguardia en su defensa-, cual ha sido y es la sanidad publica. Para ello reclamo las mismas movilizaciones contra los presupuestos generales del Estado de 2017, plagados de recortes, techo de gasto, privatizaciones, aunque si esfuerzos en satisfacer los intereses de los bancos.

La lucha popular en Granada por una sanidad pública