martes. 23.04.2024

Las lecciones de las elecciones municipales francesas y el Reino de España

La alta abstención francesa, en las elecciones municipales indica, en primer lugar el desgaste de la política...

La alta abstención francesa, en las elecciones municipales indica, en primer lugar el desgaste de la política y las y los políticos tradicionales, pero sobre todo la profunda decepción causada por Francoise Holland y el Partido Socialista Francés al aplicar desde el poder la agenda neoliberal alemana. El sistema con su publicidad engañosa y su alta capacidad de engaño y manipulación confunde al PS- y esto pasa en España, con el PSOE- con la izquierda, hecho este radicalmente falso y amplias capas populares se sienten desprotegidas y sin alternativas, fruto de esa manipulación.

El co-presidente del Parti de Gauche lo ha expresado muy gráficamente “la política de Hollande, su viraje a la derecha, su alianza con la patronal y su sumisión a las políticas de austeridad europeas han desembocado en un desastre”.

Sin embargo la misma prensa empresarial española, airea el avance de la derecha y silencia sin embargo los avances del Front de Gauche así como diversas coaliciones de izquierdas roji-verdes y del propio Parti de Gauche. No se quiere que se sepa que hay alternativas.

Pero la principal advertencia de Jan Luc Mélanchon el dirigente socialista francés del PG ha sido no aceptar coaliciones PCF y FG-PS pues estas podían inducir a confusión. Para un socialista francés, que abandona el PS por neoliberal, lo que no puede aceptar es apoyar luego a ese partido aunque sea vía coaliciones interesadas. E insisto en la idea, los y las socialistas que abandonamos los partidos socioliberales hemos de ser coherentes y por tanto como somos cuñas de la misma madera y luchamos para recuperar el socialismo y la socialdemocracia para el pueblo y la clase obrera,- más ahora aportamos las tesis ecosocialistas-, lo que no se nos puede pedir luego, son paños calientes. No hemos hecho un duro viaje para ser inconsecuentes y eso se debe entender.

Pero el electorado español debe ser inteligente, viendo lo que ocurre en Francia, pero también lo que hace poco más de dos años, hizo la cúpula y el Gobierno del PSOE, al objeto de no volver a tropezar en la misma piedra. Por tanto no solo no confiar en las y los que modificaron de urgencia el artículo 135 de la Constitución y que es la madre de todos los recortes actuales, sino también en aquellas que dicen ser socialdemócratas y desde el poder aplican la agenda neoliberal una y otra vez. La respuesta es sencilla, hay alternativa, pero esa alternativa debe ser real y demostrar que se quiere el poder, se quiere gobernar –como hace SYRIZA en Grecia- al objeto de cambiar radicalmente las políticas que nos recortan, empobrecen y sitúan los derechos de los acreedores extranjeros, los bancos, las grandes empresas y los ricos, por encima de las personas, las personas dignas, honradas y trabajadoras.

Por eso en estas elecciones europeas debemos iniciar el camino del cambio. Hemos de explicar, ser pedagogos, educadores de multitudes como lo fue Pablo Iglesias y señalar que hay un camino diferente y que las clases populares necesitan organización y el Gobierno al objeto de construir poder popular. Pero también una amplia coalición de fuerzas sociales europeas al objeto de dar la batalla en Bruselas y organizar la batalla en las calles del continente.

Mi amigo y compañero Armando Fernández Steinko  afirma que desde el estado español, hemos de ser capaces de quebrar la agenda neoliberal europea y las Marchas de la Dignidad, nos señalan el camino de cómo hacerlo, pues no lo olvidemos el Reino de España, es uno de “los enfermos de Europa” y la debilidad del sistema y de un régimen desprestigiado y corrupto, lo posibilitan.

Las lecciones de las elecciones municipales francesas y el Reino de España