domingo 08.12.2019

La crisis de gobierno de la UE continúa

La elección por los pelos –solo nueve votos de diferencia- de la democristiana de derechas alemana Ursula von der Leyen evidencia las dificultades de los conservadores alemanes para controlar con rotundidad la Unión Europea. El pacto Macron, Merkel, Sánchez no ha logrado convencer y si bien es verdad que han vencido la votación, vemos que para ello hubo que sumar a las ultraderechas polaca y húngara. Lo del pacto social-liberal-democristiano no era suficiente, no lo ha sido. Merkel ha tenido que sudar tinta convenciendo a las derechas ultramontanas del este y Sánchez no ha podido arrimar todos los votos socialdemócratas.

El grupo socialdemócrata ha tenido importantes fugas, lo cual demuestra que Irache García y Sánchez no lo controlan y que afortunadamente hay diputados socialistas de varios países a la izquierda de su presidenta de grupo y que no se han fiado de los cantos de sirena de derechista alemana transformada en medio verde y algo social. Los alemanes que sí que la conocen, los alemanes nada más y nada menos del SPD han tenido una fuga mayoritaria de apoyos. Se habla de al menos diez laboristas británicos, más numerosos y numerosas socialdemócratas de Austria, Holanda y Alemania por supuesto, entre otros que no han apoyado ese acuerdo entre socialdemócratas y liberales que tan entusiásticamente ha sido aplaudido por grupos de prensa empresarial española. En España las noticas sobre la votación han llegado muy sesgadas y manipuladas y el autor ha debido estar indagando varios días para saber lo ocurrido en el mundo socialista europeo y poder vislumbrar que en Alemania y partiendo de los JUSOS –juventudes socialistas- (que a diferencia de las españolas si tienen criterio político propio y valor para enfrentarse a sus mayores) hay un movimiento incipiente de regeneración socialista, a la luz de su propia experiencia y es que los acuerdos del socialismo con derechas y liberales, solo perjudican a los socialistas, siempre. A ver si el señor Sánchez se entera.

Pero sobre todo es una crítica a una Unión Europea que lleva desde sus inicios de espaldas a las clases populares y trabajadoras. Las izquierdas han abandonado la crítica de la UE y por tanto es la extrema derecha quien la ejerce, pero no tanto, pues como hemos señalado Frau Leyen ha tenido muchos votos de ese campo.

La cúpula del PSOE se está reconvirtiendo hacía el macronismo, es decir las ideas del neoliberal Macron e imitando sus movimientos políticos. Esto puede funcionar unos meses, pero ¿qué va a ocurrir cuando la nueva crisis o bien la reedición de la crisis económica del 2008 se vuelva a manifestar con toda su crudeza? ¿Qué va a ocurrir cuando los efectos negativos del TTIP y del tratado de libre comercio con Mercosur comiencen a notarse? Por cierto, hablando de Macron, los chalecos amarillos prosiguen sus protestas y el turismo comienza a bajar en España.

Estamos ante un escenario muy confuso y ha quedado claro que en los diferentes grupos del Parlamento Europeo priman más sus propios intereses y la politica nacional que la europea a la hora de tomar posiciones

Por tanto estamos ante un escenario muy confuso y ha quedado claro que en los diferentes grupos del Parlamento Europeo priman más sus propios intereses y la política nacional que la europea a la hora de tomar posiciones. Hay muy pocos grupos monolíticos. También queda claro que la Europa neoliberal que el pacto social-conservador-liberal impulsan, tiene serias resistencias populares y políticas. El problema es que tan solo las extremas derechas manifiestan los problemas que afectan a las personas humildes, pero lo hacen desde la demagogia y la mentira. La UE que se nos está construyendo es una operación que solo beneficia a las altas burguesías y a los mercados, también a potencias extranjeras del Atlántico norte. Cuando dices esto y lo explicas y además lo argumentas sobre todo en la políticamente inculta España, todos te toman por un antisistema o para desprestigiar te comentan que coincides con la extrema derecha, lo cual además de ser falso, no es verdad. También los nazis, los fascistas y la extrema derecha radical tuvieron y tienen su idea de Europa.

El problema de los liberales europeos –pertenezcan al partido que pertenezcan y se llame como se llame- están construyendo una Unión al servicio de las grandes fortunas, contra las personas humildes, la agricultura autóctona, la pequeña industria, el pequeño comercio y destruyendo lo que sí que es un genuino invento europeo exportable a todo el mundo: el estado social y el estado del bienestar.

Frau von der Leyen no es sino la continuidad de esas políticas cansinas y ultra-liberales y muchos socialdemócratas centro-europeos y otros grupos lo ha sabido ver. Gracias. Ahora vamos a ver si somos capaces de debatir e informar, puesto que sin información no hay debate posible.   

La crisis de gobierno de la UE continúa