sábado 07.12.2019

Corbyn y el laborismo referente europeo del socialismo de cambio

El viernes 22 de Noviembre toda la prensa se hacía eco del manifiesto electoral del Partido Laborista

El viernes 22 de Noviembre toda la prensa se hacía eco del manifiesto electoral del Partido Laborista. Ha supuesto este programa todo un aldabonazo en la reconstrucción del socialismo con principios e ideas transformadoras y sobre todo un referente de lo que debe ser un programa de un partido del Trabajo, de la clase trabajadora, de la juventud sin futuro, del nuevo precariado, así como enfrentado la desposesión de la clase trabajadora de todos sus logros y conquistas y la consiguiente destrucción de los sistemas de becas, ayudas sociales, vivienda pública, privatización de los transportes y destrucción del bienestar y el sistema público de pensiones. Un programa de reformas es cierto, pero de reformas imprescindibles y socialdemocracia consecuente y de clase.

El programa laborista y Jeremy Corbyn no despiertan simpatía en la España de la progresía oficial del reino y el apoyo del PSOE al laborismo queda muy lejos de ser explícito. El grupo PRISA lo ataca sin piedad y el viernes Miguel Ángel Aguilar se despachó a gusto contra el líder laborista, con una fobia derechista y neoliberal que nunca ha tenido para denunciar las malas prácticas de sus amigos del sector derechista, centralista y monárquico del PSOE, vamos toda una lección de anti socialismo. Además tratar de establecer algo falso y es una relación Labour-Podemos, pues el partido laborista que no es populista sino de clase y socialista clásico nada tiene que ver con la formación morada. El problema es que el neoliberalismo e incluso el socioliberalismo más conservador miran con mucha preocupación que en el eje del imperio están surgiendo precisamente las fuerzas que están reorganizando y rearmando el socialismo democrático de la mano de Jeremy Corbyn y de Bernie Sanders en los EE.UU.

Ya la prensa escrita ha hecho referencias al programa y aunque son críticas displicentes, sin embargo señalan las propuestas más sonoras y de cambio real de la clasista, injusta y reaccionaria sociedad británica construida por los conservadores.

El programa entra con detalle en asuntos que le afectan a la gente de pie, a las y los currantes, a las mujeres, los jóvenes y los mayores, como son por ejemplo preocuparse por las líneas de autobús en un programa de gobierno. El autobús es el vehículo de las mujeres, los y las trabajadoras más humildes, los barrios alejados y los pueblos y presenta graves déficits de servicio y se hacen propuestas muy inteligentes para mejorar el servicio. Pensemos en España, donde al haber convertido a casi todo el ferrocarril en AVE se ha expulsado del tren a las clases más humildes y las estaciones de autobuses se han vuelto a convertir en los centros de transporte popular por antonomasia. Eso y los servicios liquidados en la España marginada y olvidada por no haber una empresa pública de transportes por carretera, que la había y Aznar la privatizó.

El ferrocarril cuya renacionalización se propone, recupera además una gran importancia en el transporte de mercancías a efectos de combatir la sociedad del carbono y el cambio climático. Se apuesta de forma clara por acabar con la sociedad del carbono y las energías alternativas. Es un programa muy ecologista y también feminista, entrando en asuntos muy concretos para las mujeres.

En resumen un programa reformista muy profundo, que va a las raíces de la pobreza y la desigualdad y que sabe que para tener bienestar tiene que haber justicia fiscal y los ricos deben volver a pagar impuestos, pues no los pagan en ningún sitio, dada la gran cantidad de exenciones y privilegios de multinacionales y grandes empresarios. Proponen a escala internacional una tasa similar a la Tobin

La reducción de jornada, la participación de trabajadoras y trabajadores en la gestión empresarial, subidas de impuestos a las grandes fortunas y empresas o recuperación en la sanidad pública, destrozada por Margaret Thatcher y que es el ejemplo de libro que sigue el PP en el reino de España o fuertes incrementos en ayudas sociales, incluidos los sin techo. Programas de vivienda pública y transformar en pública toda la enseñanza.

También la creación de banca pública. Un banco público para apoyar a los ayuntamientos y regiones menos desarrolladas y más pobres y otro de crédito para las clases populares.

El manifiesto laborista se compromete a algo muy claro y es alejar a Gran Bretaña de la dirección y tutela que en politica internacional ejerce Donald Trump y cita a Trump. Librarse de él y lo dicen con la valentía y claridad que se echan tanto de menos en politica internacional por la piel de toro. Este punto es fundamental pues Trump está jugando un decisivo papel en la expansión de la extrema derecha en el mundo, incluida España y la destrucción de los derechos sociales.

Ante la cuestión del Brexit hay algo muy claro y es cambiar la Unión Europea, pues los laboristas saben de sobra (como sabemos todas y todos los que tenemos algo de sensibilidad social) que la UE no trabaja por las clases populares e impone la austeridad. Y esa es una de las piedras de toque del programa laborista, acabar con la austeridad y eso choca con la burocracia de Bruselas y la mayoría de los gobiernos de Europa-Unión.

Gran Bretaña es una sociedad multiétnica ya y este asunto también es contemplado. Además los británicos de ascendencia de otros continentes están muy integrados en el Labour y juegan un importante papel en su dirección, nada simbólica sino muy real y efectiva.

En resumen un programa reformista muy profundo, que va a las raíces de la pobreza y la desigualdad y que sabe que para tener bienestar tiene que haber justicia fiscal y los ricos deben volver a pagar impuestos, pues no los pagan en ningún sitio, dada la gran cantidad de exenciones y privilegios de multinacionales y grandes empresarios. Proponen a escala internacional una tasa similar a la Tobin.

Deseamos éxito a Jeremy Corbyn por el bien de las clases trabajadoras británicas, europeas y los pobres del mundo. La causa de la paz y la solidaridad internacional. Por el desgaste del trumpismo al que Corbyn se enfrenta de forma clara y valiente. Hay esperanza.

Corbyn y el laborismo referente europeo del socialismo de cambio