viernes 27/11/20

La banca, la crisis del coronavirus y el capitalismo senil

Estamos viendo como las ayudas del Gobierno de España al alquiler, los autónomos y PYMES en grandísima medida son prestamos si bien sin interés, o a muy bajo interés y siempre con aval del estado, se gestionan a través de los bancos privados, lo cual quiere decir que los bancos prestan dinero público procedente del ICO o Instituto de Crédito Oficial, es decir procedente de impuestos o de deuda y que esté dinero lo tramitan bancos privados pero no es suyo. En realidad y si el que requiere el préstamo no lo puede pagar, será el estado quien lo pague, ósea que la banca, privada en este caso, nunca pierde y de paso se hace publicidad y obtiene beneficios por la gestión. Que los préstamos los pague el interesado o el estado, repito, el dinero sale del mismo sitio, es decir del presupuesto vía impuestos o endeudamiento público.

Es una forma burda de subvencionar a la banca una vez más.

Necesitamos un plan de nueva reindustrialización y reforma agraria al objeto de hacer de la agricultura, pesca y ganadería una fortaleza de futuro, empleo y recursos

Hablemos de Europa, deuda y bancos. De hecho los 500.000 millones de euros procedentes de la Unión Europea vía acuerdo del consejo económico,  al no ser eurobonos o los llamados coronabonos, se suman también a deuda. Es decir hipotecando el futuro del Estado Español. Esto no se dice ni se informa, pues en realidad son una variante del MEDE (los 500.000 M euros) que es lo que se inventó para «superar» la crisis de 2008 y está sujeto a control y recortes posteriores. Incrementar más la deuda es nefasto, sobre todo por cómo se devuelve siempre la deuda, a saber ajustando, ahorrando, o lo que es lo mismo recortando prestaciones sociales y salarios de la clase trabajadora y las pensiones. Lo cual a la UE nunca le ha molestado. Esto es lo que vendrá de no remediarlo las clases populares.

¿Hay otra manera de hacer las cosas? Pues sí. Pero si no se sale de la economía ortodoxa es decir neoliberal y pro-capitalista, no.

Esta crisis va a hacer cambiar muchas cosas y quien ha fallado ha sido el sistema capitalista, las tesis capitalistas y los recortes neoliberales impuestos en Europa Unión por la Troika los gobiernos y en el resto del mundo por el FMI y otras instituciones regionales de carácter neoliberal. A pesar de todo el propio sistema capitalista se ha metido en una crisis sin precedentes fruto de sus debilidades estructurales y humanísticas. Fruto de una crisis y una guerra de aranceles y precios que el Covid-19 solo ha hecho estallar antes.

La globalización ha saltado por los aires. Es cierto, pero si se practican políticas de ajuste y recortes acrecentados por el pago de la deuda pública, será imprescindible para los dueños del capital y la industria privada, exigir más represión por parte de los aparatos de los estados en su nombre, al objeto de imponer sus ideas e intereses contra los pueblos.

Por tanto, el peligro en España, no es VOX que es un espantajo trumpista y monárquico, para dar miedo a personas con buena voluntad o con temor y resignación o liberales. El peligro real es el poder de la banca, las élites y los oligarcas. En el fondo, en el reino de España, hoy y ahora, todos los partidos institucionales o casi todos, coinciden en que la banca no pierda, tan solo les separan matices.

Los partidos obreros y socialistas de serlo los institucionales, lo cual es harto dudoso con realismo pero con lealtad a la clase trabajadora le dirían la verdad. Le decimos la verdad y es que una crisis muy potente está encima y esta no la vamos a volver a pagar. Además en el Reino de España también pasa todo por el interés de gran parte de la oposición y del gobierno, por defender a la corona, al régimen coronado a pesar de su terrible corrupción. La crítica si es constructiva, lo es porque queremos construir algo diferente, el reparto de la riqueza y no salvar la riqueza en manos de muy pocos. Construir la democracia, es decir la República es algo imprescindible puesto que la gran crisis, también es politica.

Por eso lo honrado al objeto de superar la crisis de forma justa, es poner encima de la mesa exigencias de la mayoría y para eso es necesaria, soberanía alimentaria, nacionalización de la sanidad y la industria farmacéutica en su conjunto, junto con servicios públicos, cuidados públicos y banca pública. Renta básica garantizada y ayudas directas a familias y trabajadoras y trabajadores sean autónomos o por cuenta ajena. Nada de rescatar empresas con dinero público, cada empresa rescatada debe ser nacionalizada. Nada de convertir a bancos privados en intermediarios necesarios, que no lo son. Una cosa es que sean pagadores y otra muy diferente gestores intermediarios a comisión.

Necesitamos un plan de nueva reindustrialización y reforma agraria al objeto de hacer de la agricultura, pesca y ganadería una fortaleza de futuro, empleo y recursos.

Igualmente exigimos responsabilidades a aquellas y aquellos que orientaron entre otros por imposición de la UE a España al monocultivo turístico y han fomentado convertirnos en «un país de camareros», ahora el turismo es parte fundamental del desempleo, crisis, cierres de empresas del sector y pobreza. Necesitamos industria, investigación, sanidad, biomedicina, agricultura, energías limpias… No más chiringuitos como solución a una economía rentista fracasada. ¿Alguien piensa que el turismo volverá masivamente en Junio o millones de nuevos y nuevas paradas españolas se podrán ir de vacaciones a las costas más allá de quienes tenemos la suerte de vivir cerca del mar? Haber dedicado España al turismo ya lo inventó el franquismo con el ministro Fraga Iribarne.

Por tanto con turismo en banca rota y una poderosa banca privada española más bien tocada, profundamente dañada de lo que públicamente se reconoce, desde un punto de vista socialista es imprescindible cambiar el paradigma y cambiarlo no significa unos pactos de unidad nacional que tan solo serán para negociar los recortes salariales -como se hizo en los pactos de la Moncloa, entre otras cosas-, habrán recortes en pensiones y recortes en lo público ¿O es que alguien piensa que el PP, VOX y algunos nacionalistas territoriales van a asumir una salida social de la crisis capitalista? 

Aunque os parezca lo que decimos es remachar, cual si fuéramos una mosca «cojonera» la realidad es lo que los que creemos en partidos obreros y que estos son imprescindibles, tenemos la obligación de decir la verdad y advertir, pero no solo eso, hacer política para cambiar esta injusta, caduca, sucia y contaminante sociedad que desde el capitalismo se nos ha impuesto. Seguiremos dando la lata. Por lo pronto recomiendo realismo, sí, pero del bueno y saber que en la crisis pandémica del coronavirus también hay clases y ricos y pobres. Nos pongamos como nos pagamos, ni uve, ni u crisis capitalista, que por cierto incluye al poderoso capitalismo chino. Ah, lo del dinero, si, bueno pues el dinero es pura ficción, apuntes contables en los ordenadores de los bancos. El capitalismo ya no es dinero, es poder.

La banca, la crisis del coronavirus y el capitalismo senil