jueves 09.04.2020

El cambio en España que se nota -y se notará- en Europa

La posición de España ha sido esencial para alcanzar el acuerdo de mínimos en el gran tema del Consejo Europeo: la migración y el refugio

Podrán gustar más o menos las Conclusiones del Consejo Europeo respecto a las migraciones y el refugio o la Declaración de la Cumbre del Euro. Pero en lo que resulta fácil coincidir es en que la llegada de un presidente socialista al Palacio de la Moncloa se ha notado para bien en el fondo y en la forma.

España ha sido proactiva y durante la Cumbre, formando parte de una coalición de soluciones hacia delante en la que se incluían otros grandes socios como Alemania y Francia, frente a los más retardatarios –Italia en migraciones y refugio- o los que arrastraban los pies –Holanda y once países más en el futuro del euro-.

La posición de España ha sido esencial para alcanzar el acuerdo de mínimos en el gran tema del Consejo Europeo –la migración y el refugio-, evitando un bloqueo que amenazaba con consecuencias desastrosas para la UE y, no lo olvidemos, para las personas que tratan de atravesar cada día el Mediterráneo desde el Sur.

Pero también ha sido clave con gestos políticos en contribuir a que Angela Merkel pueda hacer frente con éxito a una CSU bávara atrapada en su calendario electoral y a algunos de cuyos dirigentes les preocupa demasiado arrebatar argumentos populistas de la derecha extrema.

Si tenemos en cuenta los resultados de la Cumbre, España ha actuado como debe: proponer las decisiones más avanzadas, sabiendo que la dinámica comunitaria terminará en una suerte de término medio que, en todo caso, supone pasos razonables y a veces estancamiento, pero casi nunca retrocesos.

Ello implica también llamar al pan, pan, y al vino, vino, como ha hecho Pedro Sánchez al calificar las conclusiones del Consejo Europeo sobre migraciones y refugio como positivas y las de la Cumbre del Euro como insuficientes al no incluir temas tan necesarios como un Presupuesto para la eurozona. Porque conviene a acostumbrarse a transmitir a la opinión pública la realidad, simplemente la realidad, ni edulcorada y amargada.

Europa se construye sobre la base del consenso en muchos temas, que con gobiernos como los de Italia, Hungría, Polonia y otros será cada vez más complejo de alcanzar.

Eppur, si muove, ahora también y de nuevo gracias a España.

El cambio en España que se nota -y se notará- en Europa