sábado 16.11.2019

Pablo Casado y la eutanasia

Casado no parece haber visto, oído o leído los cada vez más numerosos casos de ciudadanos que han dado testimonio público pidiendo con enorme angustia y dolor ayuda para morir porque las condiciones en que vivían les resultaban insoportables y atentaban a su dignidad como personas

En el marco de las numerosas apariciones públicas que el nuevo líder del Partido Popular está llevando a cabo en diferentes medios de comunicación, me han parecido bastante desafortunadas, poco rigurosas y escasas de conocimiento las declaraciones que ha efectuado en relación a la eutanasia. Es posible que la ansiedad que parece traslucir el maratón de presencia en los medios  que está protagonizando el Sr. Casado, pueda obedecer a su necesidad de defender el espacio político de la derecha y extrema derecha que hoy le disputan a su partido tanto Ciudadanos(C´s) como Vox; más ello no debería llevar al líder del primer partido de la oposición a efectuar afirmaciones exentas de argumentos mínimamente sólidos, que desconocen la actual realidad del país que pretende gobernar y que ponen en entredicho su capacidad para ocupar un puesto de tal envergadura .

Ha afirmado el Sr. Casado en diferentes medios que la eutanasia es un problema que no existe en España. Ante esta afirmación podríamos convenir que ciertamente la eutanasia  no es ni será un problema.  LA AUSENCIA DE UN TEXTO LEGAL QUE REGULE LA EUTANASIA ES EL PROBLEMA, ello ha supuesto y sigue suponiendo que muchos ciudadanos españoles sigan viviendo en unas condiciones que atentan gravemente a su dignidad y valores vitales y que demandando ayuda para morir no la han podido recibir y han tenido una mala muerte.

El Sr. Casado no parece haber visto, oído o leído los cada vez más numerosos casos de ciudadanos que han dado testimonio público en prensa o TV pidiendo con enorme angustia y dolor ayuda para morir porque las condiciones en que vivían les resultaban insoportables y atentaban a su dignidad como personas. Tampoco  parece conocer el líder popular las encuestas de gran fiabilidad que desde hace años  se vienen  realizando preguntando a los ciudadanos sobre este tema,y que muestran año tras año un apoyo muy mayoritario a que se regule por ley la ayuda para morir, la eutanasia y el suicidio asistido.

EL PROBLEMA NO ES LA EUTANASIA Y SU REGULACIÓN LEGAL reconociendo un nuevo derecho a las personas que permita a éstas, si  lo desean, como y cuando morir en el marco de lo establecido en la ley  .

EL PROBLEMA ha sido que nuestros legisladores y responsables políticos han sido insensibles a las crecientes demandas de la ciudadanía favorables a la despenalización y regulación por ley de la eutanasia y el suicidio asistido.

EL PROBLEMA es que la derecha política española y los sectores sociales y religiosos que la apoyan siguen manteniendo la misma posición que tuvieron siempre a lo largo de nuestra historia, oponerse de manera sistemática al avance y desarrollo de derechos y libertades.

EL PROBLEMA grave para nuestra democracia es el escaso nivel mostrado por determinados políticos cuando tienen que abordar temas de trascendencia y éste lo es, tanto desde el punto de vista jurídico, como político y social. Así hemos sabido de la presentación por parte del Partido Popular de una enmienda a la totalidad  a la proposición de ley para regular la eutanasia  presentada en su día por el grupo socialista admitida a trámite por votación mayoritaria en el Congreso. En mi opinión la decisión tomada por el P.P es desacertada y transmite una imagen muy pobre de los conocimientos  que esta formación política tiene en esta materia; quizá el Sr. Casado deba conseguir  informaciones mejores a través de asesoramientos más consistentes que aquellos que le indican que Galicia, Murcia y Madrid han sido comunidades pioneras en el desarrollo legislativo de leyes de derechos y garantías de las personas al final de la vida (leyes de muerte digna), afirmación totalmente falsa. La enmienda a la totalidad presentada no supone en ningún caso un texto alternativo al texto socialista que establece la regulación de la ayuda para morir, sino que se trata de un texto confeccionado con un mecanismo de corta y pega de textos ya aprobados en diferentes comunidades autónomas( las conocidas coloquialmente como leyes de muerte digna ).Asimismo presentando este texto como enmienda a la totalidad, a través de su grupo parlamentario en el Congreso, el Partido Popular parece desconocer que ya está en fase avanzada de tramitación una proposición de ley, en su día presentada por C´s  que recogerá todo lo planteado en su texto. Dada la nula aportación al debate que el texto de la enmienda proporciona, parece razonable concluir que su único objetivo es intentar obstruir y retardar el procedimiento parlamentario, forma de actuación por otra parte muy habitual en el Partido Popular. La presentación de la enmienda a la totalidad y sobre todo su pobre y plagiado contenido provoca cierta sensación de ridículo.

Para concluir quiero expresar que a pesar de la posición inmovilista del Partido mayoritario de la derecha, este país contará más  pronto que tarde con una ley que regule la eutanasia  que evitará intensos sufrimientos a los ciudadanos que en el marco de lo establecido en la ley soliciten se les aplique.

Pablo Casado y la eutanasia