sábado 28/11/20

Hospital público de Móstoles: Un informe tendencioso

Tras la momentánea paralización de llevar a cabo la intención de la Consejería de Sanidad de utilizar 130 camas del hospital para pacientes de media y larga estancia, gracias a la movilización de los trabajadores del centro, la ciudadanía y el apoyo del gobierno municipal, he tenido acceso a un informe elaborado por la Dirección General de la Coordinación de la Asistencia titulado “HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE MOSTOLES” que determina que en un horizonte a diez años vista el hospital habrá reducido de manera clara sus recursos para hospitalizacion de agudos y por el contrario será un hospital con una amplia dotación para media y larga estancia; en mi opinión ese informe tiene un marcado carácter tendencioso pues parte de un objetivo predeterminado de antemano: ir convirtiendo el hospital público mostoleño en un centro fundamentalmente de media y larga estancia, no acometiendo en ningún caso que el cercano hospital privado Rey Juan Carlos I asuma cama alguna de esa naturaleza. Analicemos el informe y veamos:

El citado informe indica en su introducción que su objetivo es GARANTIZAR EL FUTURO DEL HOSPITAL PÚBLICO GENERAL DE MOSTOLES, objetivo en principio loable, más se hace obligado que la Administración sanitaria informe con la máxima transparencia del escenario de planificación en que dicho objetivo se encuadra. No dice el informe nada al respecto, aunque tras leerlo en su integridad si deja traslucir de manera clara cual es ese escenario: ubicar las unidades de media y larga estancia solamente en los hospitales públicos de gestión tradicional y no en los hospitales privados concesionados y los construidos con financiación privada.

Debe entenderse que garantizar el futuro del hospital publico de Móstoles pasa por mantener las actuales prestaciones existentes en el campo de la atención de pacientes agudos, añadir otras prestaciones que se muestren necesarias en ese terreno y fundamentalmente mejorar la eficiencia en la gestión de los recursos asignados al hospital (como veremos esto ultimo no se ha conseguido).

El informe tras una breve introducción enumera de forma escueta los recursos que en Atención Primaria existen para la población asignada al hospital público sin aportar dato alguno sobre indicadores de actividad que sí que tienen incidencia en la actividad del hospital de referencia; así nada se dice sobre las posibles demoras que pudieran existir en el acceso a las  consultas de Medicina de Familia y Pediatría de Atención primaria o posibles demoras en el acceso a las distintas especialidades una vez son remitidos desde la Atención primaria. Toda vez que parece ahora que la Consejería ha recordado la existencia de la planificación como elemento sustancial para una asignación adecuada de los recursos, concepto que abandonó voluntariamente para acometer la privatización y desmantelamiento de la sanidad publica madrileña( eliminación de las Áreas de Salud, instauración del Área Única para así derivar de manera indiscriminada pacientes a los centros privados con la ayuda inestimable del call center), sería razonable exigir que los informes sean más completos y rigurosos en aras a la transparencia.

Entrando de lleno en el apartado del informe “ Atención Hospitalaria” se indica que la proyección a 2027 del territorio asignado al hospital publico no sufrirá incremento de población significativo (2216 personas más) y sí se producirá un envejecimiento de la misma ( 22.2% de mayores de 65 años respecto al 15.8% actual), cuestión que no sorprende pues ya conocemos la tendencia al envejecimiento de la población de nuestro país; sí llama la atención no se refleje nada sobre esa misma cuestión referida a la población asignada al hospital privado colindante.

Contiene el informe un apartado cuyo contenido es preocupante, me refiero al apartado “ Estudio de infrautilización hospitalaria”; analizando lo que este apartado contiene se desprende en mi opinión la existencia de niveles de ineficiencia significativos en la gestión del hospital en relación a otros  hospitales del mismo nivel sin que se enumere ninguna medida para corregirlo; establece el informe en este apartado que el nivel de ocupación de los quirófanos del hospital está significativamente por debajo de los de otros hospitales de la misma entidad y ello encuadrado en la situación escandalosa de las enormes listas de espera quirúrgica existentes adquiere aún mayor gravedad. Parece muy irresponsable que con enfermos esperando mucho para ser intervenidos quirúrgicamente en la Comunidad de Madrid un hospital pueda infrautilizar sus recursos en esta materia y ello exige analizar la situación, detectar la causas, y tomar medidas enérgicas para corregirlas ( nada de eso se dice al respecto). Ante ello cabe preguntar:

¿Entiende la Consejería que la Dirección del hospital hace una buena gestión del bloque quirúrgico, tan  importante en un hospital de agudos? ¿La baja ocupación se produce por no haber pacientes en lista de espera? De ser así, cosa muy improbable, ¿ podrían operarse en el hospital pacientes de otros centros?¿se están derivando pacientes asignados al hospital público de Móstoles a otros hospitales, en concreto al hospital privado Rey Juan Carlos? ¿ quién o quienes se hacen responsables de esa ineficiencia en la gestión que los datos del informe evidencian? La ineficiencia en la gestión es una de las causas que pone en peligro el futuro de cualquier organización, obviamente también la de un hospital.

Aborda el informe el análisis de otros indicadores de actividad hospitalaria de manera descriptiva y escueta y dedica más atención y detalle al analizar el dato de la estancia media del hospital en 2016 y su comparación con la de otros hospitales de su mismo  grupo; es aquí donde se trasluce el carácter en mi opinión tendencioso del informe que lo que realmente quiere explicitar es que se han producido en el hospital un número considerable de estancias que podían haberse evitado y ello unido a un nivel bajo de procesos de ambulatorización con respecto a otros hospitales de su grupo hubiera permitido disponer de  66 camas que quedarían disponibles si se hubiese gestionado mejor, y en consecuencia ir dirigiendo estas posibles camas disponibles hacia su utilización como media y larga estancia( en ningún caso para incrementar la actividad de procesos agudos). Otra vez aquí es razonable preguntar: ¿Quién o quienes son los responsables de tener unos indicadores de actividad que muestran una ineficiencia manifiesta? ¿Será responsable el equipo directivo que por cierto lleva bastantes años en su puesto? ¿Que medidas va a tomar la Consejería para garantizar una mayor eficiencia en la gestión del hospital? No aparece nada en el informe y ello se debe en mi opinión al hecho de que se tiene desde la Autoridad Sanitaria el objetivo de ir convirtiendo al hospital público de Móstoles en un centro de media y larga estancia.

Es el apartado ”Estudio de Necesidades 2027” el que me lleva a denunciar una vez más la política sanitaria llevada a cabo por el Partido Popular en la Comunidad de Madrid desde hace casi dos décadas. Dice el informe que este estudio lo ha realizado una empresa de consultoría independiente, en relación a esta afirmación indicar que hablar hoy de la independencia de los trabajos de consultoría es cuanto menos  muy discutible, todos conocemos como consultoras de gran prestigio y entidad han hecho informes que blanqueaban o falseaban los datos para que las conclusiones se adaptaran a los deseos de quienes les contrataban. Dicho lo anterior, quiero creer que ese trabajo remunerado será mucho más exhaustivo y riguroso que lo que aparece en el informe pues lo descrito en él puede encontrarse en cualquier manual de planificación y gestión hospitalaria. Lo expuesto anteriormente me lleva a preguntar:

¿Están capacitados para realizar este tipo de estudios los funcionarios de alto nivel de la Consejería y el SERMAS, muy cualificados y con amplios conocimientos en planificación sanitaria?

  Sí lo están, y afirmo categóricamente que sí están capacitados ¿ por qué no los realizan? ¿Qué consultora ha realizado el estudio? ¿Trabaja en esa consultora algún ex-alto cargo de la Consejería de Sanidad, en un caso más de puerta giratoria? ¿Qué desembolso económico ha supuesto este estudio por el consiguiente pago a la consultora que lo ha realizado?

Otro apartado que merece ser comentado es la denominada  “propuesta de eficiencia” que admitiendo un margen de mejora sobre la gestión realizada en el hospital público de Móstoles en el periodo 2012-2016 (que yo a tenor de los datos considero amplio) sólo se enumera una propuesta concreta “ la unidad de recuperación funcional precoz avanzada”. En relación a esto indicar que no cabe duda sobre la necesidad de poner en marcha unidades de esta naturaleza en los centros sanitarios de la Comunidad de Madrid, de su bondad desde el punto de vista asistencial no cabe duda alguna, podríamos debatir sobre si dado el importante número de casos susceptibles de ser tratados en ellas pudiera valorarse la puesta en marcha de centros monográficos o no, incrementar los recursos disponibles en centros ya especializados en pacientes de media o larga estancia o cualquier otra posibilidad, más lo cierto es que la instalación de esta unidad en el hospital público de Móstoles conduce a éste a ir caminando hacia ser un centro especializado en pacientes de media y larga estancia. Al unísono al Hospital Privado Rey Juan Carlos se le exime de atender a este tipo de pacientes y se le deriva de manera constante un número considerable de pacientes de diversas zonas de la Comunidad, convirtiéndole en la segunda joya de la antigua Capio y ahora en poder de la empresa alemana Frexenius Helios. (la fundación Jiménez Díaz es la primera)

Quienes desde los primeros años de este siglo denunciamos publicamente la política sanitaria de los sucesivos gobiernos del P.P en la Comunidad de Madrid, comprobamos por desgracia hoy que los peores augurios se han cumplido; la sanidad hoy en Madrid tiene una provisión y gestión privada que llega a casi un tercio de la población, los centros públicos  están infrafinanciados y caminan hacia la obsolescencia, el dinero público que se desvía a la sanidad privada sigue creciendo, el despilfarro, la ineficiencia y las corruptelas van apareciendo cada vez más. La movilización en Móstoles debe permitir reactivarla en toda la Comunidad de Madrid para evitar el expolio total de la sanidad pública madrileña.

Hospital público de Móstoles: Un informe tendencioso