miércoles 20.11.2019

Tras ganar, no equivocarse

En el escaso periodo de un mes los españoles hemos participado en dos procesos electores, las generales del 28-A y las municipales y autonómicas del 26-M, en ambos procesos el PSOE consiguió una victoria clara y holgada.

Parecía razonable pensar , en aras a las estrategias y tácticas de las formaciones políticas, que dada la proximidad temporal entre ambos procesos, la investidura y formación del nuevo gobierno se demoraría hasta que se constituyesen los nuevos gobiernos municipales e incluso los autonómicos y eso es ciertamente lo que ha ocurrido. Hoy conocidos ya los pactos producidos en municipios y comunidades autónomas, en mi opinión  no parece razonable demorar más la investidura de un presidente de gobierno  y la posterior formación del mismo.

Analicemos los hechos ya producidos:

Tanto a nivel municipal como autonómico allí donde el bloque de las tres derechas( P.P, C´s y VOX) sumaba mayoría de concejales o escaños, se han puesto de acuerdo para formar gobiernos de derechas; las divergencias existentes entre las tres formaciones quedaban solventadas , firmaban acuerdos públicos o secretos y conseguían los gobiernos en aras a un interés común a las tres fuerzas: impedir gobiernos de la fuerza más votada, PSOE, con el apoyo de otras formaciones. Sin prejuicios, con gran pragmatismo, han asumido el poder para mantener políticas que fomentan la desigualdad, favorecen políticas fiscales regresivas, reducen y dificultan el ejercicio de derechos y libertades, coexisten con la corrupción, lesionan gravemente al medio ambiente, ponen en duda y desvirtúan la violencia machista y dinamitan las leyes de memoria histórica(en Andalucía ya se han visto medidas en esa línea y el nuevo alcalde de Madrid ya anunciado algunas de ese tenor).

Estamos asistiendo a una presión ejercida desde diversos sectores y organizaciones pidiendo  primordialmente a Ciudadanos pero también al P.P. se abstengan para facilitar la investidura de Pedro Sánchez, evitando así que ésta dependiera de una posible abstención de partidos catalanes y EH-BILDU

La izquierda política representada a nivel nacional por PSOE y UNIDAS PODEMOS que consiguió el 28-A sumar más escaños que las tres derechas, no acaban de ponerse de acuerdo para garantizar la investidura del líder socialista y configurar posteriormente un gobierno progresista , imprescindible para implementar políticas que permitan a la sociedad española  disminuir los insoportables niveles de desigualdad hoy existentes, devolver a la ciudadanía los derechos laborales perdidos, recuperar el enorme deterioro que hoy presentan los servicios públicos  particularmente la sanidad, la educación y la dependencia, en resumidas cuentas un gobierno capaz de ejecutar una verdadera acción política de izquierdas que afronte la necesaria reforma fiscal que permita conseguir los objetivos citados. Esto es lo que pedían quienes, les dieron más de once millones de votos, fueron capaces de frenar la llegada al poder de las tres derechas y quitaron a muchos españoles el miedo a un futuro muy sombrío.

Hoy muchos de ellos no entienden por qué se hace tan difícil un acuerdo que representaría una esperanza para los segmentos más vulnerables de nuestro país y un revulsivo importante para mejorar la calidad de nuestra democracia.

Estamos asistiendo a una presión ejercida desde diversos sectores y organizaciones pidiendo  primordialmente a Ciudadanos pero también al P.P. se abstengan para facilitar la investidura de Pedro Sánchez, evitando así que ésta dependiera de una posible abstención de partidos catalanes y EH-BILDU.

En relación a este planteamiento me gustaría enumerar las siguientes consideraciones: en mi opinión solicitar que el P.P se abstenga para facilitar la investidura de Pedro Sánchez me parece una petición absurda, tanto como lo fue, pedir y conseguir la abstención del PSOE que permitió seguir gobernando el Sr. Rajoy sin que ello supusiese ningún beneficio para el país y sus ciudadanos.

Es exigible a una formación política democrática, más aún si ha tenido experiencia de gobierno, tenga siempre un concepto claro de lo que supone el interés general, pero no lo es pedir al principal partido de la oposición facilite la investidura del candidato de su principal adversario político . Ahora bien no facilitar no es lo mismo que dificultar y en mi opinión las declaraciones del Sr. García Egea, Secretario General del Partido Popular indicando iban a poner las máximas dificultades posibles a la investidura de Pedro Sánchez ponían en evidencia la falta de talla política de este responsable de un partido tan importante como es el Partido Popular.

La petición de  un pacto del PSOE con la formación naranja  realizada desde sectores empresariales y financieros y que tendría la mayoría absoluta de escaños en el Congreso de los Diputados, en mi opinión es un intento más de impedir se puedan realizar en el país las políticas necesarias para avanzar hacia mayores cotas de igualdad y de justicia social; el programa económico de Ciudadanos de corte neoliberal así como su regresiva propuesta fiscal son incompatibles con una política socialdemócrata consustancial a los principios del PSOE  y que sólo podrá llevarse a cabo por un gobierno nítidamente de izquierdas.

La formación naranja ha mostrado ante los ciudadanos no contar con un proyecto político solvente para España,  y tampoco para Cataluña, así como llevar a cabo una  acción política centrada exclusivamente en  la confrontación y crispación

La petición de abstención a la formación de Rivera, podría tener un cierto sentido si hoy tuvieran un mínimo de credibilidad los principios y valores que dijeron pretendían defender a nivel nacional, más como se ha constatado, aquellas afirmaciones se han mostrado absolutamente falsas y quienes creyeron de buena fe en el carácter centrista y regenerador de Ciudadanos, han podido comprobar que es simplemente una formación de derechas apoyada en su expansión a nivel nacional por sectores empresariales y financieros( había que formar un Podemos de derechas)  como recambio de un Partido Popular que podía hundirse estrepitosamente por los gravísimos casos de corrupción que le estallaban casi a diario.

La formación naranja ha mostrado ante los ciudadanos no contar con un proyecto político solvente para España,  y tampoco para Cataluña, así como llevar a cabo una  acción política centrada exclusivamente en  la confrontación y crispación.

Si en algún momento la formación de Albert Rivera pudo tener atisbos de centrismo la marcha reciente de personas importantes de su núcleo duro hace evidente que esa corriente centrista, si llegó a existir en su seno, fue dilapidada hace tiempo. Por tanto insistir en pedir la abstención de un partido cuya cúpula ( Rivera, Arrimadas, Villegas y De Páramo) está radicalizada, puede obedecer al universo de la táctica y la estrategia política pero no aporta nada en el camino de avanzar en la solución a los graves problemas que tiene nuestro país.

En mi opinión, crear un marco que trate de trasladar a la opinión pública las bondades de un posible pacto PSOE-Ciudadanos no es más que un interesado intento de impedir que un gobierno progresista y de izquierdas pueda constituirse y en consecuencia no se puedan llevar a cabo las políticas que nuestro país necesita para revertir los destrozos generados por la política austericida de los gobiernos del Sr. Rajoy. Al unísono también se pretende en mi opinión un segundo objetivo y es tratar de dificultar la creación del necesario clima de confianza entre el PSOE y Unidas Podemos que permita la negociación entre estas formaciones con el objetivo de acordar un programa de gobierno claramente progresista.

Asimismo desde las formaciones políticas de la derecha y sus medios afines se insiste una y otra vez en generar un clima de opinión contrario a que se pueda lograr la investidura con la abstención de determinados grupos políticos(partidos catalanes y EH-Bildu) tratando de restarla credibilidad si así se consiguiese, recurriendo incluso a la repetición insistente de noticias falsas( concesiones a estas formaciones),   olvidando que están en el Congreso porque han sido votadas por ciudadanos españoles y además son organizaciones que cumplen con el marco legal existente en nuestro país al respecto( ley orgánica 6/ 2002 de partidos políticos) y que obviamente tienen plena libertad para orientar el sentido de sus votos. Por el momento los únicos pactos secretos y las posibles concesiones en ellos incluidas han sido los firmados por el P.P. y VOX como hemos conocido recientemente y que no han supuesto hasta hoy la ruptura de los pactos firmados por P.P. y C´s en un ejercicio ridículo de cinismo por parte de la formación naranja

Como dije anteriormente no parece razonable demorar más la investidura y formación de un nuevo gobierno y la responsabilidad de conseguir ambas cosas recae en quién ha recibido el encargo de conseguirlo por parte del Jefe del Estado, Pedro Sánchez, pero también en buena medida en Unidas Podemos que es la otra formación del ámbito de la izquierda que puede aportar un importante número de diputados(42 escaños) y consiguiendo apoyos de otras formaciones que se han mostrado en principio proclives a ello podrían garantizar la investidura y posterior gobierno.

Por tanto si se quiere realmente tener en cuenta lo expresado mayoritariamente en las urnas, donde los españoles indicaron que no querían que las tres derechas pudieran gobernar el país y por el contrario posibilitaron con sus votos un bloque de izquierdas de 165 diputados, se hace urgente e imprescindible un acuerdo  de programa de gobierno entre ambas formaciones, toda vez que atisbar siquiera en la lejanía la posibilidad de una repetición electoral sería en mi opinión una grave falta de responsabilidad de ambas formaciones. Hoy hay una mayoría suficiente de escaños del bloque de la izquierda respecto a las tres derechas, el país necesita un gobierno con un programa progresista; jugar a la ruleta rusa de una repetición electoral en mi opinión no es una opción acorde con lo que los ciudadanos expresaron el 28-A.

El actual Presidente en funciones ha demostrado ser un político valiente que manteniendo sus convicciones ha conseguido en dos ocasiones enfrentarse y ganar frente a posiciones que parecían inamovibles en su partido, lo fue también planteando la moción de censura que ganó; ha demostrado ser un líder político con capacidad de resistencia ante las presiones externas e internas que le aconsejaban  seguir otro camino; por todo ello creo razonable pedirle siga siendo valiente y trabaje a fondo para conseguir ese gobierno de izquierdas y progresista que hoy España necesita y que además sería un incentivo para la socialdemocracia europea.

Unidas Podemos es una formación joven que irrumpió  con gran fuerza generando una fuerte esperanza en los amplios sectores golpeados por la crisis, hoy tras años de haber llegado a las instituciones tiene en su mochila, lógicamente, aciertos y algunos graves errores; en este momento tiene que asumir su parte de responsabilidad en la consecución de un acuerdo de gobierno con el Partido Socialista que posibilite un gobierno progresista.

Conseguir el acuerdo no será fácil pero es imprescindible llegar a él, ambas partes tendrán que ceder y asimismo la negociación y el acuerdo no puede concluir con la sensación de derrota  en una de las partes, ello exige finura, paciencia, respeto al otro y a los votantes que aporta. Todo esto si se lo podemos exigir los ciudadanos a los responsables políticos del PSOE y Unidas Podemos. Trabajen ya por el acuerdo, propicien un clima de confianza y háganlo pronto, el país lo necesita y recuerden; TRAS GANAR NO CONVIENE EQUIVOCARSE.

Tras ganar, no equivocarse