lunes 01.06.2020

Esperanza Aguirre: reina del escenario

La expresidenta es una consumada maestra en el arte de proporcionar situaciones que la conviertan en foco de atracción...

No hay duda, la expresidenta de la Comunidad de Madrid es una consumada maestra en el arte de proporcionar situaciones o declaraciones que la conviertan en foco de atracción de los medios informativos.

El reciente episodio protagonizado por la Presidenta del P.P madrileño es un ejemplo más de su capacidad para manipular y tergiversar los hechos, tratar de confundir a los ciudadanos y al unísono mantener vivo su desmedido afán de notoriedad, elementos que definen las señas de identidad del comportamiento público de la Sra. Aguirre. No es necesario incidir más sobre lo ocurrido en plena Gran Vía madrileña con Aguirre como protagonista estelar, ni insistir en la prepotencia y ausencia de civismo que su comportamiento reflejó, toda vez que su trayectoria pública ha estado repleta de comportamientos similares ninguneando a la oposición política, descalificando a las organizaciones sindicales, insultando y menospreciando a los empleados públicos y tildando de radicales irresponsables a todos los que han discrepado de sus decisiones. Puro estilo Aguirre.

En relación al incidente toda vez que según se ha informado hay un procedimiento abierto, es exigible se respete el principio de igualdad de todos ante la ley, se sustancien las responsabilidades que la Sra. Aguirre pudiera tener que asumir y punto final.

Existen cuestiones en mi opinión mucho más trascendentes y quizá intencionadamente olvidadas, de las que la expresidenta debería dar explicaciones. Veamos:

Esperanza Aguirre fue Presidenta de la Comunidad de Madrid desde su toma de posesión en octubre de 2003 hasta septiembre de 2012; en ese periodo se han conocido hechos ciertamente graves en las actuaciones de la Administración Pública madrileña donde era la máxima responsable y en consecuencia cabría preguntar:

¿Conocía la Presidenta Aguirre que un número importante de Consejerías de su Gobierno fraccionaba contratos públicos vulnerando la ley, obviando los principios de trasparencia y concurrencia en el periodo 2004-2008, tal y como recoge un informe de la Intervención General de la Administración del Estado remitido al juez Ruz?

¿Conocía la Presidenta Aguirre que esos contratos fraccionados por un montante de 6´5 millones de euros se adjudicaron a empresas de la trama Gürtel?

¿Conocía la Presidenta Aguirre  quien o quienes ordenaron el fraccionamiento de esos contratos y que intereses podrían existir para vulnerar el marco legal establecido?

¿Qué controles estableció la Presidenta en los diferentes departamentos para garantizar la legalidad y la trasparencia exigibles en un Estado de Derecho? 

 La privatización de la Sanidad Pública ha sido un objetivo estrella de los gobiernos presididos por Aguirre. Hoy están imputados por presuntos delitos de prevaricación, cohecho, fraude, malversación de caudales y delitos contra la Hacienda Pública, los exconsejeros Lamela y Güemes, la exviceconsejera Sra. Flores y el exdirector general de Hospitales Sr. Bargueño en relación al proceso privatizador iniciado en 2003( El País 13/2/ 2014) y poco después de su repentina dimisión los Tribunales han paralizado la privatización de seis hospitales . La Sra. Aguirre ha sido la artífice de todo este proceso privatizador que ha generado una alarma social de gran magnitud, ha provocado un rechazo social unánime y ha llevado a la sanidad pública madrileña a una situación muy preocupante. Cabe preguntarse: ¿Ha asumido alguna responsabilidad la expresidenta?

Es seguro que una declaración de la actual Presidenta del P.P madrileño respondiendo a las cuestiones planteadas atraería la atención de todos los medios de comunicación , satisfaría la demanda ciudadana de recibir explicaciones, haría realidad la obligatoriedad de rendir cuentas que en democracia tienen los responsables políticos y permitiría dilucidar la asunción de responsabilidades; es decir se fortalecería la democracia.

Con todo respeto Sra. Aguirre: SUBA AL ESCENARIO Y RESPONDA.

Esperanza Aguirre: reina del escenario