lunes 26/7/21

Por el bien de España, Gobierno de progreso

Por el bien de España, Gobierno de progreso

En los tiempos políticos que vivimos me siento en la obligación, ejerciendo mi derecho de participación en los asuntos públicos, de expresar cual es mi opinión respecto a lo que  entiendo mejor para el país y su gobernabilidad. Trataré de ser claro en mi exposición:

Las graves consecuencias para una mayoría social derivadas de la política del gobierno del P.P durante los últimos casi cinco años son conocidas, desmantelamiento de los servicios esenciales del estado de bienestar, destrucción de las bases del derecho laboral mediante una reforma que sitúa a los trabajadores en situación de práctica indefensión ante los empresarios con salarios de miseria y extrema precariedad, recortes de derechos y libertades públicas, y junto a ello un saqueo continuado de las arcas públicas mediante la instauración de tramas mafiosas( Gürtel, Púnica, Taula,…….) ligadas íntimamente a administraciones públicas gobernadas por el Partido Popular y a importantes dirigentes del mismo. Todo este pedigrí de gobierno lo ha conseguido el P.P en el contexto de un comportamiento autoritario, despreciativo con la oposición política y las organizaciones sociales, haciendo oídos sordos a las protestas masivas de la ciudadanía. Gobernar por decreto-ley ha sido demasiado frecuente  y el ordeno y mando, concepto dudosamente democrático, ha sido una forma muy habitual de ejercer el poder. Por todo ello, afirmar que hoy por el bien de España algunas formaciones políticas deberían permitir por acción u omisión la continuidad del Partido Popular en el futuro gobierno me parece una posición indefendible, LO DIGA QUIÉN LO DIGA.

Expuesto lo anterior y descartada la presencia del P.P en el gobierno (con o sin Rajoy) como condición sine qua non para poder afrontar una regeneración real de nuestras instituciones democráticas se hace necesario generar una alternativa que permita en primer lugar una investidura y posteriormente la formación de un gobierno que se comprometa a llevar a cabo acciones consensuadas con las formaciones políticas que apelaban en sus programas a la necesidad de impulsar cambios profundos para fortalecer nuestra malherida democracia.

Llegados a este punto, desde el respeto pero con la misma legitimidad que cualquier otro quisiera dirigirme a los máximos responsables de las formaciones políticas que considero pueden generar esa alternativa de cambio que considero difícil pero posible y que en mi opinión se hace imprescindible para evitar que una vez más en nuestra historia, el país no consiga los avances y progresos hacia una sociedad mejor que sus ciudadanos se merecen sin lugar a dudas.

Me dirigiré en primer lugar al Sr. Pedro Sánchez, candidato a la presidencia del gobierno por el Partido Socialista Obrero Español y secretario general del mismo. Estimado Sr., representa usted a un partido centenario que con aciertos y errores ha sido, es y será importante en el andamiaje político de nuestro país, un partido que hoy tiene todavía en cunetas y fosas comunes a muchos militantes que fueron asesinados por el único delito de defender la libertad y la democracia, un partido que en nuestro periodo democrático reciente consiguió desde el gobierno, logros y avances muy importantes para la sociedad española. La instauración del Sistema Nacional de Salud garantizando cobertura universal para las prestaciones sanitarias , el mayor y más fácil acceso a la universidad para los jóvenes independientemente de su clase social que hizo posible que nuestro país tuviera un número de titulados universitarios jamás conocido, el reconocimiento de derechos civiles y sociales largo tiempo demandados mediante luchas muy duras de muchos colectivos sociales, todos ellos fueron avances que usted puede exhibir con orgullo ante la sociedad española pues representan lo mejor de la acción de gobierno del socialismo democrático y fueron llevados a cabo  frente a una derecha inmovilista y obstruccionista en la mayoría de los casos.

Sr. Sánchez convendrá conmigo que en un obligado ejercicio de autocrítica deberá admitir se habrán producido errores cuando la realidad muestra que el Partido Socialista viene sufriendo desde hace tiempo pérdidas significativas de apoyo ciudadano. En mi opinión, el alejamiento de los principales responsables políticos socialistas de los problemas que la ciudadanía mostraba en las calles en movilizaciones sociales muy importantes, su no presencia o aparición tardía en las mismas junto a algunos posicionamientos políticos que se plegaban mucho a la política neoliberal imperante pudieran ser a mi juicio algunos de esos errores. Ese espacio de liderazgo político que ustedes cedieron fue ocupado por otros actores políticos y así la aparición de Podemos ha configurado un nuevo y diferente dibujo político en el espacio de la izquierda española, aceptarlo así Sr. Sánchez no significa en mi opinión que el socialismo español que usted representa vaya a dejar de ser muy importante en el país pero al mismo tiempo deberá entenderse que la nueva formación política no representa ideológicamente sus antípodas sino que comparten ambas una parte importante de objetivos y ello debería posibilitar entendimientos en favor de los intereses generales.

Sr. Sánchez, su firme y bien argumentado NO al Sr. Rajoy en la sesión de investidura merece ser elogiado, y por ello me permito pedirle  de manera explícita proceda a liderar una alternativa que antes consideré difícil pero posible; desde la autoridad que debe darle ser el líder de un partido con mucha historia asuma usted ese liderazgo, desoyendo editoriales interesadas, no asumiendo posiciones que desde  su partido le incitan a favorecer un futuro gobierno del P.P gracias a la abstención del grupo socialista,¿ qué tipo de democracia queremos para España manteniendo a un partido corrupto en el gobierno? ¿ qué regeneración política puede producirse con el P.P en el poder?    A pesar de lo que concluyan encuestas varias, Sr. Sánchez tenga usted la seguridad que esa posibilidad la rechazan una abrumadora mayoría de sus militantes y votantes. Esta debe ser su fortaleza Sr. Sánchez. Hágala valer, convoque a las fuerzas políticas que desean un cambio real, olvide agravios y descalificaciones, consensue un paquete de acciones que conlleven a un proceso real de regeneración democrática y devuelva derechos y servicios usurpados, aborde de manera valiente y no excluyente la cuestión territorial explorando todas las vías posibles que nuestra Constitución permite y que son más que la simple negación del derecho a ser consultado exigido por muchos catalanes( algunos deberían leer un reciente artículo de D. Francesc de Carreras sobre esta materia). Sr. Sánchez por mi manera de entender el bien de España, asuma ese liderazgo .

Sr. Iglesias, candidato a la presidencia del gobierno por Unidos-Podemos y las confluencias, ustedes representan sin ninguna duda la irrupción de aire fresco en la vida política española, supieron captar mejor que cualquier otro actor político la magnitud del descontento, indignación y desafección de una parte muy importante de la sociedad española a eso que denominamos sistema, consiguieron además algo de una gran importancia, canalizar ese gran movimiento ciudadano y convertirlo en un proyecto político nuevo que se incorporó a los procesos democráticos, , consiguió amplios respaldos electorales y hoy están presente en muchas instituciones. Desde el punto de vista del mantenimiento de la cohesión social e incluso su fortalecimiento en el marco de la crisis, su papel positivo debería ser reconocido por la sociedad española, yo lo reconozco sin ningún reparo. Asimismo podríamos convenir que una mayoría social puede compartir su análisis de situación de la realidad social española y la necesidad de realizar cambios profundos en el statu quo instaurado en la estructura institucional de nuestro modelo social y político. Sr. Iglesias sabe usted ,muy posiblemente mejor que yo, que los cambios profundos que nuestra sociedad precisa sólo pueden conseguirse concitando acuerdos políticos y apoyos sociales mayoritarios y ello obliga a finos ejercicios de praxis política; si usted me lo permite le diré que en mi opinión las formas que han utilizado en ocasiones en el marco de la lógica confrontación con los adversarios políticos han pecado de excesiva agresividad, innecesarias descalificaciones e incluso de inoportunidad manifiesta; en mi opinión ese no es el mejor camino para facilitar acuerdos.

 Si convenimos en la imperiosa necesidad de cambiar radicalmente el rumbo de la política en nuestro país para retornar hacia una sociedad más justa, menos desigual y más productiva mediante cambios en el modelo económico, no parece razonable favorecer por errores propios un incremento en las dudas y dificultades de otros actores para abordar el proceso.

Sr. Iglesias, por mi manera de entender el bien de España me permito pedirle se esfuerze al máximo para favorecer la difícil pero posible alternativa de cambio, posibilitando un acuerdo que de manera natural se da ya en la sociedad entre una enorme mayoría de los votantes y militantes de las  formaciones de izquierda.

La irrupción de Ciudadanos ( C´s) en la esfera política nacional no puede ser ignorada, sus resultados electorales muestran un respetable apoyo a sus propuestas, éstas contemplan aspectos que cuentan con un importante consenso: necesidad de regeneración democrática, reforma de la ley electoral, eliminación de aforamientos, limitación de mandatos son ejemplos de cuestiones que concitan acuerdo político y social muy amplio. La voluntad de regeneración política por parte de C´s no tiene que generar dudas si se mantiene  en los parámetros expresados por su líder Sr Rivera en numerosas ocasiones y no deriva hacia la laxitud que la interpretación de su acuerdo con el P.P mostraba en relación a la corrupción política; por tanto el partido del Sr. Rivera podría participar de alguna manera en ese proyecto alternativo de cambio. Cierto es que la concepción de la  política económica a seguir por nuestro país y su posicionamiento sobre la cuestión territorial son claramente diferentes a las mantenidas por las otras formaciones políticas de ámbito nacional que defienden un cambio en el gobierno, más ello no debería implicar que conseguido un acuerdo entre PSOE Y PODEMOS, el partido naranja se convirtiese en el único obstáculo para facilitar la salida del gobierno del partido de la corrupción.

Estimado Sr. Rivera, por mi manera de entender el bien de España me permito pedirle que no impida con su voto negativo una investidura tras un posible pacto PSOE-UNIDOS PODEMOS Y CONFLUENCIAS. Su abstención garantizaría la investidura, desbloquearía la situación y permitiría avanzar en un programa consensuado de medidas de gobierno que contendría estoy convencido muchas de las que usted propugna. Con sinceridad creo que una actuación así por su parte sería muy bien valorada por una mayoría social y le fortalecería en el espacio político de la derecha moderada y reformista.

Como he dicho antes la alternativa de cambio debe abordar con valentía la cuestión territorial desde el diálogo y el respeto a las posiciones de las fuerzas nacionalistas , debe explorar todas las vías posibles para salir de la grave situación en que la nefasta política del P.P nos ha situado; si ello se plantea y se manifiesta la firme voluntad de llevarlo a cabo estimo que las fuerzas nacionalistas no bloquearían la investidura y la posterior formación de gobierno.

Para concluir reitero mi posición ya expresada otras veces , tras los resultados electorales tanto de diciembre como de junio, en mi opinión lo mejor para nuestro país es la salida del P.P del gobierno iniciando desde la oposición su necesario proceso de regeneración y limpieza, y la formación de un gobierno de progreso desde la izquierda política.

Por el bien de España, Gobierno de progreso