domingo 31.05.2020

La derrota del miedo

La victoria de Syriza significa la derrota del miedo como elemento represor del voto en libertad que toda democracia exige...

Sin pretender ahora realizar un análisis exhaustivo de los resultados  que las elecciones griegas han deparado, el triunfo indiscutible de la coalición de partidos de izquierda SYRIZA, sí considero oportuno exponer algún apunte.

En mi opinión la victoria de Syriza significa la derrota del miedo como elemento represor del voto en libertad que toda democracia exige, y ello debería alegrar a cualquier demócrata; los continuos mensajes enviados a los ciudadanos griegos, tanto desde la derecha gobernante en su país como desde Bruselas, Berlín y el FMI, prediciendo un desastre si se producía el triunfo de la coalición de izquierdas, no han servido esta vez y los ciudadanos le han otorgado su confianza de manera clara y contundente; asimismo el resultado debiera hacer entender a los poderes económico-financieros y a los políticos que representan sus intereses, que en democracia puede ocurrir que la ciudadanía modifique con su voto las políticas que ellos tratan de imponer para su exclusivo beneficio.

La derrota estrepitosa de la derecha griega (Nueva  Democracia) es la consecuencia lógica de su acción de gobierno; la aplicación con enorme diligencia de las políticas de austeridad y recortes dictadas por la troika tras el rescate, han sumido a los ciudadanos griegos en niveles de pobreza intolerables, con un paro juvenil superior al 50%, unos servicios públicos esenciales desmantelados con millones de ciudadanos excluidos de sus ya escasas prestaciones; todo ello ha generado un nivel de desesperación que se ha reflejado en un incremento del 45% en la tasa de suicidios. Las pretendidas bondades de las brutales medidas políticas adoptadas , se han mostrado inexistentes y lo cierto es que hoy la deuda griega supone la insalvable cifra del 175% del PIB a pesar del intenso sufrimiento que los griegos llevan padeciendo desde hace años. Con la actual realidad social de Grecia¿ quién podía pensar que la derecha gobernante podía conservar el poder tras las elecciones?. En mi opinión, sólo quienes pretenden seguir empobreciendo a los pueblos con las políticas neoliberales que consagran la austeridad , los recortes y la pérdida de derechos, y para ello siguen recurriendo al mensaje del miedo, quizá lo creyese con su fino olfato el Sr. Rajoy que en plena campaña electoral acudió a Atenas para arropar y apoyar a su  correligionario  Sr. Samarás.

El terrible descalabro electoral del PASOK, que ha pasado a ser un partido minoritario con una representación testimonial en el nuevo parlamento, supone un golpe mortal a la socialdemocracia griega que hace cinco años obtenía una mayoría absoluta; en mi opinión la renuncia a sus principios, la aceptación de las políticas neoliberales como las únicas posibles y como colofón su integración en un gobierno de coalición con la derecha griega , ejecutora de las órdenes de la troika, han hecho imposible que los socialistas griegos hayan podido deshacerse de la identificación que los ciudadanos les confieren con la derecha. Recuerdo leí una vez “siempre llega un momento en que no hay más remedio que arriesgarse”, en mi opinión, los socialistas griegos y  también la socialdemocracia europea en su conjunto,  deberían asumir otra vez sus principios ideológicos, plantear una alternativa clara a la ideología hoy dominante , alejarse de cualquier tipo de pactos con los partidos que la representan y asumir el riesgo que un reto de esa naturaleza puede suponer. Una alternativa política clara desde la socialdemocracia es imprescindible para recuperar la credibilidad perdida.

Manifesté recientemente mi convicción  de rechazar el miedo y apostar por la esperanza (véase No al miedo. Sí a la esperanza). Los griegos han votado mayoritariamente a la  fuerza política que les ofrecía una esperanza para salir con dignidad de una situación social de emergencia y esa decisión merece el mayor de los respetos.

La derrota del miedo