martes 19.11.2019

26M en la comunidad de Madrid: Recuperar el gobierno perdido

El próximo 26 de mayo la ciudadanía madrileña, al igual que en el conjunto del Estado, tiene una importante cita con las urnas.

En la Comunidad de Madrid, sus ciudadanos elegirán  sus  representantes en los municipios, en la Asamblea Regional y asimismo mediante su voto ayudarán a determinar quiénes representarán a  España en el Parlamento Europeo; por tanto es indudable la enorme importancia de estos comicios, más aún cuando teniendo en cuenta los resultados de las recientes elecciones generales se presenta una enorme oportunidad de avanzar en el necesario proceso de cambio, que iniciado con la triunfante moción de censura que expulsó del poder al Partido Popular, resultó afianzado y ratificado en las urnas el pasado 28 de abril.

Los resultados obtenidos entonces permiten configurar un potente bloque progresista que garantice la suficiente estabilidad al Gobierno de España para poder abordar las políticas encaminadas a reducir de forma importante las insoportables desigualdades sociales existentes hoy, recuperar los derechos laborales perdidos, derogar las leyes que han limitado el ejercicio de derechos fundamentales, eliminar la corrupción que aún anida en muchos territorios del estado, recuperar la imagen deteriorada de nuestras Instituciones democráticas, poner en pie nuestros maltrechos servicios públicos esenciales( sanidad, educación , dependencia…), cuestiones todas provocadas por las políticas neoliberales llevadas a cabo por los gobiernos del Partido Popular.

Es responsabilidad de quienes recibieron el apoyo mayoritario (PSOE) y de aquellos que deben ser sus aliados naturales (Unidas Podemos) conseguir que esas políticas se lleven a la práctica, negociando con el resto de las fuerzas políticas que  apuestan por el progreso y no por la crispación y la involución. Una amplia mayoría social lo espera y no se la puede defraudar.

Dicho lo anterior y en mi condición de ciudadano que vive en Madrid, que ha sufrido más de dos décadas las políticas neoliberales de los sucesivos gobiernos del Partido Popular madrileño (los últimos cuatro años con el apoyo claro y decidido del partido naranja) pienso que en el caso de las elecciones autonómicas madrileñas se hace necesario realizar un mínimo ejercicio de memoria para poder entender por qué en mi opinión es una exigencia democrática que la derecha extrema(PP), la extrema derecha ( Vox) y la derecha camuflada(Ciudadanos) no puedan acceder al gobierno de la comunidad de Madrid. Hagamos memoria:

En mayo de 2003 el P.P con su candidata Esperanza Aguirre acudió dopado a las elecciones madrileñas, la financiación de su campaña fue irregular e ilegal, aun así las formaciones de izquierda ( PSOE e IU) obtuvieron la mayoría absoluta de diputados y de improviso de manera inesperada y sospechosa todos los madrileños supimos de un episodio que todavía no se ha investigado suficientemente, el llamado TAMAYAZO, que impidió la formación de un gobierno de coalición de izquierdas.

Este episodio supuso subvertir la voluntad popular mayoritaria expresada en las urnas y posibilitó la anómala llegada de la Sra. Aguirre a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, iniciándose así una forma de ejercer el poder político que todavía hoy persiste y que ha determinado que la Comunidad de Madrid se haya convertido en un territorio donde la corrupción ha sido su más reconocida seña de identidad, para desgracia de nuestro sistema democrático.

A partir de 2003 se pusieron en marcha grandes y en algún caso faraónicas obras de infraestructuras, así como la aprobación de actuaciones urbanísticas de gran calado que generaron grandes beneficios a grandes empresas y grupos financieros  a quienes todo parece indicar, les vino muy bien aquella desbandada de Tamayo y Sáez, éstos fueron meros instrumentos al servicio de quienes diseñaron ese proceso que bien podría etiquetarse de limpio y educado golpe de estado civil a la democracia.

Esas políticas han supuesto la privatización de la sanidad pública madrileña, con derivación de enormes cantidades de dinero al sector privado mientras nuestros centros sanitarios emblemáticos se nos caen a trozos y la Atención Primaria está bajo mínimos. El resto de servicios públicos no salieron mejor parados y la proliferación de centros educativos concertados ha sido una realidad, centros a los que se les cedía suelo público y a algunos se les permitía la segregación por sexos, las  ayudas a la dependencia no llegaban a un importante número de personas con derecho a ellas y las denuncias respecto a la mala atención que nuestros ancianos recibían en las residencias de mayores tanto públicas como concertadas han sido mucho más frecuente de lo deseable. Madrid ha sido durante las décadas de gobiernos del PP en la Comunidad un maravilloso mercado abierto de par en par al sector privado que ha entrado en tromba en nuestros servicios públicos esenciales que han sido desmantelados.

Pues bien , el próximo día 26 los madrileños tenemos no sólo la oportunidad sino también el deber cívico de desalojar del poder al Partido más corrupto de nuestra historia y a quienes lo apoyaron para seguir gobernando durante los cuatro últimos años, el partido del Sr. Rivera y del Sr. Aguado que pregonan un veto al partido más votado en las elecciones generales y al unísono no ponen ningún reparo en recibir los votos de la extrema derecha para cogobernar en Andalucía; en la Comunidad de Madrid, durante la legislatura que acaba de concluir han sido unos leales aliados del gobierno del Partido Popular y sus políticas regresivas.

Los madrileños de bien, que son una amplísima mayoría deben evitar la desmemoria y antes de depositar su voto recordar nombres y hechos como : Ignacio González, Francisco Granados, Cristina Cifuentes, Manuel Lamela, Alberto López Viejo, trama Púnica, trama Gürtel, trama Lezo, Canal de Isabel II y recordar así como la corrupción se extendió por todo el territorio regional desde las altas autoridades gubernamentales.

Debieran recordar también los madrileños de bien, que la Sra. Aguirre fue durante esos años la máxima responsable del Partido Popular de Madrid, cuando su partido se financiaba de forma irregular para ganar elecciones de forma tramposa. Bajo su dirección la comunidad de Madrid se convirtió en un lodazal repleto de ranas.

Debieran recordar también los madrileños que la persistencia de esas políticas oscuras donde aún persisten irregularidades y corruptelas se han podido mantener desde 2015 gracias al imprescindible apoyo de la derecha camuflada que representa el partido de Albert Rivera y el Sr. Aguado.

Los madrileños saben hoy que las tres derechas si suman se pondrán de acuerdo para gobernar ( lo han hecho en Andalucía) y ello significaría seguir ahondando en las desigualdades sociales, el establecimiento de una política fiscal que beneficiaría a los más poderosos y una rémora importante al desarrollo y progreso de la sociedad  madrileña.

El próximo 26 de mayo , los madrileños podemos colaborar de manera muy importante, para que la esperanza de cambio hacia el progreso que se ha abierto tras el 28 de abril se haga realidad en la Comunidad de Madrid y asimismo prosiga en el ayuntamiento de la capital. Tengamos memoria, dignifiquemos nuestra maltratada democracia. Votemos progreso y consigamos así que nos devuelvan el gobierno que nos robaron en 2003. Así sea

26M en la comunidad de Madrid: Recuperar el gobierno perdido