<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
miércoles. 08.02.2023

Las prácticas políticas del PP son una auténtica mojiganga

Cada vez estoy más convencido que las prácticas políticas del Gobierno de Rajoy son lo más parecido a una tragicomedia...

El título elegido en este artículo para describir las prácticas políticas del Gobierno de Rajoy podrá parecer un tanto rebuscado, pero me parece muy apropiado. Mojiganga según el Diccionario de la lengua española (DRAE) de las tres acepciones me fijaré solo en 2:

  1. f. Obrilla dramática muy breve, para hacer reír, en que se introducen figuras ridículas y extravagantes.
  2. f. Cosa ridícula con que parece que alguien se burla de otra persona.

Cualquiera de las dos es aplicable a las políticas del Gobierno del PP. Son un puro teatro, en la que aparecen figuras extravagantes y ridículas, como  Cospedal, Floriano, Esteban González Pons, la lideresa,  y que salen al proscenio para hacer reír, y que además persiguen burlarse de los españoles. ¿No producen risa además de burlarse de todos nosotros las palabras gloriosas y sublimes de la incorruptible Dolores de Cospedal: “La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido en forma simulación de lo que hubiera sido en diferido en partes de lo que antes era una retribución” ‘? El grado de desfachatez para emitir semejantes palabras es tan grande, que resulta difícil encontrar a alguien que pueda superarlo. Pues podemos encontrarlo en su propio partido. Abróchense los cinturones que vamos a despegar. Por favor, estén bien sentados. Hecha está la advertencia.  Para  fijar la posición por el PP sobre la Ley de Transparencia en el Congreso de los Diputados (Sancta Sanctórum de la democracia), tan santo que tiene que estar protegido con empalizadas del pueblo soberano, el gran orador que eclipsa a los Castelar y Azaña, Esteban González Pons dijo: “Señorías, el valor de la transparencia como requisito de la democracia no es nada nuevo. Sin transparencia es imposible que haya democracia, como sin luz es imposible que se pueda ver.. En la democracia el ojo tiene que ser siempre más rápido que la mano." ¡Que se lo pregunten a Bárcenas! Pero sigamos con otras perlas preciosas: No hay mejor remedio contra la corrupción que anticiparse a ella, que evitarla. Solo se corrompe el agua estancada. Allá donde habitan la sombra, el secreto o el exceso de confianza es sencillo que se produzcan favores, arbitrariedades y desfalcos.  “Manda huevos”. Podríamos seguir con más ejemplos. Ustedes mismos juzgarán si el título es apropiado o no.

De verdad, cada vez estoy más convencido que las prácticas políticas del Gobierno de Rajoy son también lo más parecido a una tragicomedia, al ser una mezcla de comedia (hacen reír), aunque también de tragedia, por el sufrimiento que producen en una gran mayoría de la población española. Hace ya tiempo que han perdido el respeto al pueblo español, a sí mismos hace ya mucho que se lo han perdido. Porque vamos a ver cómo se pueden presentar ante la ciudadanía jactándose con las palabras de transparencia y regeneración democrática, mientras sus actuaciones van en la dirección contraria. Trataré de demostrar mis afirmaciones. En el programa electoral del PP para las elecciones generales de 1996 dentro del apartado Opinión Pública y democracia, La reordenación del Ente Público RTVE. Un modelo viable, aparece lo siguiente: En el contexto del creciente pluralismo audiovisual, el PP sigue atribuyendo a la Radiotelevisión de titularidad pública de cobertura estatal un relevante papel. El Ente Público RTVE y sus sociedades han de desempeñar, leal y eficazmente, unas determinadas funciones: que ofrezca información veraz e imparcial… Servir de vehículo de información y formación de la opinión pública y auxiliar la participación política, en el marco plural de una democracia libre, para lo que deberá rectificar su actividad, sujetándola a los principios de objetividad, veracidad e imparcialidad de las informaciones, respeto al pluralismo político, religioso, social y cultural. Eso es lo que dice exactamente. Vamos a ver su grado de cumplimiento en esta legislatura.

En julio de 2014 el Consejo de Informativos (CdI) de TVE- órgano interno de participación de los profesionales de la información de la Corporación RTVE para velar por su independencia y veracidad de los contenidos informativos-  mostró su preocupación por la situación de los Servicios Informativos de la TVE, porque sus telediarios ya no eran un referente de la información televisiva, con una caída permanente de audiencia debido a las malas prácticas profesionales y con los errores en la valoración de las noticias. A pesar de haberlo advertido, nada se ha corregido y el resultado: pérdida irreversible del prestigio y credibilidad de los Informativos de TVE, que la actual dirección heredó en máximos históricos

Denunció la intromisión del Director de Contenidos en una noticia sobre el caso Gürtel, que motivó la retirada de la firma de esa noticia y de todo el Telediario. Desplazar la información electoral, optando por un acontecimiento "deportivo-festivo", la noche del 25-M; Valorar mal, por razones ideológicas, el interés informativo de las noticias de la noche electoral; No contar con el líder de la opción política que fue la gran sorpresa (la BBC entrevistó en seguida a Pablo Iglesias) -hoy sigue vetado-; Camuflar las siglas del PP y el concepto de "financiación irregular" en las informaciones del Caso Bárcenas. El reportaje Acoso a políticos, del Informe Semanal del 27 de abril de 2013, condena totalmente el “escrache”, ya que de 17 testimonios, 14 están en contra, y la mitad de los que lo critican son miembros del gobierno o del PP y dos entrevistados discrepan del resto. El reportaje prácticamente no da voz a la PAH.  La portavoz de la PAH Ada Colau fue convocada para participar el día 25 de abril  de 2013 en el programa "Para todos la 2" de TVE2 para hablar de su libro "Sí se puede", y El Comité de Dirección de TVE comunicó a la Dirección de La 2 que se suspendía la entrevista.

Todo lo expuesto es comprensible si tenemos en cuenta que Julio Somoano, el hasta hace poco director de los Servicios Informativos, en 2005 presentó una tesis doctoral, de 40 folios, Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales. Por cierto le ha suplido José Antonio Álvarez Gundín, Jefe de Opinión del diario La Razón. José Antonio Sánchez, de cuya trayectoria profesional no quiero hablar. llegó a presidente de la corporación el pasado 23 de octubre. Es para ponerse a temblar en cuanto a la parcialidad de TVE. Mas son comprensibles tales nombramientos cara a los próximos procesos electorales. En razón a lo expuesto  es comprensible que unos 1.500 trabajadores de TVE e iRTVE han firmado un manifiesto de 26 de setiembre, Ante una situación límite, en el que hacen un llamamiento en defensa de una televisión plural e independiente. Para cumplir con su deber de servicio público, exigen poder trabajar "con total libertad e independencia", de acuerdo con los códigos deontológicos de la profesión.

Ahora quiero fijarme en el tema de la corrupción de cruel actualidad y que afecta de pleno al PP. En el programa del PP para las elecciones generales del 20-N de 2011, en el apartado Regeneración política e institucional entre los objetivos para conseguirla señala “La lucha contra la corrupción es uno de los objetivos principales del Partido Popular, ya que el funcionamiento del sistema democrático no debe quedar nunca en entredicho por actitudes permisivas, indolentes o exculpatorias ante la gravedad de determinados comportamientos”. De verdad, son ciertas estas palabras, aunque tuve que restregarme los ojos varias veces hasta convencerme. Con lo que está lloviendo en este tema dentro del PP, creo que es innecesario cualquier comentario. Esta gran preocupación plasmada exclusivamente en los programas no es nueva. Ya aparece taxativamente en el de las elecciones generales de 1996, que no me resisto a reflejar. Ahí va.  En el apartado de Fortalecer el Estado de Derecho y las Instituciones Democráticas se especifica La corrupción es el peor de los males que puede sufrir una democracia. Si en España se ha producido es porque los socialistas han suprimido los instrumentos de control y los mecanismos de vigilancia que preservan a las sociedades democráticas del abuso de poder. El gobierno socialista y su mayoría parlamentaria han interpretado el control del gasto público como un estorbo que había que suprimir. Su actitud ha sido reaccionaria, porque si hay algo que caracteriza a una democracia avanzada es, justamente, el riguroso control del gasto público para poder rendir cuentas exactas al contribuyente. Consecuencia de ello ha sido el debilitamiento del principio de legalidad, el crecimiento de las irregularidades y los graves casos de corrupción que están en la mente de todos. El problema de la corrupción tiene soluciones: el mal no está en los españoles sino en la forma en que se ha gobernado España. Esto es lo que hay que cambiar, erradicar, mediante las reformas legales pertinentes, todas las prácticas de financiación irregular de los partidos políticos. En una sociedad democrática no debe haber ninguna zona exenta de responsabilidad y este principio debe aplicarse con rigor. Es necesario, por tanto, empezar por exigir transparencia sobre las fuentes de ingreso y los gastos de los partidos, al tiempo que se favorezcan las aportaciones privadas, con un límite, como forma de participación política. El papel todo lo aguanta.

Termino recurriendo a dos grandes pensadores. Ortega y Gasset calificó la Restauración borbónica: "La España oficial consiste en una especie de partidos fantasmas que defienden los fantasmas de unas ideas y que, apoyados por las sombras de unos periódicos, hacen marchar unos Ministerios de alucinación". Según Salvador de Madariaga: "Al pintarla como de alucinación, Ortega la ennoblecía. Fue una era teatral; una época que pretendía ser lo que no era y simulaba creer lo que decía, a sabiendas de que no era lo que aparentaba ser ni creía en lo que decía". ¿Es muy distinta la actual de los populares? Ustedes mismos.

Las prácticas políticas del PP son una auténtica mojiganga