jueves 09.04.2020

Objetivo conseguido: neutralización de Podemos y el independentismo

Los acontecimientos políticos que han propiciado el gobierno de Mariano Rajoy, el “incorruptible” eran previsibles. Desde el 20-N  se puso en marcha un Plan diseñado con anterioridad, al que se sumaron la gran mayoría de los medios de comunicación, la voz de su amo,  con el objetivo de neutralizar a Podemos y a los independentistas catalanes y vascos, estableciendo sobre ellos un cordón sanitario. ¿Cómo se pueden marginar y despreciar a determinadas fuerzas políticas? Los votos en el 26-J de UP, ERC, CDC, PNV y Bildu, fueron 6.641.174; el 27,61%, con 95 diputados. La consecuencia: la posibilidad de formar un gobierno se limitaba y reducía a los restantes 250 diputados. Ignoro quiénes han sido sus arquitectos del Plan, pero de lo que no tengo dudas es que han debido ser muy poderosos y muy listos.

Hago una breve reflexión en torno al papel fundamental desempeñado por la mayoría de los medios de comunicación, en que hoy siga en La Moncloa, Mariano Rajoy el “incorruptible”. Dios me libre de cuestionar la libertad de expresión. Cada cual es libre de manifestar su opinión sobre la res pública. No obstante, me parecen muy oportunas las reflexiones del periodista colombiano Reynaldo Spitaletta, que en Periodismo prostituido, señala que la tía Betsabé, protagonista de su novela El último puerto de la tía Verania, una señora de mucha guasa, advertía sobre tres oficios que la mayoría de gente creía que eran muy fáciles de ejercer. Los llamaba las tres "pes": periodista, panadero y puta. El periodismo nació en la Modernidad y la Ilustración le dio un carácter de servicio a los más desprotegidos, de vocero de los oprimidos y olvidados de la historia. Como Émile Zola con su Yo acuso. Hoy, en general, ha perdido su esencia combativa, su capacidad crítica y de poner en calzas prietas al poder. Y se ha mudado a la otra posición, la de servir de mampara de los desafueros oficiales. No revela; tapa. No cuestiona; bate incienso.

 Iniciamos la descripción del plan. El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu, en junio de 2014 dijo públicamente: “Tenemos que crear un Podemos de derechas, ya que el existente nos asusta un poco”. Muy al contrario, le tienen pánico. El Cs de Rivera fue la carta del Ibex35 con la misión de recoger el  lógico descontento acumulado en la sociedad española por las políticas del gobierno de Rajoy, y evitar que lo recogiera Podemos o el PSOE; o se fuera a la abstención. Un líder joven, con buena presencia y un buen comunicador. No muy concreto en sus mensajes y sus ideas salvo en su defensa de la unidad de España. Algo que vende mucho en el mercado electoral español, salvo en la periferia. El significante vacío lleno  de palabras huecas, que tiene un gran éxito en política, como transparencia, regeneración democrática, cambio sensato, restaurar la confianza de los ciudadanos por la política, tus representantes cerca de ti. A medida que se sucedían los acontecimientos en estos últimos meses incorporó otras palabras: el interés de España, hay que poner en marcha un gobierno, hay que hacer reformas, bla, bla, bla.  Hablar y decir algo son cosas distintas. Muchos oradores hablan bien sin llegar a decir nada. Hay que saber decir a los ciudadanos lo que quieren oír, pero sin que se note mucho. El C´s no ha tenido ni tiene problema económico alguno, si nos fijamos en sus campañas, presencia en los medios y sedes por doquier. ¿Quién lo financia? Una buena pregunta. Una avalancha de nuevos militantes subyugados por el olor a poder, muchos, prófugos de otras fuerzas políticas. ¿Qué criterios tienen para seleccionar la nueva militancia? 

Los resultados electorales del 20-D  no cumplieron las expectativas del plan A: mayoría absoluta PP-Cs. Llegó el Plan B: evitar el acceso al gobierno de Podemos en coalición con PSOE. ¿Cómo? Rivera le ofreció un pacto al PSOE de Sánchez, instándole a que formara gobierno, para lo que necesitaba el apoyo de Podemos. Aquí cometió un grave error Sánchez al aceptar esta trampa. Y también me sorprendió que la militancia del PSOE lo refrendara. Yo intuía que los militantes socialistas tenían más concienciación política, ya que de haberla tenido se habrían apercibido de los auténticos intereses políticos de Cs. Mas, Rivera con el pacto al PSOE, un auténtico trilero, sabía que nunca se sumaría Podemos, por sus nítidas diferencias programáticas a nivel económico, y especialmente por la cuestión territorial. Ni C's puede admitir el referéndum, ni Podemos renunciar a él. Plan B. el objetivo cumplido: Podemos neutralizado.

Según el  Plan trazado: unas nuevas elecciones. Ya tuvieron especial cuidado los medios de comunicación de sembrar la idea de que la repetición beneficiaría al PP, aduciendo que el tiempo jugaba a su favor, por un electorado cansado, abrumado por la incertidumbre y decepcionado ante la incapacidad de los “nuevos partidos” para construir un gobierno alternativo. Para el PP su mayor fuerza  fue y es la lucha cainita entre las izquierdas, que tampoco es una novedad. Mientras el PSOE miraba por el rabillo del ojo a Unidos Podemos (UP) para evitar el sorpraso; UP hacía lo mismo para ser hegemónica en la izquierda. Entretanto, Mariano se fumaba un puro, en campaña electoral alguna foto en un campo de alcachofas o en una pista de petanca; cuatro frases, no más, pero muy claras: “hay que seguir en la dirección ya emprendida, que genera crecimiento y empleo, incrementa los cotizantes, y así se salva nuestro Estado de bienestar, haciendo especial hincapié en las pensiones”. ¡Vaya discurso! Lo podría aprender y emitir un estudiante normal de 4º de la ESO. Además de sembrar el miedo ante la llegada de los populistas y bolivarianos y advertir a los votantes de Cs “ya se ha acabado la hora del recreo”. No necesitó mucho más, los medios de comunicación impusieron un determinado estado de opinión: la corrupción ya se amortizó el 20-D, ya que al ser endémica a la sociedad española le resulta irrelevante. El objetivo de la mayoría absoluta PP-Cs no fue alcanzado el 26-J, sin embargo la situación de Rajoy mejoró sustancialmente con respecto al 20-D, por lo que ya estuvo  en mejor disposición de formar gobierno, para lo que contó con el apoyo incondicional, servil y mendaz del Cs, ejerciendo Rivera de auténtico palafrenero de Rajoy, a pesar de haber dicho que nunca lo aceptaría. Rivera mareó la perdiz con cuatro exigencias para salvar las apariencias. Luego apoyó a Rajoy. Objetivo cumplido: Podemos neutralizado de nuevo. Poco faltó para que alcanzase el gobierno Mariano Rajoy “el incorruptible”. Hago un inciso  respecto a las elecciones del 26-J. La coalición de UP reflejó una sospechosa sincronización en las deserciones de sus votantes, ya que la cifra de votos fue muy similar en muchas provincias al resultado en solitario de Podemos el 20-D. Como si el votante de IU no hubiese comparecido. De haberlo hecho la composición del Parlamento hubiera sido muy diferente, como también la evolución política. Se habría producido “el sorpraso”.

El nuevo fracaso de Rajoy el “incorruptible” animó a Pedro Sánchez a la búsqueda  de un gobierno alternativo con Unidos Podemos y una posible abstención de los independentistas. Este movimiento precipitó los acontecimientos, un auténtico golpe de estado, que desembocó en la decapitación de Sánchez. De ninguna manera se podía permitir el acceso al poder de Podemos ni contar con los apestados independentistas. En este golpe de Estado colaboraron el grupo PRISA con algunas editoriales contra Pedro Sánchez, brutales en el fondo y en la forma, González, y los miembros dimitidos de la Comisión Ejecutiva Federal. Los acontecimientos del día 1 de octubre en Ferraz vergonzosos. Las mismas argucias, artimañas, puñaladas traperas de siempre. La que llevó la voz cantante fue Susana Díaz, experta en luchas intestinas del partido. Tuvo buenos maestros. ¿Todavía no se han enterado que los tiempos son otros muy diferentes? Que los partidos políticos y la ciudadanía exigen democracia y trasparencia. No en vano, irrumpió el 15-M, que modificó la agenda política. Al frente de la Comisión Gestora pusieron a Javier Fernández, según nos dicen un «referente moral del socialismo». Ignoro las razones de semejante calificativo.. Sus primeras manifestaciones muy claras: «La abstención no es apoyo». «El PSOE se ha podemizado». «Nada con los partidos independentistas catalanes». En definitiva, preparar la abstención.

Cuando escribo estas líneas, todavía no se ha verificado la votación para dar el gobierno a Mariano el “incorruptible”, por lo que ignoro cuántos diputados socialistas se habrán abstenido, mas habrá más que suficientes. A mí me recuerdan estos acontecimientos al Tamayazo, que dio el poder a la presidencia de la Comunidad de Madrid a la lideresa, la Juana de Arco de la política española, según denominación de Mario Vargas Llosa, además de descubridora del caso Gürtel. En este caso se compraron a dos diputados socialistas. En el del 29 de octubre de 2016, los votos de casi 5,5 millones han sido pisoteados y arrojados al cubo de la basura. Por ello, este día pasará a la historia como uno de los más vergonzosos de nuestra democracia, de lo que queda de ella. ¿Se puede hablar de democracia, cuando el Sancta Sanctorum de la soberanía popular, el Congreso de los Diputados, tiene que estar protegido de los ciudadanos con alambradas, empalizadas y 500 policías?  Mientras redacto este artículo, Pedro Sánchez en un auténtico acto de honradez, dignidad y coherencia política acaba de renunciar a su acta de diputado, lo que no significa el abandono de la política activa. Que tomen buena nota los Fernández, Díaz, Hernando, Madina y toda la caterva de barones socialistas.

En definitiva, el objetivo que da titulo a este artículo plenamente conseguido. Además de un PSOE destrozado, que tampoco viene mal. No sé cómo acabará el PSOE. Mas, intuyo que sus dirigentes actuales quizá consigan lo que no consiguió Franco: la destrucción y consiguiente desaparición del PSOE. Y van a ser por haber traicionado a sus militantes y a sus votantes. Sí “traición”, termino usado de una manera reiterada y plenamente justificada en su intervención por el portavoz de Esquerra Gabriel Rufián, y que ha molestado tanto a los diputados del PSOE. Motivos suficientes tienen para molestarse.

Objetivo conseguido: neutralización de Podemos y el independentismo