<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
miércoles. 28.09.2022

Un mal ejemplo

El 'popular' Santiago Lanzuela ha renunciado a su escaño para fichar como consejero por Red Eléctrica Española...

El diputado por Teruel en el Congreso de Diputados, Santiago Lanzuela, ha renunciado a su escaño, donde era portavoz del PP en la Comisión de Industria, Energía y Turismo, y presidente de la de Economía, para fichar como consejero dominical por Red Eléctrica Española en representación de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, después de haber legislado sobre esta materia. Los “consejeros dominicales" acceden al consejo por ser titulares o representar a los titulares de paquetes accionariales de la compañía con capacidad de influir por sí solos, o por acuerdos con otros, en el control de la sociedad. Según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el nombramiento se ha producido por cooptación hasta que se reúna la Junta General de Accionistas de la compañía. Sorprende que en la mayoría de los medios de comunicación no se haya criticado esta decisión, que, desde mi punto de vista, es muy negativa para la actividad política, tan denostada hoy, y que nuestros políticos dicen estar muy preocupados por regenerarla.

 Noticias, como la que antecede a estas líneas, no solo no contribuyen a eliminar este desprestigio hacia los políticos, es que sirven para incrementarlo. No parece de recibo, además de ser poco ético, abandonar sin finalizar la legislatura el puesto, producto de la elección de los ciudadanos turolenses que le votaron, cabe pensar porque depositaron en el su confianza. Exactamente lo hicieron un 51,73% de los votos emitidos, una cifra de 39.791 turolenses. Lanzuela en su despedida, aseguró que la provincia "está mejor ahora que hace 30 años" y se mostró "optimista" sobre su futuro a pesar de que todavía está sufriendo los efectos de la crisis económica. En su opinión, "la solución está, en buena medida, en la impronta y en la confianza en si mismos de los propios turolenses".  Perfecto. Mas debería seguir trabajando por su provincia para sacarla completamente de la crisis económica. Como mínimo es una falta de respeto a todos sus votantes. Mas estas actuaciones son muy comunes en nuestra clase política. Abandonar el barco a mitad del viaje, tiene que ser porque haya poderosas razones. Y efectivamente haberlas haylas. Naturalmente que las hay. Poderoso caballero es don dinero. Este caballero doblega y rinde voluntades y principios, por muy firmes y arraigados que estos sean. Veámoslo.

En La Red Eléctrica Española presidida por José Folgado, ex secretario de Estado con José María Áznar, los 11 consejeros, entre los que estará el Sr. Lanzuela, cobran cada uno entre 130.000 y 180.000 euros brutos al año por asistir a las 12 reuniones del Consejo de Administración. Los que más cobran son los que asisten también a las reuniones de la Comisión de Retribuciones y Comisión del Buen Gobierno. Uno de los consejeros es la socialista, María de los Ángeles Amador, que  fue Ministra de Sanidad y Consumo.

Mas lo de Red Eléctrica Española no es una novedad. Hay muchos ex políticos en las empresas energéticas españolas. Desde expresidentes como Felipe González, consejero de Gas Natural-Fenosa, y José María Aznar, asesor externo de Endesa. Esta última es una de las compañías con mayor nómina de políticos. Entre ellos Miguel Roca, ex portavoz de Convergencia i Unió (CiU); la ex ministra de Economía Elena Salgado (asesora de la filial Chilectra) y Pío Cabanillas, actual director general corporativo y ex portavoz del Ejecutivo de Aznar. Javier Solana, ex secretario general de la OTAN, está en Acciona, con una potente división energética. Iberdrola tiene a sueldo a Ángel Acebes.  En marzo de este año Enagás fichó de una tacada a cinco antiguos pesos pesados del PP: Isabel Tocino, Antonio Hernández Mancha, Gonzalo Solana, Luis Valero y Ana Palacio. Ésta última, ex ministra de Asuntos Exteriores, es también consejera de Hidroeléctrica del Cantábrico (HC). Los políticos fichados como consejeros o asesores externos de compañías energéticas dentro y fuera de España, es lo que en la jerga económica anglosajona se llama "captura del regulador". Según la interpretación de los expertos, las empresas que están muy directamente sometidas a la acción de un gobierno, como las eléctricas, buscan captar la voluntad de quien les tiene que dirigir de muchas maneras entre en ellas, haciendo que los políticos acaben trabajando en el sector.

Termino con Santiago Lanzuela, que cumplirá 66 años en el próximo septiembre, una edad ya adecuada para jubilarse, y que en un ejercicio de patriotismo podría renunciar a este cargo, y dejarlo a alguno de los muchos jóvenes que están en el desempleo y con una extraordinaria preparación. Con ese sueldo se podrían crear bastantes puestos de trabajo,  sobre todo, si se les paga un sueldo inferior al salario mínimo profesional, tal como recomiendan los representantes de la CEOE. Un auténtico patriota es aquel que quiere lo mejor para sus ciudadanos: los mejores colegios, los mejores hospitales, las mejores autopistas y unos adecuados puestos de trabajo. El patriotismo de algunos, circunscrito a envolverse en la bandera y besarla con pasión, a vitorear a la Legión en los desfiles militares, descorchar botellas de cava cuando gana la Roja y a la vez tener dinero en paraísos fiscales, es de cartón piedra. El verdadero patriotismo, es el que quiere lo mejor para sus ciudadanos, cosa que no dudo que usted D. Santiago desea encarecidamente. 

Un mal ejemplo