viernes 19.07.2019

¿Para qué ha llegado a la política española Ciudadanos?

Los dos objetivos fundamentales de la llegada a la política española del partido Ciudadanos, caracterizado por un indiscutible híperliderazgo, el gran Albert Rivera, nos “dijeron” sus dirigentes, bien secundado tal discurso por la mayoría de los medios de comunicación, los cuales ya sabemos qué poderes económicos hay detrás, eran solucionar el problema de Cataluña y la regeneración de la política española. Vamos a ver su grado de cumplimiento.

¿Ciudadanos ha contribuido a solucionar, encauzar, suavizar el problema de Cataluña? La respuesta parece clara. Más de dos millones de catalanes son partidarios de la independencia. Cabe pensar que una contribución no pequeña de la responsabilidad en el agravamiento del problema catalán, también español, debería asumirla la fuerza política más votada en las últimas elecciones autonómicas en Cataluña. Inés Arrimadas dixit: hemos ganado las elecciones en Cataluña. Perfecto. Manos a la obra. En buena lógica debería haber presentado alguna iniciativa política de calado, como su candidatura a la presidencia de la Generalitat. O una moción de censura al gobierno de Joaquim Torra. Toda su actuación se ha circunscrito a quitar los lazos amarillos, eso sí previamente avisados los medios de comunicación, por parte de Rivera y Arrimadas a plena luz del día. Y por la noche por unos caballeros disfrazados, que recordaban una organización de los Estados Unidos, cuyo nombre no quiero citar. Ah, se me olvidaba, la gran y única solución: aplicación del 155. Al respecto resulta muy interesante la intervención de Aitor Esteban, diputado y portavoz del PNV en el Congreso de los Diputado en el debate de una proposición no de ley presentada por el partido naranja "relativa a realizar el requerimiento previo al presidente de la Generalitat de Cataluña que contempla el artículo 155 de la Constitución". Esteban leyó "las acusaciones a la Generalitat" que se hacía en el texto presentado por Ciudadanos, que decía lo siguiente: "Una actuación inmoral y explícitamente antidemocrática y que resulta gravísima, intolerable y de una irresponsabilidad mayúscula". "Bueno, más allá de que unos puedan compartir y otros no estas acusaciones", prosiguió Esteban, "oiga, usted podrá pensar esto, pero esto no es objeto del 155"."No, no", dijo Esteban viendo los gestos de Rivera, "esto no... ¿Dónde lee esto en el 155? No, no, si una comunidad autónoma no cumpliera las obligaciones de la Constitución u otras leyes que se le impongan. Concrete, que no son capaces de concretar, porque, además deberían concretar...".

Pero a Ciudadanos, les da igual, aplicación por activa, pasiva y perifrástica “aplicación del artículo 155”. ¿Esa es la única propuesta política para solucionar el problema de Cataluña? ¿Para eso se necesitan 36 diputados? Yo me pregunto, ¿Les interesa, de verdad, la solución? Tengo mis dudas. El problema les proporciona votos. No solo no han atenuado el problema, lo han agravado. Lo que no quita la responsabilidad de los independentistas. Insisto, no solo no lo han atenuado, es que lo han exportado a otros territorios de España. Sin la confrontación Ciudadanos perdería buena parte de su esencia política. Y este fracaso no ha pasado desapercibido en una buen parte de la sociedad catalana, otra cosa distinta es en el resto de la sociedad española.

¿Puede resolver un conflicto tan enrevesado como el catalán, un político con la mirada mostrada en el Congreso de los Diputados, plena de odio hacia  los diputados presos catalanes?

En las elecciones municipales del 26-M, C's se ha quedado en 178.330 sufragios, cosechando casi un millón de votos menos que hace año y medio, perdiendo en 85% su fuerza, ya que en las elecciones autonómicas de diciembre de 2017, obtuvo 1.109.732 votos. Ahí están los datos. ¿Puede resolver un conflicto tan enrevesado como el catalán, un político con la mirada mostrada en el Congreso de los Diputados, plena de odio hacia  los diputados presos catalanes? A mí se me pusieron los pelos de punta al observarla. Me dio miedo.  A este caballero con profundo respeto le recomiendo la lectura del libro de la periodista alemana Carolin Emcke Contra el Odio, donde hace una impresionante descripción del odio y cómo combatirlo. Y por eso, nos dice: “El odio solo se combate rechazando el contagio. Hacerle frente con más odio es lo que quienes odian quieren. Solo se puede combatir con lo que a ellos se les escapa: la observación atenta, la matización constante y el cuestionamiento de uno mismo”. Es un aviso a navegantes despistados y malintencionados, que yo no justifico la actuación de los Puigdemont, Torra… No se pueden saltar la legalidad vigente y por ello deben ser penados, aunque para mí ni por sedición ni rebelión.

Que C's ha fracasado en uno de sus objetivos, el de solucionar el problema catalán es claro, como he mostrado. Esto tiene una explicación multifactorial. Ya he mencionado antes la falta de un programa político, salvo el 155. Su deriva hacia la extrema derecha y unas políticas económicas claramente neoliberales, ya que en un principio Ciudadanos se proclamó socialdemócrata, lo que supuso por ello que recibiera en diciembre de 2017 votos del PSC, que ahora los ha perdido. Para caracterizar la ideología de C's me parecen muy oportunas las palabras de Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan… tengo otros”.  Y la marcha de Cataluña, primero de Rivera, y luego de Inés Arrimadas, para dar el salto a la política nacional.

C's mantuvo al gobierno de Rajoy y Cristina Cifuentes, estando el Partido Popular enfangado hasta las cachas de corrupción. Si esto es regeneración, yo soy el arzobispo de Constantinopla

En cuanto al otro objetivo de “regeneración de la política española”, creo que no hace falta perder mucho tiempo. Mantuvo al gobierno de Rajoy y Cristina Cifuentes, estando el Partido Popular enfangado hasta las cachas de corrupción. Si esto es regeneración, yo soy el arzobispo de Constantinopla. Y sigue con las mismas prácticas, tal como vemos apoyando a los populares madrileños en estos momentos. ¿Dónde ha habido más corrupción en los últimos años? Y erre que erre Rivera “somos el partido de la regeneración”. ¡Qué falta de respeto a la ciudadanía y a él mismo! Hay hombres que mienten a todos y también se mienten a sí mismos. Estos llegan a estar convencidos de que la mentira forjada por ellos es la verdad, y la defienden con mayor empeño que la verdad misma. Por eso son los más peligrosos en la política.

¿Además qué tipo de regeneración política es pactar con la extrema derecha? ¡Qué cosas hemos tenido que oír recientemente de los dirigentes de C's al respecto! Fijémonos en Andalucía, extrapolable al resto de España. “Nosotros no hemos pactado con VOX, pactamos con el PP.  El gobierno de coalición PP-C's en Andalucía y los presupuestos los votó un tercero, que debía pasar por allí. No merece la pena seguir. Por favor, no insulten la inteligencia de los andaluces y del resto de los españoles.

Puede que los dos objetivos mencionados, hayan sido un señuelo. Quizá el objetivo principal lo reflejaron las palabras del presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu, en junio de 2014: “Tenemos que crear un Podemos de derechas, ya que el existente nos asusta un poco”. C's fue la red para pescar el descontento de la sociedad española por las políticas del gobierno de Rajoy y la corrupción del PP, y evitar el crecimiento de Podemos. C's no ha tenido problema económico alguno, conocidas sus campañas, su presencia en los medios y sus sedes por doquier. ¿Quién lo financia?

Según Sebastián Lavezzolo, en el primer Podemos la estrategia fue transversal, populista y de oposición a los partidos tradicionales. Usando el “ellos” contra un “nosotros”; “los de arriba” contra “los de abajo”. Combinó una mayor permeabilidad externa, de recepción y apertura a las demandas de la militancia y de la ciudadanía en contraste con la opacidad de los partidos tradicionales, y una fuerte disciplina interna para dirigir el partido por los cauces diseñados por el núcleo fundador. Una fuerte horizontalidad externa con una fuerte verticalidad interna. La irrupción de C's modificó completamente el tablero político, al presentarse con grandes apoyos mediáticos, como un partido joven, moderno, de centro, con menos ideología y más pragmatismo. También se vinculó con el 15-M, al denunciar los privilegios del establishment bipartidista y reclamar reformas de calado. El crecimiento de C's espectacular en las encuestas -entre enero y marzo de 2015 pasó del 5% al 18%-, agotó la estrategia de Podemos. La palabra “casta” se hizo inservible, lo cual rompió con la ambigüedad estratégica de definirse como un partido “ni de izquierdas ni de derechas”. Para atajar el avance de C's, Podemos tuvo que recuperar el eje tradicional de la política, “derecha e izquierda”. Renunció a la transversalidad y se convirtió en un partido de izquierdas. Sus contrincantes fueron ahora el PSOE e IU, con lo cual vio reducido su espacio político.

La jugada, fue muy hábil, aunque no surtió los efectos esperados: la mayoría absoluta de PP-Cs el 20-D. Se puso en marcha el Plan B: imposibilitar un gobierno de Podemos con PSOE. Rivera ofreció el Acuerdo para un Gobierno Reformista y de Progreso a Sánchez. Sorprende que la militancia del PSOE refrendase tal Acuerdo. Mas, Rivera sabía que nunca se sumaría Podemos, por sus diferencias programáticas, y por la cuestión territorial. El verdadero objetivo del C's lo corroboran unas declaraciones en junio de 2016 de Begoña Villacís, candidata por C's a la alcaldía de Madrid y miembro de la Ejecutiva. Son breves, pero contundentes: “Cuando, si uno  examina lo que ha ocurrido en estos 4 meses, el PP no ha movido ni un dedo para impedir que el populismo llegase al poder. Esto lo ha conseguido Ciudadanos en estos 4 meses, hemos alejado al PSOE de lo que venía siendo su pacto natural, recordemos en Madrid, Barcelona, Cádiz, A Coruña, Zaragoza, en todas las partes se habían aliado y nosotros pensamos que, aun a riesgo de perder votos, era nuestro deber, pensar en España por encima de nuestro partido, el alejar al PSOE de Podemos y lo conseguimos, y lo conseguimos porque si no ahora mismo estaríamos hablando de otros posibles gobiernos; tendríamos un gobierno de PSOE y Podemos, y no lo tenemos”. Palabras reproducidas en vídeo y que nadie ha sido capaz de contradecir.

¿Para qué ha llegado a la política española Ciudadanos?