sábado 24.08.2019
La Opinión de
José Luís Martín Palacín
José Luís Martín Palacín

Es la crisis social, estúpidos

Os escuchamos a todos vosotros en la campaña electoral hablando de Cambio, diciéndonos que ese cambio era perentorio.

Pues sí: “Atado y bien atado”

El famoso legado del franquismo no era político, sino moral. Un régimen que más que ideológico fue oportunista y clientelar.

El salario del miedo

Analizados los programas electorales de cada partido que suma ese 60,92% de votos de cambio, hay suficientes coincidencias como para atreverse con un Gobierno de Concentración por el Cambio.

El cuatrienio negro de Rajoy

Por mucho que Rajoy se empeñe en que nos ha librado del rescate, lo que ha hecho ha sido disfrazarlo en el rescate bancario, que lo estamos pagando todos.

Cataluña: Insurrección y Legitimidad

La máxima dignidad humana se alcanza en la lucha por la Justicia, por la Libertad y en la expresión de la Solidaridad.

El legado de Rajoy

La mayoría absoluta de Rajoy ha sido el peor camino para salir de la crisis. El programa que presentó a las elecciones era de cartón piedra. Daba igual...

Esperando a los bárbaros

En apenas tres décadas se ha generado una imperceptible fusión de aquella buena nueva de la Democracia con el Imperio de siempre.

Voto soberano y legitimidad

Cuando Rodríguez Zapatero cambió su papel de presidente elegido por el pueblo por el de heroico cumplidor de un deber impuesto por las circunstancias y por las instancias europeas, rompió su contrato con la soberanía popular formalizado en las elecciones generales. Dejó de ser el Zapatero presidente para convertirse en un Monti delegado por Europa.

El estado de la Nación de Rubalcaba

Tras haber pedido a Rajoy que dimita, Pérez Rubalcaba ha de afrontar el debate del estado de la nación con un planteamiento radical. No puede dirigirse a alguien a quien ya no reconoce legitimidad, sino aprovechar el momento para hablar a toda la sociedad. Una sociedad harta de discursos y debates que no traspasan las paredes de la aislada burbuja en la que malviven los políticos.

Hipotecas: el espíritu de la ley

Para la interpretación última de la letra de las leyes, siempre se echó mano del “el espíritu del legislador”: el objetivo de la ley. En el caso de la inaplazable revisión de la ley hipotecaria, en lugar de establecer unas insalvables barricadas con la casuística del pasado, conviene simplificar al máximo los objetivos, y adaptar a éstos las normas a establecer.

Europa: Retorno de los nacionalismos

Un íntimo amigo, pesimista él, considera que –un siglo después de su primer intento– Alemania ganará, por fin, la tercera guerra europea. Será la “guerra del euro”, o la guerra de la falsa unión monetaria. La guerra del imperialismo financiero.

Parábola de la trampa diabólica

El gobierno avalará a 12 bancos con una financiación de 42.000 millones de euros. Eso me recuerda que la crisis, cuyo penúltimo capítulo pasa por favorecer el despido “para crear empleo”, no es sino una crisis financiera. Y que parece que estamos en el día de la marmota: los bancos necesitan dinero para financiarse… Érase un empresario que tenía veinte trabajadores.

Otra perspectiva

El sistema financiero no es en este momento un agente efectivo en la reactivación económica. Tampoco las medidas de austeridad y de restricción del déficit contribuirán por sí mismas a fomentar el crecimiento y el empleo. Por otra parte, la principal consecuencia de la crisis en nuestra sociedad ha sido la destrucción estructural de cerca de dos millones de puestos de trabajo, que nunca se recuperarán de modo espontáneo.

¿Cuál es el cambio?

El imperio del centro-derecha de la falsa alianza franco-alemana, deriva a Europa hacia una vía muerta más peligrosa que la propia crisis financiera, dilapidando la Europa Política y la Europa Social, sin reforzar la Europa Económica.