#TEMP
domingo. 26.06.2022

Yo no me fío

nuevatribuna.es | 14.02.2011También parece razonable tomar nota de algún movimiento en el entorno de los violentos. Con mucha cautela y con mucha prudencia. Estamos escuchando cosas que hasta ahora no decían ¿Hasta qué punto se trata de un posado oportunista? ¿En qué medida se disfrazan con la piel del cordero para colar sus candidaturas electorales? Yo no me fío.

nuevatribuna.es | 14.02.2011

También parece razonable tomar nota de algún movimiento en el entorno de los violentos. Con mucha cautela y con mucha prudencia. Estamos escuchando cosas que hasta ahora no decían ¿Hasta qué punto se trata de un posado oportunista? ¿En qué medida se disfrazan con la piel del cordero para colar sus candidaturas electorales? Yo no me fío. Es muy posible que todo forme parte del engaño de siempre, pero es nuestra responsabilidad seguir con atención cada palabra y cada gesto.

Si leemos atentamente las declaraciones de sus nuevos portavoces y la letra de los estatutos de su enésima marca política, las expectativas se difuminan un tanto. Abogan ahora por la “superación” y la “reparación” de “todas las violencias”, cuando nunca antes, como es lógico, se presentaron como “partidarios” violencia alguna. Equiparan implícitamente, además, de forma inaceptable, como siempre, “las violencias” de los suyos y lo que consideran “las violencias” de los otros, es decir, del Estado.

Rechazan “cualquier clase de connivencia política y organizativa con la violencia”, cuando siempre desmintieron vinculación alguna con ETA, a pesar de las evidencia empíricas en contra, y de las sentencias judiciales múltiples que prueban lo contrario.

La clave de la veracidad en el supuesto cambio estratégico en el radicalismo abertzale sigue estando en las palabras del Ministro del Interior. “O ETA se disuelve, o los radicales condenan a ETA” Y ninguna de estas dos condiciones se han dado hasta ahora. Ni ETA ha cerrado, ni su coro habitual se lo ha exigido. Por tanto, lo dicho, sigamos con atención los movimientos, pero yo no me fío.

La decisión sobre la legalidad o la ilegalidad de un partido político o de una candidatura electoral no recae en las instancias políticas, ni siquiera en el Gobierno. La decisión la adoptarán los Tribunales de Justicia, tomando como base algo más que las palabras más o menos sinceras de los portavoces radicales, y algo más que la literalidad de unos estatutos redactados con un fin claramente utilitarista, como lo demuestra la fecha cuasi electoral en la que se han registrado.

Esperemos pues su veredicto. Pero yo celebraré la evitación del riesgo de que los terroristas y sus cómplices ocupen escaño alguno en las mismas instituciones democráticas que pretenden dinamitar.

Mientras tanto merece la pena también desenmascarar algunas conductas de una bajeza insólita. Señalar al Gobierno de España que más éxitos ha logrado en el combate a ETA como sospechoso de connivencia con los terroristas va más allá del error o la mentira. Resulta simplemente miserable. Y demuestra que algunos parecen preferir la vigencia del monstruo antes de su muerte a manos del adversario político.

Rafael Simancas | Diputado del PSOE en el Congreso

Yo no me fío
Comentarios