lunes. 15.04.2024

WWW.sindecisiones.com

NUEVATRIBUNA.ES - 7.12.2009...De hecho, se rumorea que desde un poblado mandinga con posibilidades de conexión ADSL se creó en un santiamén una célula de internautas que pedía la dimisión de González Sinde, muy conocida por aquellas latitudes aunque pueda parecer extraño. Ya nada lo es en la era de Internet. Ni siquiera que Sinde sea ministra.
NUEVATRIBUNA.ES - 7.12.2009

...De hecho, se rumorea que desde un poblado mandinga con posibilidades de conexión ADSL se creó en un santiamén una célula de internautas que pedía la dimisión de González Sinde, muy conocida por aquellas latitudes aunque pueda parecer extraño. Ya nada lo es en la era de Internet. Ni siquiera que Sinde sea ministra.

Tampoco que, en cuestión de segundos, te armen un belén cibernético en el que entra de todo como en www.botica.com. Desde la frontal y lógica oposición al cierre de páginas web (una defecación gubernamental de alta velocidad) al conflicto por las descargas ilegales o la defensa a ultranza de las nuevas tecnologías por parte de Mariano pese a que él ni sabe cómo se cambia la cinta de la Olivetti. Aunque cosa bien distinta debería ser la libertad de expresión al gorroneo intelectual es mucho más sencillo trocear esta macedonia que elaborar la complicada receta que delimite el acceso del internauta y los derechos del autor. Obviamente, yo no la tengo. Por eso igual no soy ministro y mira que me veía yo preparado desde que lo fue Espe.

No tener la solución no significa desconocer el problema. Ni tampoco eludir que alguna regulación debe haber. Quienes apelan a la libérrima opción del todo vale son los mismos que, de tener una mercería, no te harían descuento ni en el hueco del ojal. Lo que venden lo cobran. Nadie se alinea en esta tendencia por convencimiento sino por interés. Es decir, si en vez de usuario filosero de un producto musical fueses el compositor te pasarías esa libertad que evocas por el mismo arco que pasas tú sus derechos cuando descargas una canción.

A esta regla casi general caben un par de excepciones de creadores ‘perroflaúticos’ que están encantados de entrar en el top ten del pirateo. En ambos casos se trata de artistas que tienen pocos problemas por ello. Aunque no tenga nada que ver, más o menos los mismos que tienen con sus cuentas corrientes. Así cualquiera, diría algún malpensado. Uno se resiste a aceptar que entre la secta superenrollada de los ‘bebechaos’ y el braseo de don Ramón-Sin (descargas) habrá un término medio como entre la acelga y el chuletón de Ávila siempre podemos encontrar una pechuguita de pollo. Por cierto, en contra de las insidias que contra él se propagan se descarta que el último disco vendido por Ramoncín fuese en formato de pizarra.

Igual que digo una cosa digo otra. Ya que uno se arriesga a la lapidación cibernética por estas consideraciones también apuntar que exageraciones las justas. Lo digo por esas consignas elegidas por los músicos para hacer valer sus garbanzos. Eso de ‘La música es cultura’ en un país en el que el Dioni y Jesulín editaron un disco no deja de tener una dosis importante de atrevimiento. Con la otra estoy algo más de acuerdo. Me refiero a esa de ‘La música es empleo’. Al menos en el caso de Los Sabandeños, sin duda.

Germán Temprano es escritor y periodista

JAULA DE GRILLOS

WWW.sindecisiones.com
Comentarios