<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
martes. 06.12.2022

Unas notas sobre el tema de las pensiones

NUEVATRIBUNA.ES - 29.1.2010Es, por desgracia, un tema de actualidad porque ocurre siempre que en los períodos de crisis nos acordamos de Santa Bárbara. Es un tema recurrente y siempre de forma negativa y, sin embargo y al igual que el teatro, parece tener siempre una mala salud de hierro.
NUEVATRIBUNA.ES - 29.1.2010

Es, por desgracia, un tema de actualidad porque ocurre siempre que en los períodos de crisis nos acordamos de Santa Bárbara. Es un tema recurrente y siempre de forma negativa y, sin embargo y al igual que el teatro, parece tener siempre una mala salud de hierro. Es también ahora un gancho en el que agarrarse para los neoliberales, ahora que han salido derrotados en sus esquemas analíticos e ideológicos con la crisis financiera mundial, causa y consecuencia de la recesión mundial. Pero aquí no va a colar. Es verdad que se está produciendo un aumento lento de la proporción de la población pasiva sobre la activa y que la Unión Europea tendrá trabajo para las próximas décadas, pero no ahora ni para España. Nosotros tenemos al menos 2 colchones para salvaguardar el sistema de pensiones en al menos 2 décadas. Veamos:

a) El primer colchón es nuestra baja proporción de ingresos por impuestos (tax revenue) respecto a los países de la Unión. Según datos de Eurostat1 en el año 2006 (últimos datos que presenta la oficina de recogida de datos) España tiene una participación de ingresos públicos (incluidos la Seguridad Social) del 37,1%, frente a la media de la Europa de los 13 que es del 41,8% y la de los 27 que es del 41,2%. Francia participa en un 46,1%, Italia en un 42,6, Alemania un 40,6%, e incluso la liberal Gran Bretaña nos supera con un 39%. Si hemos sobrepasado ya el billón de euros de PIB, eso significa que cada punto de participación de los ingresos públicos respecto al PIB son algo más de 10.000 millones de euros en términos absolutos. Sólo con situarnos en la media de los 27 -que no es mucho pedir- ganaríamos 3,9% punto porcentuales (41,2% menos 37.3%), lo que representa 30.900 millones de ingresos nuevos por año para las arcas públicas. Con esta cifra tenemos garantizado el sistema de pensiones para al menos dos décadas. Además, después de la crisis y por obra de un mayor aumento del fraude en algunos impuestos, la brecha entre esta proporción de gasto público por PIB ha aumentado en España frente a la Unión Europea. El que tenga dudas que compare la caída de la recaudación en España en impuestos como el IVA, Sociedades o Rentas, y la caída de los ingresos derivados de estos mismos impuestos en nuestros vecinos europeos. Por tanto, menos demagogia y más integrarnos en Europa a todos los niveles, también en nivel de gasto público por PIB y de gasto público social por PIB, gasto este aún más retrasado que el gasto público global respecto a la Unión Europea.

b) El segundo colchón son los inmigrantes, porque estos representan en los primeros años una proporción de activos sobre pasivos mucho mayor que la media de los residentes en cada momento. Es verdad que tarde o temprano se produce una integración que igualan proporciones, pero es una espita que se puede utilizar en determinados momentos. Ahora se está haciendo lo contrario, es decir, por miedo a la demagogia del P. P., se está cayendo en el error de espantar e inhibir la inmigración por motivos electorales. Somos conscientes de los desaguisados que puede llevarnos un gobierno tardofranquista de los populares, pero la política sirve para cambiar las cosas y no para mantenerse en el poder a toda costa hasta desvirtuar los programas. Esto al menos desde la izquierda. Para la derecha sólo cuenta el poder, sea a través de las urnas o a través de las armas.

c) El tercer colchón en realidad se producirá mediante un acortamiento de los efectos nocivos sobre las futuras pensiones del aumento de pasivos sobre activos por otros aspectos generales: c1) tarde o temprano se producirá una igualación de la productividad de la economía española que permita conseguir un mayor excedente y, por tanto, un aumento de las posibilidades de financiación de los pasivos; c2) los negros vaticinios sobre el aumento de la esperanza de vida, ni son lo que se dicen, ni tampoco va aumentar indefinidamente. Lo primero porque es falso ese aumento, porque la esperanza de vida es la vida media de los españoles en cada momento y los aumentos reales de vida media se producirán sólo por mejoras sanitarias que permitan llegar a mayores a más personas; lo segundo, porque ya estamos cerca del límite de la esperanza de vida según los datos estadísticos en comparación con el resto de los países del mundo: estamos en la “champions league” clasificados. Falsedad sobre demagogia o demagogia sobre falsedad.

Una conclusión y una necesidad: fue un error el pacto de Toledo de los sindicatos y debe romperse. Carece de racionalidad económica que la financiación de las pensiones contributivas deba hacerse necesariamente y exclusivamente con las cotizaciones. Nada está escrito que deba hacerse así desde el punto de vista del crecimiento, desde el punto de vista de la redistribución de la riqueza o de la financiación de los componentes -o de alguno- del Estado de Bienestar. Tarde o temprano parte de las pensiones habrán de financiarse con los presupuestos del Estado, porque las pensiones son un pilar más del Estado de Bienestar, en pie de igualdad con la Sanidad, la Educación, el Desempleo y la Dependencia, componentes que no se financian con ninguna cotización, sino con el conjunto de los impuestos. Los sindicatos tienen una respuesta fácil al Gobierno de la Nación, a los autonómicos y al demagogo del Sr. Montoro del P. P.: igualémonos primero con Europa en los ingresos (impuestos) dedicados a financiar los diversos componentes del Estado de Bienestar por PIB y luego -dentro de varios lustros- hablamos de las pensiones. Así, sin complejos. Y si tienen dudas, que estudien o que lleguen a ministros estudiados (por el Sr. Corbacho).

Antonio Mora Plaza - Economista.

Unas notas sobre el tema de las pensiones
Comentarios