#TEMP
sábado 28/5/22

Una responsabilidad de toda la sociedad

NUEVATRIBUNA.ESEn estos días se celebra en Seúl el XVIII Congreso Mundial sobre Seguridad y Salud en el Trabajo, organizado conjuntamente por la OIT y la AISS.Según el Informe presentado, con los últimos datos disponibles, el número estimado de accidentes de trabajo mortales y no mortales ha crecido, mientras que el número total de muertes profesionales ha bajado levemente debido a las enfermedades profesionales.
NUEVATRIBUNA.ES

En estos días se celebra en Seúl el XVIII Congreso Mundial sobre Seguridad y Salud en el Trabajo, organizado conjuntamente por la OIT y la AISS.

Según el Informe presentado, con los últimos datos disponibles, el número estimado de accidentes de trabajo mortales y no mortales ha crecido, mientras que el número total de muertes profesionales ha bajado levemente debido a las enfermedades profesionales. En su conjunto, el informe señala que la cifra total de muertes por accidentes y enfermedades profesionales en el mundo bajó levemente entre 2001 y 2003, de 2,38 a 2,31 millones.

Teniendo en cuenta la poca fiabilidad de los datos registrados por enfermedades profesionales, incluso en países desarrollados como el nuestro, y a pesar de ello, las cifras son espeluznantes.

Hay pocas causas que a nivel mundial originen tantas muertes y que, sin embargo, pasen tan silenciosamente. Al castigo divino de ganar el pan con el sudor de la frente, al parecer sólo para algunos, se une la lesión, la enfermedad y el dolor para los mismos que, aunque no formaban parte del castigo divino, si forman parte de las consecuencias de la irresponsabilidad y la avaricia humanas.

Como en todos estos actos, el XVIII Congreso ha aprobado una solemne “Declaración de Seúl sobre Seguridad y Salud en el Trabajo” cuyo primer punto afirma que la Seguridad y Salud en el Trabajo es responsabilidad de la sociedad en su conjunto y que todos los miembros de la sociedad deben contribuir a alcanzar este objetivo.

El pasado año 2007 se produjeron en nuestro país, según datos oficiales, un total de 934.351 accidentes de trabajo con baja y de ellos 844 fueron mortales. A estos datos hay que sumar las bajas por enfermedades profesionales, que por distintas causas conocidas, no gozan de ninguna fiabilidad para el registro y análisis de la realidad.

Los medios de comunicación y las audiencias, mientras tanto, nos seguimos preocupando más del esguince de un deportista o la cogida de un torero.

Gregorio Benito Bartres - Analista de Salud Laboral.

Una responsabilidad de toda la sociedad
Comentarios