sábado 4/12/21

Una huelga de pelotas

NUEVATRIBUNA.ES - 6.11.2009Si señor, eso es lo que se le viene encima a Zapatero. Antes – y amagan de nuevo – se la hicieron los de las puñetas y ahora amenazan los de las pelotas. Pide paso este nuevo proletariado inmigrante, que no arriba en patera, sino en jet privado y al que reciben, no los de Cruz Roja, sino estadios llenos de gente con pompa y circunstancia.
NUEVATRIBUNA.ES - 6.11.2009

Si señor, eso es lo que se le viene encima a Zapatero. Antes – y amagan de nuevo – se la hicieron los de las puñetas y ahora amenazan los de las pelotas. Pide paso este nuevo proletariado inmigrante, que no arriba en patera, sino en jet privado y al que reciben, no los de Cruz Roja, sino estadios llenos de gente con pompa y circunstancia. Nuevo obreraje que se viene a añadir a la clásica formulación de Marcelino: “los del mono azul y los de la bata blanca” y ahora … los del brillante en la oreja. ¿Cómo pretende este Gobierno social – feminista (más lo segundo que lo primero) que los héroes del circo que encandilan y adormecen a las masas paguen como un profesional nativo cualificado cualquiera, hasta el ¡ 43 %! de sus ingresos brutos (o bestias)? Pues por eso van a parar, para que vean lo que valen unas bolas (de oro) y van a dejar las radios con música de orquesta, las teles con series de esas enlatadas para pasar el tiempo y los estadios silenciosos, con el siseo de los aspersores regando el cesped sobre el que sufren y sudan cada semana. Claro, como los sindicatos no le hacen la huelga general que quisiera la derecha a ZP, pues se la tienen que hacer los privilegiados. ¿O es que los ricos, en este caso riquísimos, no van a tener derecho como los pobres? Y los patrones (esos tipos que se llaman unos a otros “presidente” con énfasis regio, como si fuesen algo más que los gerentes de un negocio deportivo) lanzan advertencias a siniestro y reciben apoyos a diestro (los peperos se apuntan a todo con tal que no se les miente el Gürtel). ¡Ahora sí que se hunde España! (bueno eso a Laporta no es lo que más le procupa) ¿Se imaginan un domingo sin fútbol, paseando con los niños, viendo una peli, jugando al parchís como antes o a la “play”? ¡Qué vacío tan inmenso!

Hasta a alguno se le puede ocurrir pensar que esto de la crisis maldita es cosa del capitalismo y ya empezamos otra vez con la funesta manía de pensar … Muchos, sin duda los descreídos y raros de siempre, nos frotamos las manos ante esta perspectiva. Una huelga de estrellas, mejor que una huelga de “estrellaos”, que casi siempre acaban mal. Y que sea una huelga indefinida. Para que aprendan lo que es una caja de resistencia, que experimenten la angustia de los obreros de la Opel y que tengan que vender las piedras esas que se ponen en sus partes visibles e invisibles para dar de comer a sus niños. Un huelgon hasta que el balompié vuelva a ser un deporte, en el que los clubes sean asociaciones y fomenten la cantera entre los jóvenes. Hasta que se acabe la vergüenza de pagar a un señor, por correr en calzoncillos, en un año, lo que jamás ganarán en su vida los cirujanos que salvan a diario la vida a miles de personas, los científicos que investigan el cáncer, los militares que pelan guardia en Afganistán o los policías que se la juegan en la lucha contra el terrorismo.

Sí, soy consciente que dirán algunos que esto que escribo es demagogia. Puede ser, pero que pague más el que más tiene es justicia social, se pongan como se pongan. Muchos somos los que deseamos que el Gobierno aguante el tirón esta vez y no le flaqueen las canillas. Que estas cosas son las que hacen falta para que las encuestas empiecen a cambiar de sentido.

Pedro Diez Olazábal participó en la fundación del Sindicato de Enseñanza de CC.OO y ha estado siempre vinculado a los movimientos sociales. Ha desempeñado los cargos de Alcalde de Arganda del Rey, diputado de la Asamblea de Madrid y Vicepresidente Tercero, portavoz en la Comisión de Medio Ambiente y Presidente de la Asamblea de Madrid.

Una huelga de pelotas
Comentarios