#TEMP
domingo. 26.06.2022

Un puñetazo sobre la mesa

Con frecuencia los árboles impiden ver el bosque, y los hombres y las instituciones se empeñan en transitar por caminos impropios. Esto es lo que está sucediendo con el gobierno y sus gentes. Hace un año iniciaron un camino marcado por los mercados, y los mercaderes.

Con frecuencia los árboles impiden ver el bosque, y los hombres y las instituciones se empeñan en transitar por caminos impropios. Esto es lo que está sucediendo con el gobierno y sus gentes. Hace un año iniciaron un camino marcado por los mercados, y los mercaderes. Es un camino que debería ser ajeno a un gobierno socialista y sobre todo es un camino que esta causando dolor y sufrimiento a los socialistas, a los ciudadanos que votaron este gobierno, a los trabajadores y trabajadoras que sufren los recortes, a los parados que pierden hasta la esperanza.

Recientemente Ignacio Fernandez Toxo, secretario general de las Comisiones Obreras, llamó a los militantes socialistas a dar “un puñetazo sobre la mesa” porque las medidas que el gobierno está impulsando no solo son malas, sino que están «colocando una alfombra azul a modo de pasarela» para que «la derecha» llegue a la Moncloa.

Pero no hay más ciego que el que no quiere ver, ni más sordo que el que no quiere oír, y el socialismo español está ciego y sordo, incluso cuando protesta no se le entiende, o no se explican, recientemente un articulo publicado en El País y crítico con una política por considerarla lejana a sus principios, insiste en justificar las medidas de Gobierno, añadiendo la coletilla de que pese a sus fallos e impopulares, las medidas tomadas son absolutamente necesarias para evitar males mayores. ¿Por qué continuar por ese camino?

¿No saben que no todo el mundo pierde en esta crisis? ¿No saben, por ejemplo, que los beneficios de la banca (el dato se refiere a los 15 mayores bancos europeos y estadounidenses), aumentó un 2,9%, mientras la retribución de sus ejecutivos aumentó un 36%? ¿No saben que el banco Santander está entre los grandes del mundo y en los últimos cuatro años, marcados por la crisis, ha ganado 35.000 millones de euros, de los que 18.800 millones han ido al bolsillo de los accionistas, según afirmó recientemente Emilio Botín? ¿No saben que las medidas para salir de la crisis las están imponiendo los mismos que la provocaron? ¿No ven la voracidad de los mercados? ¿No ven la prima de riesgo un día y otro día? ¿No ven lo que sucede con Grecia y sus trabajadores? ¿No ven a los indignados en la calle? ¿No saben que si continúan por este camino serán sustituidos por los genuinos representantes de la derecha? ¿No saben que de seguir así toda España se teñirá de azul durante años? ¿No saben lo que es responsabilidad histórica? ¿No quieren que Alfredo Pérez Rubalcaba gane las próximas elecciones generales? Pues alguien tiene que dar un puñetazo sobre la mesa y buscar un camino de salida de la crisis diferente, y hacerlo antes de que sea demasiado tarde.

Un puñetazo sobre la mesa
Comentarios