#TEMP
miércoles. 17.08.2022

Terremotos en Cataluña, valoración de urgencia de las elecciones autonómicas

fotonoticia_20171221090028_640 (1)

1.- La suma de los cuadrados de los catetos no siempre es igual, en el terreno de la política, al cuadrado de la hipotenusa. Un ejemplo de ello es que el grupo no independentista ha tenido más votos que el independentista y, sin embargo, cuenta con menos diputados. Se debe, como es sabido, a las convenciones de la Ley d´ Hondt, que no discuto pero sí señalo interesadamente.

Sabemos, gracias a Paco Rodríguez de Lecea, que Heráclito dejó escrito esta sentencia: «Si no esperas lo inesperado, no lo reconocerás cuando llegue, porque es misterioso e indescifrable.» Algo se barruntaba Paco desde la vieja Atenas. Algunos terremotos «inesperados» intuía.

Primer temblor de tierra: Inés Arrimadas al frente de Ciudadanos es el partido más votado. La primera vez que una formación no catalanista gana unas elecciones autonómicas en Cataluña. La primera organización, además, en los barrios populares de Barcelona y en el viejo cinturón que antes llamábamos rojo. Un huracán que se ha llevado por delante al Partido Popular, reduciéndolo a irrelevancia. Constatarlo no equivale a felicitarse. Desde luego, no creo que sea ni misterioso ni indescifrable.

Segundo temblor de tierra: Esquerra ha visto que los pronósticos que la situaban como primera fuerza -e incluso por encima de los de Puigdemont- eran exagerados. El pragmatismo minimalista de los deJunqueras ha sido sobrepasado por la liturgia exasperada del hombre de Bruselas.

Tercer temblor de tierra: Xavier Doménech pierde 3 diputados, no gana en ningún distrito de Barcelona, quedándose en quinto lugar. Tal vez sus repetidos meandros políticos le han jugado esa mala pasada. Colau en entredicho. Un golpe también para los podemitas de otras latitudes.

Cuarto temblor de tierra: Mariano Rajoy es enviado al Hades. Decimos Rajoy y no Albiol porque el hombre de Pontevedra ha sido el factótum de la campaña electoral del PP en Cataluña. El sanedrín pepero intentará exculpar a Mariano punto, pero este caballero ha sido tocado en lo más sensible. En cierta medida también este resultado es inesperado, porque emigrar al grupo mixto es demasiado para la formación que gobierna España. Un inciso: tal vez Ciudadanos les pague el aguinaldo para que puedan conformar grupo. Una generosidad que siempre echará a la cara Rivera a Rajoy.

Pequeño temblorcillo de tierra: Miquel Iceta salva unos pocos muebles. Sólo un diputado más.

2.- Mayoría de votantes no independentistas, de un lado; mayoría absoluta de los independentistas en el Parlament. Con este dato, reitero, no se impugna el resultado, simplemente se deja explícito el dato. El reparto de la túnica sagrada tiene esas paradojas, inesperadas -a lo Heráclito- o no.

En resumidas cuentas, un gobierno independentista sin independencia o con la independencia al baño María. Un cuadro político con más derecha; y una izquierda cojitranca que sólo remontará si es capaz de encontrar la explicación de sus propios terremotos y no le echa la culpa al maestro armero.


Artículo publicado en el blog 'Metiendo Bulla'.

Terremotos en Cataluña, valoración de urgencia de las elecciones autonómicas