#TEMP
sábado 28/5/22

Sol, playa y libros

Comienza agosto. El pistoletazo de salida tradicional para las vacaciones en España. El mes en el que las playas se abarrotan aún más (aunque pareciera imposible), los pueblos de la sierra multiplican su población hasta límites insospechados y, en general, las grandes ciudades se vacían. Llega el mes para disfrutar de la familia 24 horas al día, de tomar el sol, bañarse y leer.
Comienza agosto. El pistoletazo de salida tradicional para las vacaciones en España. El mes en el que las playas se abarrotan aún más (aunque pareciera imposible), los pueblos de la sierra multiplican su población hasta límites insospechados y, en general, las grandes ciudades se vacían. Llega el mes para disfrutar de la familia 24 horas al día, de tomar el sol, bañarse y leer. Cargar con todos esos libros que hemos ido aparcando en las estanterías, “para cuando tenga tiempo”, y disfrutarlos. O eso dice nuestra clase política actual, que cada año, verano tras verano, asombra con su originalidad afirmando que durante las vacaciones aprovecharán para dedicarle tiempo a una de sus aficiones preferidas (siempre dicen que lo es).

Este año, curiosamente, he leído muy pocas declaraciones sobre las lecturas elegidas, y casi todas se referían al mismo título: el último best-seller de Ruiz Zafón. No seré yo quien diga que el “El juego del ángel” no es una entretenida lectura veraniega, pero hay reediciones de clásicos y nuevos títulos que también se merecen una oportunidad este agosto.

“Los hombres que no amaban a las mujeres” es la primera novela de la serie Millenium del autor sueco Stieg Larsson (fallecido prematuramente en 2004). A medio camino entre la intriga policíaca y la denuncia social, la trama se centra en la resolución de un asesinato ocurrido en los años 60, trabajo para el que son contratados los protagonistas: Mikael Blomkvist y la investigadora Lisbeth Salander. Directa, ágil, entretenida y con mucho más que un simple asesinato que contar, Larsson es una lectura más que recomendable.

Y otra primera parte de una trilogía, de otro subgénero literario, “Marte Rojo”, de Kim Stanley Robinson. En el año 2026, cien colonos, cincuenta mujeres y cincuenta hombres, viajan a Marte con la idea de que “si el hombre no se puede adaptar a Marte, hay que adaptar Marte al hombre”. Y así comienza un viaje a través no sólo del espacio, sino de la naturaleza humana, de la verdad de las relaciones que somos capaces o no de establecer que nuestros semejantes y con nuestro entorno. Una gran obra de la Ciencia Ficción que plantea con crudeza cómo somos, y no cómo querríamos ser.

Leónidas murió hace generaciones defendiendo Esparta de los persas. Su memoria es honrada y sus principios siguen sólidos, pero la suerte de los espartitas está a punto de cambiar. Atenas ha decidido plantar cara. “Hijos de Esparta”, de Nicholas Nicastro, es la crónica de los últimos días de la gloria de una gran ciudad dedicada al honor y al valor. Con riqueza de detalles, pero sin caer en lo pesado, la novela te transporta a aquella tierra, a la mente de los espartanos, con un ritmo vibrante y mucha acción.

Y por último, un clásico, “El vizconde de Bragelonne”, de Alejandro Dumas, que la editorial Edhasa ha decidido rescatar. Han transcurrido 30 años desde las primeras aventuras de D’Artagnan, Porthos, Athos y Aramis. Sus caminos se han separado tiempo atrás, pero su amistad y fidelidad sigue intacta, y un gran secreto, el misterioso personaje de la máscara de hierro, reunirá a los cuatro amigos en una nueva aventura llena de envidias, pasiones, juegos de corte y alcoba y, sobre todo, amistad.

Y si alguno de estos títulos le atrae, o cualquier otro, pero no quiere cargar con ello, no se preocupe. La mayoría de los ayuntamientos de la costa han aprobado la presencia de bibliobuses en sus costas. Una forma barata y cómoda de llevarse el libro a la playa. Ya no hay excusas.

Sol, playa y libros
Comentarios