#TEMP
viernes 27/5/22

Salarios y productividad

nuevatribuna.es | 14.02.2011Sobre esto, lo más sensato que he escuchado son las palabras de Juan Antonio Maroto, profesor de la Complutense, en una aparición televisiva esta semana.

nuevatribuna.es | 14.02.2011

Sobre esto, lo más sensato que he escuchado son las palabras de Juan Antonio Maroto, profesor de la Complutense, en una aparición televisiva esta semana. Utilizó el símil de una farmacia tradicional, donde pedimos un medicamento, el dependiente se mete en el almacén, nos lo trae, lo pagamos y nos vamos; pagarle un salario con arreglo a la productividad sería pagarle conforme al número de medicamentos que despacha. Imaginemos, ahora, una farmacia tecnificada, donde el medicamento se pide a través de un teclado, y un robot de almacén lo busca, lo encuentra y lo manda por una cinta transportadora. Un dependiente así despachará mucho más. ¿Habrá que pagarle en proporción a lo que despacha? El interlocutor que habían puesto a Maroto, contestó con entusiasmo – como buen liberal doctrinario – que sí. ¡Y el buen hombre pasa por profesor en una escuela de negocios!

Pues claro que no se paga al dependiente con arreglo a su productividad. Para eso existe la negociación colectiva, ¿es que no se han enterado? Sólo tenían que haber reparado en la reacción de la CEOE a la propuesta de Merkel. El dueño de la farmacia más capitalizada cuenta con la negociación colectiva – y no la de empresa, sino la sectorial – para pagar a su dependiente con arreglo a la productividad del dependiente menos productivo, y confía en que el sindicato acepte por solidaridad con el menos productivo (no es su culpa, sino de su patrón que no quiere invertir) pues con un salario más elevado la farmacia tradicional tendría que cerrar y su empleado se iría al paro.

Esto es, precisamente, lo que predice la Teoría: que el salario de todos se paga con arreglo a la productividad del empleado menos productivo (más pequeños ajustes llamados “primas de rendimiento”), no conforme a la productividad de cada cual. Es lo que se llama la productividad marginal. ¿Dónde estaría tanto sesudo tecnócrata el día que explicaron esa lección? Incluso si se quiere explicar la cosa con la teoría alternativa de los “salarios de eficiencia”, basta con pensar un poco para darse cuenta de que al trabajador más productivo se le paga siempre menos, proporcionalmente a su rendimiento, que al menos productivo. De otra forma, no tendría sentido que los empleadores capitalizaran sus empresas para incrementar la productividad de los empleados, ¿o sí?

Enrique Viaña | Catedrático de Economía Aplicada. Universidad de Castilla La Mancha

Salarios y productividad
Comentarios