<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 03.02.2023

Profesionales de la salud en España: ¿Necesitamos más?

NUEVATRIBUNA.ES - 20.7.2010...y para ello se abrieron varias facultades de medicina, la mayoría privadas, y se incrementó el número de plazas de formación de las ya existentes.
NUEVATRIBUNA.ES - 20.7.2010

...y para ello se abrieron varias facultades de medicina, la mayoría privadas, y se incrementó el número de plazas de formación de las ya existentes.

Ya en ese momento, algunas personas y entidades (FADSP, OMC,) señalamos que se estaban ofreciendo informaciones incompletas y desde luego sesgadas como puede comprobarse en el libro “los profesionales de la salud en España” editado en 2008 por la Fundación Sindical de Estudios.

El resumen de la situación es el siguiente: aunque no está claramente definida la necesidad de profesionales de la salud, la densidad (número de profesionales /1.000 habitantes) deseable suele calcularse por comparaciones entre países de un nivel de desarrollo y sistema sanitario parecidos. En todas las comparaciones la situación de la densidad médica de España es elevada (3,6 frente a 3,02 de promedio según los datos de la OCDE 2010 y también se sitúa por encima del promedio de la UE). De hecho, la OMS en sus estadísticas de salud 2010 coloca a España entre los países con una elevada densidad médica. Por el contrario, la densidad de los profesionales de enfermería es baja (6,6 frente a un promedio de 8,6 de la OCDE, diferencia que también se produce con la UE y que es mucho mayor si se consideran los países con sistemas nacionales de salud). Por lo tanto, la necesidad de médicos de España no se sostiene, y en cambio lo que está claro es que faltan profesionales de enfermería.

El asunto es más problemático si se tiene en cuenta que en nuestro país el número de nuevos licenciados de medicina se está incrementando hace tiempo (incremento del 3,3% anual frente al 2% de promedio de la OCDE) y que, pese a lo que se publicita, la inmigración de profesionales médicos es muy superior a la de médicos españoles que van a trabajar al extranjero (hay 3,3 médicos nacidos en el extranjero que trabajan en España por cada médico español que trabaja en otro país), y que aunque el saldo migratorio en enfermería es también positivo, se acaba de producir un cambio en esta titulación, que pasa de 3 a 4 años, lo que supone una promoción menos en los próximos diez años. Lo previsible es que en los próximos 10-15 años (un médico tarda 10 años como mínimo en su formación: licenciatura más especialidad) se produzca un claro exceso de médicos, y se conoce que ya empiezan a existir médicos en las listas del desempleo.

Es evidente que el sistema sanitario en España tiene algunos problemas en cuanto a la inflexibilidad de la formación de especialistas, que impide la adaptación de la titulación a las necesidades asistenciales, que deberían haberse solucionado con una normativa sobre troncalidad en la formación de especialistas que no acaba de producirse. Otro tanto puede decirse de las competencias de los profesionales de enfermería que están infrautilizados en una organización en exceso medicalizada.

Si las cosas están tan claras ¿por qué se produjo esta intoxicación mediática? Hay varios motivos, seguramente coincidentes: por un lado, los interesados en poner en marcha facultades de medicina privadas necesitaban un “clamor popular” que favoreciera sus intereses económicos; por otro, las propias facultades públicas están interesadas en ampliar el número de alumnos porque de ello dependen los recursos (profesorado, etc) y la influencia. Además los empleadores (los empresarios privados y las propias administraciones sanitarias públicas) están interesados en que exista un excedente de profesionales que les permita deteriorar las condiciones profesionales y laborales que ofrecen. Pero sobre todo hay que considerar el papel de la supuesta “autoridad sanitaria” (el Ministerio de Sanidad y Política Social) que en esto, como en el caso de la gripe A H1N1, ha preferido ceder a la presión mediática antes que afrontar con seriedad y datos contrastados los problemas planteados.

Marciano Sánchez Bayle - Presidente de la International Association of Health Policy, Director del Observatorio sobre Políticas de Salud de La Fundación 1º de Mayo y Portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

Profesionales de la salud en España: ¿Necesitamos más?
Comentarios