sábado 4/12/21

PP. El Partido Perezoso

NUEVATRIBUNA.ES - 25.1.2010...Parece que en Génova dejan que su trabajo lo hagan periodistas y tertulianos, en particular la gavilla de plumíferos amigos, algunos jueces, la patronal y los obispos.La mejor caricatura de Rajoy es la de Peridis, que, desde hace años, le representa tumbado y fumándose un puro. Más que un dibujo es un retrato sicológico. Y si el jefe trabaja poco, los demás dirigentes no se esfuerzan.
NUEVATRIBUNA.ES - 25.1.2010

...Parece que en Génova dejan que su trabajo lo hagan periodistas y tertulianos, en particular la gavilla de plumíferos amigos, algunos jueces, la patronal y los obispos.

La mejor caricatura de Rajoy es la de Peridis, que, desde hace años, le representa tumbado y fumándose un puro. Más que un dibujo es un retrato sicológico. Y si el jefe trabaja poco, los demás dirigentes no se esfuerzan. Es lo normal, pero la culpa no es de ellos; es del presidentísimo Aznar, que hizo el partido a su imagen y semejanza: les entregó el programa, el libro de estilo (de mal estilo), el manual de instrucciones y nombró a su sucesor a dedazo. Luego se le ha visto arrepentido, porque, él, que es muy laborioso, con esos múltiples empleos -con Murdoch, en una financiera, organizando carreras de coches con el yernísimo y, sobre todo, soltando en varios idiomas (es un hombre babélico) su discurso de “extremo centro”-, no ve con buenos ojos que ahora su lugar lo ocupe un gandul. Tan gandul, que no se ha molestado en elaborar una estrategia para ganar las elecciones y ha copiado la que Aznar diseñó contra Felipe González, que, ante un PSOE desgastado por 14 años de gobierno y los casos de corrupción, le llevó a la Moncloa con un mensaje regeneracionista de centro envuelto en abundante crispación. Pero eso ya no cuela, porque el viaje al centro quedó en nada, y con el caso Gurtel, Palma Arena y otros sumarios sobre corrupción a sus espaldas lo del regeneracionismo es difícil de vender. Entonces, ¿qué queda? Pues, si no hay ganas de trabajar, queda el método: la crispación aplicada a lo que vaya saliendo y pedir dimisiones a troche y moche. En esas andan y se apuntan a un bombardeo.

Que ZP saca 100 medidas contra la crisis (que ya son ganas de trabajar), pues se critican las cien y no se apunta ninguna. Que los obispos braman contra el aborto, pues se suman a los gritos olvidando lo calladitos que estuvieron cuando gobernaba el presidentísimo. Que se critica, con sobrados motivos, a Díaz Ferrán, pues defienden a Díaz Ferrán. Que ZP cierra la central nuclear de Garoña, pues critican el cierre. Que se quiere construir un cementerio nuclear, pues entonces se olvidan de lo anterior y se ponen en contra. Que, afortunadamente, Aminatu Haidar puede volver a su casa, pues sale Rajoy con los tomates acusando a ZP de traicionar a los huertanos. Que unos piratas secuestran el Alakrana, pues, invocando la gesta de Perejil, se echa la culpa al Gobierno por haber actuado mal antes, durante y después del secuestro, y por haber cedido ante los piratas. Que la trama Gurtel se ha descubierto, en parte, gracias a escuchas telefónicas del sistema SITEL autorizadas por el juez, pues se deslegitima el sistema, que se compró cuando gobernaba Rajoy, aunque la crítica coloque al PP junto a Batasuna y la mafia rusa. Que los insensatos que gobiernan en Vich (y en Torrejón) no quieren empadronar a los emigrantes, pues se pide la revisión de la normativa del padrón, que data de cuando gobernaba Rajoy y, de paso, se pide, endurecer la ley de extranjería que acaba de ser aprobada, pero Rajoy, olvidando que la adscripción de los colegios y los centros sanitarios es territorial, pide que se garanticen estos servicios a los emigrantes aunque no estén empadronados. Ahora, aprovechando que acaba de cumplirse un año del asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo, vuelven a sacar a la calle la propuesta de implantar la cadena perpetua. Mañana pedirán la luna, y pasado que los ríos vayan hacia atrás, todo con tal de enredar.

Si los votantes del PP siguen apoyando a Rajoy, es que se conforman con poco. Y si Zapatero pierde las elecciones con esta oposición, es como para echarlo de casa.

PP. El Partido Perezoso
Comentarios