#TEMP
sábado. 02.07.2022

Otros 23 de febrero

nuevatribuna.es | 24.02.2011Mis aspiraciones han sido cumplidas y satisfechas con la esplendidez propia de las personas que lo han hecho posible. Y digo esplendidez porque al acceder al salón donde tendría lugar el ágape, recorrer con la vista las múltiples mesas dispuestas con sus señalizadores de referencias: Barcelona, Valencia, Madrid...

nuevatribuna.es | 24.02.2011

Mis aspiraciones han sido cumplidas y satisfechas con la esplendidez propia de las personas que lo han hecho posible. Y digo esplendidez porque al acceder al salón donde tendría lugar el ágape, recorrer con la vista las múltiples mesas dispuestas con sus señalizadores de referencias: Barcelona, Valencia, Madrid...y en el trayecto hacia la mía, que ahora ignoro, manifesté a mi acompañante el deseo –era una broma para rellenar silencios- de ocupar la denotada con el nombre de Jerusalén…Por no alargar el preámbulo reseño que tras una serie de gestiones me vi sentado a dicha mesa compartiéndola con los colaboradores más cercanos al Presidente, incluido su médico personal. Quedé ubicado frente por frente a escasos metros de la presidencia que más tarde ocuparía el Sr. Peres separado por otra en la que puede que hubiera más ocupantes, pero que llenaba con su presencia entrañable, el también presidente aunque este de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes con quien hace nada…poco más de veinte años, compartimos ese tipo de tareas que te alejan una noche sí y otra también del sueño reparador.

Y dicho esto, que ya es mucho, precedido de una –para mí- singular, cercana y excelente presentación del otrora Ministro de Exteriores, Sr. Moratinos, Don Simón habló…y debiera añadir: ‘y esto es lo que dijo’. Pero llegado a este punto procedería hacer la transcripción de lo dicho a lo largo de más de una hora o callar. Porque la sensatez, emotividad, frescura, visión del futuro, despedida sin añoranzas del pasado, no es posible transmitirla fuera de contexto y, además, los múltiples periodistas presentes en el evento ya se encargarán de hacerlo con más oficio que el mío y con sus acertadas interpretaciones, traducciones de lo dicho u omitido, de los supuestos o no mensajes subliminales emitidos sobre Irán, Venezuela, Obama y Chavez, el mundo árabe, el canal de Suez y los barcos que lo transitan, el uso de gafas nuevas y espejos adecuados y el que aun cabe la esperanza de un mundo en paz, unido, en progreso…

Personalmente no me atrevo a interpretar ni a este ni a ningún adelantado de la paz… únicamente deseo dejar una reseña muy personal. Al final del evento pude estrechar su mano. Y debo decir que no es mano de acariciar. Es una mano firme, áspera, de quien aún la emplea para cavar tierras indefinidas o separar espinas de rosales imposible. Hablo, claro, de su mano diestra, quizás quien dirige este negocio del mundo que habitamos proporciona a cada ser las manos que en cada momento se necesitan, y la mano izquierda del Sr. Peres, Don Simón, sin duda tiene la suavidad del pétalo, la que propicia otros 23 de febreros, de paz sin sobresaltos ni salva patrias.

Santos Rejas Rodríguez

Otros 23 de febrero
Comentarios