#TEMP
lunes. 08.08.2022

Oliart y Telemadrid

NUEVATRIBUNA.ES - 15.11.2009PARA FUNDACIÓN SISTEMAEl título no es un error.
NUEVATRIBUNA.ES - 15.11.2009

PARA FUNDACIÓN SISTEMA

El título no es un error. El ex ministro de UCD, empresario, intelectual, hombre moderado y dialogante, se ha prestado, cuando no creo que personalmente tuviera un mayor interés en ello, a resolver una difícil papeleta: resolver la crisis creada por la dimisión del Presidente de la Corporación RTVE, Luís Fernández. Encontrar un nombre que suscitara el consenso imprescindible de los dos grandes partidos nacionales para asumir un cargo que despierta tantas polémicas no debe resultar sencillo, a la vista de casos similares, que a algunos se nos antojan de mayor trascendencia institucional. En contra de un núcleo de opiniones que ya están circulando profusamente, me atrevo a arriesgar la mía en el sentido de que Alberto Oliart puede desempeñar ese puesto con la máxima dignidad y eficacia…si hace oídos sordos y soporta con entereza el cúmulo de descalificaciones que ya está conociendo en función de su edad. La misma que Carlos Fuentes, por si sirve la referencia.

Después de haber sobrevivido a su etapa como ministro de Defensa en la secuela del golpe de Estado del 23-F y a las críticas por su empeño en introducir a España en la OTAN en una carrera contra el reloj antes de la victoria socialista de 1982, Oliart debe tener ya el caparazón muy duro para entender y aguantar que produzca sorpresa su designación y que se ponga de relieve su edad cuando la empresa que va a dirigir acaba de pasar por el trance de mandar al retiro a cientos de profesionales que traspasaron la barrera de los cincuenta y dos años. También debe saber Oliart que lo que se espera de él es que aplique su experiencia de momento difíciles a mantener el rumbo de unos medios públicos de comunicación que habían sabido generarse el respeto de la audiencia, sin perderla, con una programación bastante alejada de las tentaciones más vulgares y con una estimable dosis de pluralidad en los espacios informativos. Seguro, asimismo, que está al tanto de los problemas de gestión que se avecinan tras la desaparición de la publicidad como fuente de ingresos…Ante un cuadro tan poco placentero, convengamos en que el gesto de Alberto Oliart parece todo menos egoísta y merece ser valorado como una actitud responsable .Hay que tener, paradójicamente, el corazón muy joven para dar ese paso en un momento en el que la biografía no precisa ya de medallas.

Lo que acaba de ocurrir en RTVE me conduce inexorablemente a volver a exigir que el ejemplo de consenso en una figura aceptable por los grandes partidos, y sobre todo por la sociedad, se extienda inmediatamente a Telemadrid. No sé si quedará aún, dispuesto a aceptar esa carga, algún personaje del perfil de Oliart, pero de lo que estoy penosamente convencido es de que la voluntad política de la que ha hecho gala el gobierno socialista para subrayar el sentido público de un medio de comunicación tan poderoso como RTVE brilla por su ausencia en el gobierno de la Comunidad de Madrid. Esperanza Aguirre no soportaría ni a Rafael Anson. Por mirar hacia el pasado de UCD.

Por cierto: ¿utilizaría Mariano Rajoy las mismas dotes negociadoras para imponer a la dirigente del PP madrileño un nombre de consenso para RTVMadrid? ¿Se agotó su capacidad con Rodrigo Rato?

Eduardo Sotillos es periodista y, actualmente, secretario de Comunicación y Estrategia del PSM.

Oliart y Telemadrid
Comentarios