#TEMP
martes. 16.08.2022

Objetivo: violencia cero

NUEVATRIBUNA.ES - 24.1.2010...dijo la ministra de Igualdad en la presentación del balance oficial sobre la violencia machista en 2009, un balance que deja lugar a la confianza, "Es posible tener meses de violencia cero y esto es un motivo importante para la esperanza".
NUEVATRIBUNA.ES - 24.1.2010

...dijo la ministra de Igualdad en la presentación del balance oficial sobre la violencia machista en 2009, un balance que deja lugar a la confianza, "Es posible tener meses de violencia cero y esto es un motivo importante para la esperanza".

Dijo la ministra durante la comparecencia pública que "La denuncia es la puerta de entrada al servicio de protección integral", palabras que bien podrían ir dirigidas a todos aquellos a los que María Ángeles Jaime de Pablo (representante de la Asociación de Mujeres Juristas-Themis) califica de irresponsables y de los que destaca “La absoluta irresponsabilidad de algunos operadores jurídicos, algunos con responsabilidades dentro del poder judicial, abogados de familia que el único problema que plantean sobre violencia de género es la acusación a las mujeres de utilizar la Ley Integral para interponer denuncias falsas”.

De los 700.000 casos de violencia de género anuales estimados sólo se presentan unas 160.000 denuncias de maltrato por año, datos a pesar de los cuales Francisco Serrano, juez de Familia de la Audiencia Provincial de Sevilla, cree que nuestra sociedad vive inmersa en una “dictadura del feminismo radical” desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género “gracias” a la cual “miles de hombres son detenidos por denuncias falsas”.

Entre los datos del balance que fueron facilitados por la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y el delegado para la Violencia de Género, Miguel Lorente hay tres porcentajes que merecen especial atención: La reducción del número de mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas: un 27,8% , la cifra más baja desde el año 2003 (año hay a partir del cual hay datos estadísticos fiables).

El elevado número de mujeres que fueron víctimas de muertes machistas que no habían denunciado: un 75% (de las 55 mujeres que murieron asesinadas por sus parejas o ex parejas sólo 14 habían denunciado a sus agresores, denuncia que las 41 restantes no habían presentado).

La disminución de la media de homicidios por violencia machista, un 8,3% desde la entrada en vigor de la ley en el año 2004.

Sin embargo es conveniente recordar, una vez más y todas las que haga falta, que cualquier mujer puede ser víctima porque la violencia contra las mujeres sobrepasa las creencias religiosas, las ideologías políticas, el poder adquisitivo…

El artículo 1.1 de La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género define como tal “Aquella manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”, y “comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad.”

Cuando una mujer es sometida o subordinada en cualquier ámbito de su vida y ve mermada su libertad, su dignidad o su integridad está siendo víctima de violencia de género. La violencia ejercida sobre las mujeres tiene formas diferentes pero en todas prevalece el afán de dominación, de sometimiento. El punto de partida es una situación de desigualdad que provoca que haya una total dependencia de una de las partes de la pareja. El agresor tiene un control absoluto sobre la situación, anula la personalidad de su víctima hasta hacerle creer que su vida vale menos que la de su maltratador, reduce su autoestima hasta hacerla desaparecer

En la actualidad existe un rechazo colectivo a las actuaciones de maltrato, ya no se piensa que este tipo de situaciones pertenecen a la intimidad de la mujer que las padece. Un maltratador ya no comete un “delito invisible” por ello es importante resaltar el papel que tienen los medios de comunicación en el tratamiento de las noticias, en la prevención y en la sensibilización de la sociedad, por delante incluso de los medios tradicionales de socialización que eran hasta hace unos años, la familia, la escuela y la iglesia. Es necesario que los medios huyan de la banalización al informar sobre noticias que hagan referencia a la violencia de género porque como creadores de opinión pública ofrecen patrones de conducta, de ahí la necesidad de que las noticias sobre violencia de género se traten de forma adecuada. Valga como ejemplo de tratamiento inadecuado el que se da cuando se produce un suicidio del asesino de su pareja y se deja entrever que su delito es un acto impulsivo del que luego se arrepiente siendo ese arrepentimiento el que le empuja a poner fin a su vida, sin embargo la gran mayoría de asesinos de género no se suicidan sino que son detenidos.

Si durante años fue habitual justificar este tipo de violencia con argumentos inverosímiles como las adicciones del agresor, la provocación de la mujer, los problemas económicos de la pareja, los celos, el bajo nivel cultural y social de las parejas afectadas a día de hoy todavía nos encontramos con programas que siguen ofreciendo información de forma frívola e irresponsable, emitiendo imágenes, comentarios y entrevistas a vecinos y conocidos de las víctimas de violencia de género, presentando a los agresores como vecinos, familiares o amigos entrañables.

Pilar Rego - Educadora Social.

Objetivo: violencia cero
Comentarios