#TEMP
domingo 22/5/22

No es tiempo de sacrificios a los dioses

NUEVATRIBUNA.ES - 10.6.2010...de su fracaso como representantes de los trabajadores. Son los grandes fracasados del país.Ladran, luego cabalgamos, me dice un viejo amigo sindicalista. ¡Qué le vamos hacer, siempre ha sido igual! Así que nosotros a lo nuestro, que vienen momentos muy difíciles, y esto sólo ha empezado.
NUEVATRIBUNA.ES - 10.6.2010

...de su fracaso como representantes de los trabajadores. Son los grandes fracasados del país.

Ladran, luego cabalgamos, me dice un viejo amigo sindicalista. ¡Qué le vamos hacer, siempre ha sido igual! Así que nosotros a lo nuestro, que vienen momentos muy difíciles, y esto sólo ha empezado. Y añade: acuérdate de que a los obreros nadie nos ha regalado nada, nunca, todo lo que hoy tenemos nos ha costado mucha lucha y no dar nada por perdido. Lucha, siempre lucha y dignidad. Los trabajadores sólo tenemos nuestro trabajo y nuestra dignidad.

De todos los titulares que hoy circulan sobre el fracaso de la negociación de la reforma laboral, me quedo con uno: “Las diferencias en puntos esenciales han hecho imposible un acuerdo de mínimos”, que me parece refleja claramente lo que ha sucedido.

Mi viejo amigo sindicalista me dice que las negociaciones no fracasan porque los interlocutores sean incapaces, sino porque los intereses son muy distintos. Es difícil que ningún representante sindical se ponga de acuerdo con ningún representante de la patronal cuando lo que se busca no es caminar juntos, sino aprovechar el momento de crisis para quitar derechos.

Estas palabras de mi buen amigo recuerdan, como una gota de agua a otra, a las pronunciadas por el Sr. Díaz Ferrán, presidente de la patronal, que curiosamente hoy ha vendido parte de sus propiedades por un valor de 600 millones de euros, y que textualmente ha dicho: "Aquí no se trataba de aproximar posturas, porque esto no era una negociación para un convenio colectivo; aquí se trata de hacer una reforma profunda y global, que es la que necesita el país y la que tiene que dar confianza a los inversores y a los mercados".

Es sorprendente, dice mi amigo, que frente a una crisis financiera se exija abaratar el despido para que se contenten los mercados. Es algo tan inútil como los sacrificios que hacían los antiguos, cuando ofrecían víctimas humanas a los dioses para invocar su favor. Lo que la patronal busca es que volvamos a la caverna y eso... eso... o el gobierno entra en razón, o lo paran los sindicatos, o vamos mal, muy mal, porque no es tiempo de sacrificios a los dioses. Sobre todo porque no hay dioses. Al menos eso es lo que cree mi viejo amigo.

Amalia Álvarez - Escritora

No es tiempo de sacrificios a los dioses
Comentarios