lunes 25/10/21

Mercados financieros contra economía real (VI): Grecia: de homicidio inminente a suicidio larvado

NUEVATRIBUNA.ES - 15.4.2010Hace ya 6 meses -en octubre del 2009- que las agencias de calificación junto con los fondos especulativos están preparando el asalto a la deuda griega para que esta se emita cada vez más con más dificultades, con diferenciales respecto al bono alemán de 4 o 5 puntos porcentuales, con el fin de que se abarate lo más posible y puedan estos fondos suscribirla para compensar sus posiciones cortas (vendieron y venden deuda
NUEVATRIBUNA.ES - 15.4.2010

Hace ya 6 meses -en octubre del 2009- que las agencias de calificación junto con los fondos especulativos están preparando el asalto a la deuda griega para que esta se emita cada vez más con más dificultades, con diferenciales respecto al bono alemán de 4 o 5 puntos porcentuales, con el fin de que se abarate lo más posible y puedan estos fondos suscribirla para compensar sus posiciones cortas (vendieron y venden deuda que no tenían a plazo) y así tener el subyacente (deuda griega) a su vencimiento. No hay que olvidar que detrás del oligopolio de los fondos especulativos (hedge funds) están el resto de los fondos de inversión y hasta los fondos de pensiones, aunque los partícipes no lo sepan. Eso es así porque en tiempos de crisis el valor de los fondos en general ha caído así como sus rentabilidades y sólo hay dos formas de resarcirse: con nuevas entradas de dinero y partícipes -con el peligro de llegar a situaciones de no retorno, es decir, las pirámides Ponzi- o con revalorización de sus activos y subyacentes, y para esto no hay milagros en un mercado competitivo; no así ocurre con los fondos especulativos y sus aliados explícitos y/o implícitos, las agencias de calificación, que pueden actuar políticamente, manipulando los mercados y actuando coaligadamente. Así ocurrió en febrero con los grandes fondos angloamericanos en su reunión en New York.

Sin embargo, ya advertía que estas actuaciones -a veces desesperadas por el estado de quiebra de algunos fondos aún no descubiertos- no están exentas de peligro si la jugada no sale como la esperada. La secuencia de actuación suele ser la siguiente: una o varias agencias de calificación -tres son las que cuentan- rebajan la calificación de la deuda soberana -deuda pública- de un país; el país atacado no le queda más remedio que emitir deuda para pagar la que vence y quizá algo más; ante esta campaña, los diferenciales con el tipo alemán se disparan y la deuda emitida se abarata; por último, estos fondos suscriben la deuda abaratada. Si previamente tenían posiciones cortas -vendieron deuda a plazo que no tenían-, ahora tienen la oportunidad de, por un lado, obtener el subyacente, es decir, la deuda que no tienen para liquidar posiciones, y por otro lo hacen ganando por haber vendido la deuda más cara que la que suscriben ahora. Esta es la ingeniería financiera de los fondos especulativos. Y frente a esto se pliegan los gobiernos teniendo armas para enfrentarse a ello por mor del mercado y de otras zarandajas neoliberales.

En el caso griego las autoridades de la Unión Económica han demostrado su inoperancia y la desunión económica que impregna esta institución. De la social no hablamos porque no existe. El 11 de febrero se reunió la Comisión para estudiar el caso griego y hasta el día de hoy que escribo (13 de abril) la solución aún no es definitiva, aunque sí se ha avanzado en un llamado “plan de rescate”(1) de 30.000 millones de euros en forma de préstamo aparentemente privilegiado del Banco Central Europeo. El propio nombre de plan de rescate es suficientemente significativo de cómo se quiere mandar un aviso al pueblo griego y al resto de los países mediterráneos de que se trata de una medida excepcional que no podrá o deberá repetirse ni para Grecia ni para el resto. La cosa ahora está no en la cuantía del fondo de rescate, sino en el tipo de interés a que el BCE prestará al Tesoro griego para que cumpla dos objetivos: que suponga un castigo en términos reales a las finanzas griegas, es decir, al pueblo griego en forma de mayor déficit y endeudamiento y, por tanto, en forma de menores gastos sociales; pero a la vez que no deje a las finanzas griegas en estado de quiebra como consecuencia de que las emisiones nuevas de deuda no den para amortizar las antiguas y sus intereses.

El papel, no obstante, de la Unión Económica ha sido más que lamentable si se ha seguido la secuencia de los hechos desde febrero hasta hoy, porque quien de verdad ha mandado en el veredicto final ha sido la señora Merkel y, más subsidiariamente, el Sr. Sarkozy. La UE en manos de dos países, Alemania y Francia, cuando los acontecimientos son extra-ordinarios en el sentido literal del término. Para esto no se necesita tanta burocracia en Bruselas. A todo esto, el Parlamento Europeo ha sido el gran ausente. Pero ni con la concesión final de la canciller alemana ha sido suficiente para calmar a eso que llaman los mercados, es decir, a los tiburones de la especulación, sino que además se ha recurrido al FMI. Al final este organismo parece que está dispuesto a prestar entre 10.000 y 15.000 millones de euros a Grecia. Quedan acordados 30.000 millones de préstamos por parte del BCE, pero aún permanecen en el aire otros 23.000 millones que necesita Grecia para todo el año 2010. El problema ahora es fijar los tipos que otorgará el BCE los préstamos. Se habla de un 5%, que es algo mejor que los tipos de mercado que ya habían sobrepasado el 7%, pero aún están lejos del bono alemán, porque los 53.000 millones al 5% son 2.650 millones de euros de intereses, sólo para tratar de calmar a los tiburones.

Sin embargo no todos son derrotas por parte de los europeos continentales frente a los fondos anglosajones, porque ante el mero anuncio de un posible acuerdo -aún no se hablaba de plan de rescate- el 11 de febrero, el fondo especulativo Brevan Howard Asset Management -dirigido por Alan Howard- decía que se había distanciado de las operaciones bajistas (2); también el Moore Capital Management dirigido por Louis Bacon decía que su fondo ya no apostaba por la deuda griega. Doy estos nombres que han aparecido en la prensa (3); también los nombres de los fondos que actuaron contra la deuda soberana de los países mediterráneos en febrero de este año: Balestra Capital, Hayman Capital Partners, North Asset Management y Pivot Capital Management (4). Todo ello para que se vea que los mercados tienen nombres y apellidos y que los que cuentan se cuentan con los dedos de las dos manos (y a veces con los de una). Pero los tiburones se retiran ante el peligro pero no del todo si siguen oliendo sangre y como quiera que la UE seguía vacilando, reunión tras reunión, sin dar una solución concreta y final, con la Merkel poniéndose bizca con un ojo en Grecia y otro en su electorado, y con un Sarkozy con un quiero pero no puedo sin la compañera teutona de baile, el caso fue que los tiburones volvieron y mandaron a la pequeña de las tres agencias de calificación de avanzadilla- la Fitch (5) - y rebajó esta la calificación de la deuda griega hasta homologarla con los bonos basura el 9 de abril. Por eso ya no se podía esperar más tiempo y los ministros de finanzas de la eurozona se pusieron de acuerdo -¡al fin!- y el 11 de abril acordaron el plan de rescate ya comentado. En concreto y sin hacer uso de los fondos del plan de momento, el Tesoro griego ha emitido deuda por 780 euros nominales al 4,55% a 6 meses y otros 780 millones al 4,85% a 12 meses. Para dar una idea del encarecimiento, el 12 de enero obtuvo 3.700 millones al 2,2% y ya entonces y mucho antes el déficit y la deuda griega eran de sobra conocidos (6). En definitiva, para guardar las formas, los fondos especulativos, el resto de los fondos interesados, la UE, la Merkel y compañía han llevado al Tesoro griego y a su gobierno de un homicidio inminente a un suicidio larvado, que siempre queda mejor y está menos castigado. Y todo para que sirva de aviso a caminantes. La UE ha fracasado en lo económico y en lo financiero: ¿cómo será y cuanto tardará cuando aborde los temas sociales, los salarios mínimos comunitarios, la sanidad común, las pensiones homologables o la armonización fiscal? ¿Lo harán alguna vez? ¿Qué opina de todo esto el Parlamento Europeo? Sin noticias.

Antonio Mora Plaza - Economista.

(1) Rescue plan.

(2) Que ya hemos comentado anteriormente.

(3) MarketWatch.

(4) Según The Wall Street Journal.

(5) El País, 9 de abril.

(6) Según Bloomberg.

Mercados financieros contra economía real (VI): Grecia: de homicidio inminente a...
Comentarios