martes. 05.03.2024

Me sobra mes al final del sueldo (#spanishrevolution)

Una joven sentada sobre la barandilla de la salida del metro de Sol mostraba este escueto cartel, ante los disparos de varios fotógrafos. Ella resumía en su protesta y en su actitud las dos claves de la #spanishrevolution de la Puerta del Sol. En primer lugar lo que día a día convoca a miles de ciudadanos, jóvenes, maduros, mediopensionistas y jubilados es la falta de perspectivas de vida millones de jóvenes.

Una joven sentada sobre la barandilla de la salida del metro de Sol mostraba este escueto cartel, ante los disparos de varios fotógrafos. Ella resumía en su protesta y en su actitud las dos claves de la #spanishrevolution de la Puerta del Sol.

En primer lugar lo que día a día convoca a miles de ciudadanos, jóvenes, maduros, mediopensionistas y jubilados es la falta de perspectivas de vida millones de jóvenes. No solo de los más de dos millones cuatrocientos mil jóvenes que están en paro, si no de los dos millones trescientos mil jóvenes que trabajan por un salario de menos de mil euros al mes, la mayor parte con un contrato precario.

Recuerda la gran manifestación de la calle Preciados de 1976 convocada por las asociaciones de vecinos con el lema “Contra la carestía de la vida”. Estamos en una crisis de mayor magnitud que la sufrida en los años setenta con un nivel de contestación social muy inferior al de aquellos años.

De forma similar a lo que ocurrió en la transición una crisis económica que excluye socialmente a millones de personas, pone en cuestión pilares básicos del sistema político. Si los políticos actuales son impotentes para hacer frente la degradación de las condiciones de vida de millones de personas otros tendrán que ocupar su lugar. Una vez más otra pancarta resumía el sentir de muchos de los concentrados: “No somos antisistema. El sistema es anti-nosotros”. Los jóvenes de la Puerta de Sol, y de otras muchas plazas españolas, tienen muy claro que son los banqueros los causantes de la crisis y que os gobiernos del mundo no han hecho nada para que paguen por haber robado el futuro a millones de personas

En los años setenta era muy evidente que el poder político no tenía legitimidad democrática, pero aún así requirió la movilización de millones de trabajadores, a través de partidos políticos y sindicatos que estaban enraizados en la sociedad pero no institucionalizados, durante años para abrir las puertas de la democracia.

La segunda clave es que la “indignación” de los jóvenes ahora se manifiesta a través de miles de voces en los que cada uno lleva la expresión de su protesta. Es más caótico, si, pero los hace sentir protagonistas de su lucha.

En la Puerta del Sol no hay líderes que sujeten la pancarta que encabeza la manifestación, hay portavoces que están en la plaza, como el resto, organizando la limpieza, recogiendo firmas, repartiendo mantas para dormir.

No hay grandes mítines, hay “pequeños” grupos de doscientas personas que se sientan en corro, se pasan educadamente el megáfono y debaten sobre los presupuestos participativos y los referéndums vinculantes ¡a las dos de la madrugada!

Creo que nadie sabe a estas alturas los efectos de estas movilizaciones en el futuro político de nuestro país, aunque es indudable que una nueva generación de jóvenes se esta socializando en la política, pero en una nueva forma de hacer política más participativa. Han empezado a intuir la fuerza que les da actuar juntos, para reivindicar su derecho a ser gobernados desde la esperanza y no desde el miedo.

Y son plenamente conscientes, al igual que las trabajadores de ayuda a domicilio que están en huelga en estas mismas fechas contra la congelación salarial de sus sueldos de miseria, de lo que les va a pasar si no se organizan y movilizan en defensa de sus derechos políticos y sociales.

Mientras los jóvenes de la Puerta del Sol continúan sus apasionados debates sobre la política y la economía en la madrugada de Madrid, apenas a unas decenas de metros de la Puerta del Sol, otros ciudadanos, tal vez indignados pero indudablemente vencidos, colocan los cartones que esperan que les protejan del frescor de la noche de Madrid. Estos otros ciudadanos acampan todas las noches, desde hace meses, junto a las tiendas de moda del centro de la ciudad porque no tienen techo.

Desde Platón la política esta íntimamente relacionada con la lucha contra la pobreza, contra los privilegios de unos pocos que arruinan a la mayoría. 

Me sobra mes al final del sueldo (#spanishrevolution)
Comentarios