#TEMP
viernes 27/5/22

Médicos en España, ¿de verdad faltan?

Desde hace tiempo vienen apareciendo en los medios de comunicación noticias sobre la falta de profesionales médicos en España, noticias que si se escarba un poco en realidad lo que señalan son las dificultades de la Administraciones sanitarias para la contratación de profesionales en algunos territorios, algunas especialidades y sobre todo para contratos con poco atractivo (laboral y profesional).
Desde hace tiempo vienen apareciendo en los medios de comunicación noticias sobre la falta de profesionales médicos en España, noticias que si se escarba un poco en realidad lo que señalan son las dificultades de la Administraciones sanitarias para la contratación de profesionales en algunos territorios, algunas especialidades y sobre todo para contratos con poco atractivo (laboral y profesional).

Para abordar el tema con un poco de sentido lo primero que hay que tener en cuenta es que para colocar un médico en el mercado laboral se precisa una formación de al menos 10 años (6 de carrera mas 4 de especialidad), lo que evidencia que los problemas del mercado laboral es España ahora tienen que ver con decisiones que se tomaron en los años 90 y que no tiene sentido que quienes en ese momento desempeñaban puestos decisivos al respecto se permitan hoy hacer criticas al gobierno actual (Esperanza Aguirre fue la ministra de educación desde 1996 a 1999).

Por supuesto las decisiones que hoy se tomen desde Educación y Sanidad solo tendrán repercusiones a partir del 2018. Por eso es imprescindible hacer las cosas de manera reflexiva, y planteándose el medio plazo, y saber que no es fácil acertar: todos los intentos de planificación sobre recursos humanos en Sanidad en el mundo han cosechado estrepitosos fracasos.

La segunda cuestión a conocer es si el numero de médicos en España es o no el suficiente, lo que tampoco es fácil porque no existe una cuantificación clara de las necesidades de profesionales en relación a la población y menos en lo que respecta a las necesidades de salud. De todas maneras en comparación con otros países desarrollados la situación es bastante buena.

La media de médicos/1.000 habitantes (densidad) de los países de la OCDE era de 3 en 2007, España estaba situada en el 6 lugar de 31 países con 3,7(la media de la UE es de 3,36). Lo que si se observa es una baja densidad de profesionales de enfermería (5,31 en España frente a 8,08 en la UE). Estos datos permiten dos conclusiones: el número de médicos en España no es bajo sino mas bien lo contrario y lo que sucede es que una baja densidad de profesionales de enfermería probablemente favorece el que los médicos realicen funciones que podrían/deberían hacer otros profesionales y produce una mayor presión asistencial. Por otro lado es bien conocido que los sistemas sanitarios mas privatizados precisan de un mayor numero de profesionales médicos, y en España se esta viviendo un proceso privatizador que tiene un impacto importante, sobre todo en algunas CCAA, y que los sistemas basados en la atención primaria precisan menos densidad médica (en España la relación entre médicos de atención primaria/médicos especialistas es baja [0,67]0, cuando lo deseable es que superara la unidad). Otra de las cuestiones de impacto mediático es la supuesta emigración masiva de los médicos españoles. Se trata de otro buen titular con poco contenido real: por supuesto los médicos españoles emigran a otros países del mundo, especialmente de la UE, y se trata de un fenómeno tan reciente como la libre circulación de profesionales en la UE y desde luego no hay ninguna prueba de que los médicos sean una profesión que tenga tasas de emigración superiores a otras (economistas, ingenieros, arquitectos, etc). Lo que si se sabe es que el porcentaje de médicos españoles que trabajan en el extranjero es sensiblemente inferior al de médicos extranjeros que trabajan en España (en 2008 se calcula que había 9.000 médicos españoles trabajando en el extranjero y 20.000 médicos extranjeros trabajando en España) y que el fenómeno de los médicos inmigrantes en España es antiguo (desde hace 30 años) siendo su procedencia es básicamente Latinoamérica. Por supuesto influyen mas cuestiones, sobre todo el empeoramiento de las condiciones laborales y salariales que se ha producido en los últimos 10 años.

Un problema pero conocido, pero mas preocupante es la irregular distribución de profesionales en el país. La densidad de médicos en las CCAA va desde los 5,93 de Aragón a los 3,59 de Castilla-La Mancha, y las diferencias entre médicos colegiados y médicos contratados por el sistema sanitario público (el 83,56% de los médicos colegiados en Castilla La Mancha trabajan en la Sanidad Pública frente al 36,54% en Madrid), lo que significa que algunos de los problemas de falta de médicos en algunos sistemas sanitarios regionales no es realmente un problema de falta de médicos sino que los que hay no están dispuestos a aceptar las deterioradas condiciones de trabajo que se les ofrecen.

Además hay que tener en cuenta que el sistema español de formación de especialistas es demasiado rígido y por ejemplo obliga a un especialista en medicina general a repetir integra la residencia de 4 años si quiere obtener la titulación de medicina interna, lo que hace que existan muchos profesionales recirculando en el sistema de formación de una manera innecesaria. La necesidad de un sistema troncal de formación que permita una formación común de los grandes troncos (medicina, cirugía y una formación específica posterior) ya se reconoce en la Ley General de Sanidad, en 1986, y de momento no se ha avanzado significativamente al respecto. La troncalidad permitiría mayor flexibilidad en la formación de especialistas sin perder calidad.

De todo lo dicho se deduce que en nuestro país no faltan médicos y si profesionales de enfermería, que hay que asegurar buenas condiciones profesionales y laborales si se quiere mantener aquí a los que aquí se forman, que debe flexibilizarse la formación de especialistas y que habría que asegurar una buena distribución de los profesionales basada en las necesidades de salud de la población. Por supuesto la deriva privatizadora de los sistemas de algunas CCAA producirá una presión hacia un aumento de los profesionales y al deterioro de sus condiciones de trabajo. No deberíamos de olvidar que muchos de los que hoy propugnan incrementos incontrolados de la formación de médicos, en realidad responden a potentes intereses económicos que lo que buscan es un gran colchón de desempleados que les permita contratos por unas horas o un fin de semana y una mano de obra con escasa capacidad para exigir sus derechos. Una situación parecida ya se vivió a principios de los años 80 y fue un desastre. Procuremos no volver a cometer los mismos errores.

  • Médico y Portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública.

Médicos en España, ¿de verdad faltan?
Comentarios