#TEMP
martes 17/5/22

Luchador incansable

NUEVATRIBUNA.ES - 29.10.2010El paro cae el mismo día en el que el sindicalismo se viste de luto. Más sombras que luces en este 29 de octubre en el que ha muerto Marcelino Camacho, un luchador incansable por los derechos de los trabajadores. Son innumerables y merecidos los reconocimientos que merece esta figura del sindicalismo moderno español, y fundador de Comisiones Obreras, actualmente el sindicato más fuerte del país.
NUEVATRIBUNA.ES - 29.10.2010

El paro cae el mismo día en el que el sindicalismo se viste de luto. Más sombras que luces en este 29 de octubre en el que ha muerto Marcelino Camacho, un luchador incansable por los derechos de los trabajadores. Son innumerables y merecidos los reconocimientos que merece esta figura del sindicalismo moderno español, y fundador de Comisiones Obreras, actualmente el sindicato más fuerte del país. Hoy, casualmente aparece un guiño en el difícil panorama laboral que atraviesa España. Las cifras del paro, por primera vez desde que arrancó la crisis, se reducen en 70.800 personas.

Este nimio dato no evita las lágrimas por la desaparición del histórico líder de Comisiones Obreras, quien ha destinado cada instante de su vida a defender las libertades de su país y sus trabajadores. Desde aquel 21 de enero de 1918, cuando nació en la fría localidad de Osma La Rasa, en la provincia de Soria, sus genes parecían empujarle a ser un pura sangre del sindicalismo. Incluso logró evitar las pretensiones de un cura que quiso ingresarle en un seminario.

Él quería ser ferroviario, como su padre. Con sólo 16 años organizó su primer sindicato. Un año después se afilió al Partido Comunista de España y, poco después, participó en la Guerra Civil junto a su padre. Él colaboró en el descarrilamiento de la locomotora 531, que bloqueó la comunicación de las tropas franquistas. Después, llegaron las sombras. Al terminar la guerra, fue encarcelado y obligado a colaborar en un grupo de trabajos forzados. Y en su lucha por la libertad, Camacho huyó en 1943 a Marruecos y a Argelia. Su exilio obligado se prolongó durante quince años.

La vuelta a España, en 1957, no obtuvo el recibimiento deseado. Apenas bastó una década para verse de nuevo sometido a los grilletes. En plena España franquista eran difíciles de digerir sus liberales y modernas ideas sindicalistas. Fue encarcelado en 1966. Tras ser absuelto, regresó a prisión en 1972, por el proceso 1.001, que encarceló a gran parte de los dirigentes de Comisiones Obreras. Vivió durante nueve años su vida en la cárcel por el sólo hecho de buscar derechos más dignos para los trabajadores.

La libertad de Camacho no llegó hasta la democracia, cuando pudo al fin librar de la clandestinidad a su sindicato y ser elegido secretario general hasta 1987. A sus 92 años de edad, Marcelino ha fallecido tras una larga enfermedad. Luchador hasta el último instante, es inevitable rendirle un homenaje, un recuerdo a un hombre que hoy, son pocos los jóvenes los que pueden imaginar con un sentimiento real su esfuerzo. Su capilla ardiente descansa en la sede del edificio de Comisiones Obreras en la calle de Lope de Vega de Madrid hasta las 11.30 horas del sábado. A las doce se trasladará a la Puerta de Alcalá para el adiós definitivo. Sólo resta decir, gracias.

Daniel Diez Crespo - Periodista

Luchador incansable
Comentarios