#TEMP
jueves. 30.06.2022

Los maestros

La infamia que se está cometiendo en las Autonomías comandadas por el PP y el desprecio con el que se está tratando al profesorado, insultándolo, desprestigiándolo con despiadadas mentiras e intentando confundir a la ciudadanía española, me ha traído a la memoria a un grupo de rock, Barricada.

La infamia que se está cometiendo en las Autonomías comandadas por el PP y el desprecio con el que se está tratando al profesorado, insultándolo, desprestigiándolo con despiadadas mentiras e intentando confundir a la ciudadanía española, me ha traído a la memoria a un grupo de rock, Barricada.

Barricada se caracteriza por su feroz rechazo a toda intolerancia, al fascio asesino y al clero que tantas muertes bendijo en los malditos años de guerra civil ('victoria, pero no paz') y la posterior barbarie dictatorial.

Tras la lectura emocionante de "La voz dormida" de Dulce Chacón, el grupo musical Barricada sintió el impulso de sus venas y compuso un disco, "La tierra está sorda", para que jamás se olvide la barbarie franquista. Se incluye aquí la hermosa canción "Los maestros", en homenaje a todos los maestros de la II República, asesinados o represaliados por el franquismo.

Su letra, emocionada y emocionante:

"Déjame que recuerde esa historia que pasó hace ya mucho tiempo
Déjame que les quite esta losa que tapó con su peso de silencio
Déjame que les riegue de lágrimas para borrarles el miedo
Déjame que en estas líneas escritas regrese a los maestros
Que dieron su vida y su sangre por dar al pueblo conocimiento

De nada sirvieron sus gritos de angustia antes del fusilamiento
Iglesias y caciques, misas y Estado los prefieren analfabetos
Con ellos peligra el tiempo que ocupa el crucifijo y la moral del clero
Por eso estas líneas desordenadas van en dirección de su recuerdo
Déjame que recuerde esa historia que pasó hace ya mucho tiempo

Lo que entierran no son huesos, son las semillas que van creciendo
Lo que entierran no son huesos, son las semillas que van creciendo
"

La derecha fanática, la que teme que el hombre piense por sí mismo, es intolerante con el saber de los demás. No quiere escuelas ni maestros que puedan transmitir conocimientos. Impulsa el analfabetismo para convertir al ser humano en esclavo. El saber está prohibido.

Pasó entonces. Ahora regresa y con fuerza. Esperanza, Figar, Cospedal arremeten cada una con su estilo contra los maestros. Hay que denostarlos e injuriarlos. Sus conocimientos y la transmisión de los mismos son una peligrosa amenaza.

No quieren escuelas públicas donde todos, también los pobres, puedan aprender y conseguir escapar de analfabetos. Ellos, los poderosos tienen sus escuelas de élite para los suyos y para aquellos que son como ellos. Ricos, condescendientes con el poder religioso y fieles al ideario ultraderecha.

Estos maestros -¡que palabra tan hermosa!- son los del 15-M, dicen. Y lo reiteran con la peor de las intenciones, tildando la hermosa primavera del 15-M como seres fanáticos, antisistema, y golpistas. "Pendencieros" y "camorristas" todos. 15-M y maestros sí deben ser antisistema de algo que ha dejado de ser sistema democrático. Este algo que ha disfrazado a todos los políticos de señoritos con trajes de alpaca, más preocupados en quitarse la mota de polvo que cubre sus solapas que en proteger al pueblo que les entregó su voz y su ilusión con la confianza de acabar con tanta desigualdad e injusticia.

Zapatero, promesa-abortada en no fallarnos, es anfitrión incondicional de un pedro-jota-traicionero. Le obsequió su primera entrevista ya como Presidente a este protector de cretinos pseudoescritores y madrileñas-condesas-consortes. Lo montó, el primerito, al avión rumbo a la-casa-blanca. A Mariano en bandeja le sirvió a Carlos Dívar, misa-diaria, como el sumo poder judicial y propició la muerte profesional de Garzón, juez-defensor-de-la-memoria-histórica y defenestrador de la mayor trama de corrupción trajeada y adornada de correajes-amarradores-de-un-pp-'gurtteliano'. Sonriente en la presentación del libro de este tal Pedro con tirantes. Nada se entiende.

Mientras, los profesores insultados, vejados con las traicioneras injurias de las atildadas señoras de un PP ramplón que multiplica indecentemente sus sueldazos y rasga los viejos encerados del conocimiento.

Los profesores se están defendiendo como pueden. Pero no es tarea solo de los docentes. Toda la sociedad valiente, fiel a los principios democráticos y defensora de una escuela libre y pública estamos comprometidos a luchar junto a ellos. De brazos cruzados no debemos ni podemos quedarnos.

Nos jugamos el futuro de nuestros hijos y el de los hijos de nuestros hijos.

Estos maestros, ahora deshonrados, el 15-M, todos nosotros somos "la semilla que va creciendo" frente al fascio siempre presente y que pretende "enterrar nuestros huesos".

Gracias a Barricada por mantener viva la memoria de aquello que jamás debió suceder.

Los maestros
Comentarios