<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 27.01.2023

Lo que es de todos

nuevatribuna.es | 03.01.2011Siempre cuando me refiero a lo público me acuerdo de una anécdota que en tiempos de preguerra civil le ocurrió a un señor con mucho dinero. Este plutócrata preguntó a su chofer: Oye, qué piden los comunistas; a lo que el conductor le respondió que repartir la riqueza.

nuevatribuna.es | 03.01.2011

Siempre cuando me refiero a lo público me acuerdo de una anécdota que en tiempos de preguerra civil le ocurrió a un señor con mucho dinero. Este plutócrata preguntó a su chofer: Oye, qué piden los comunistas; a lo que el conductor le respondió que repartir la riqueza. El rico se alegró: Qué bien entre lo que tengo y lo que me toca… Ésa me parece que es la imagen social de lo público, algo que no es de nadie.

Sin embargo, debemos entender que uno de los constructores más importantes de nuestra sociedad contemporánea ha sido, sin lugar a dudas, la Institucionalización de Bienestar Social. Que deviene de los logros conseguidos en el proceso de socialización de la igualdad de oportunidades. Garantizado y avalado por el Estado. Hemos convertido en derecho social, entre otros, el acceso universal a la educación y a la sanidad; la prestación de servicio para situaciones de dependencia personal y en algunas Comunidades Autónomas, la prestación económica por falta de ingresos. Son derechos sociales reconocidos que aseguran niveles de cohesión. Ha llegado a tal nivel de institucionalización y apoyo social que ningún espectro político plantea de manera directa su supresión. Verbigracia, el PP en su programa no expone la necesidad de desmantelar la sanidad o la educación pública, otra cosa es cómo la gestione.

Pero esa misma institucionalización puede llevar a una cierta inercia a una desidia. La primera consecuencia es que no se la valora en su justa medida. Al ser algo habitual, se percibe como algo que viene dado. Muchos jóvenes, y no tan jóvenes, consideran natural tener este tipo de prestaciones. Y no es natural, es social. Es decir, se ha conseguido por la correlación de fuerzas políticas y sociales precisas que han impulsado las medidas. En ocasiones, para conseguir esta correlación mayoritaria se tuvo que luchar socialmente, con el sacrificio de muchas personas. Las cosas no llueven del cielo y poner en valor lo conseguido asegura su permanencia y consolidación.

Por otro lado, para asegurar su consolidación es preciso evaluar de forma eficaz los programas públicos, modernizándolos y adaptándolos a las nuevas necesidades. Son impulsos reformistas necesarios que no hay que confundir con recortes que muchas veces se efectúan en nombre del Progreso.

Pero la esfera colectiva no se debe agotar en el marco del Estado. Ni menos Estado, ni menos Sociedad. Reforzar la sociedad también puede convertirse en un pronunciamiento de izquierdas. Colectivos, entidades y organizaciones sociales pueden representar los intereses generales. El llamado Tercer Sector de Economía puede desarrollar funciones sociales en el propio mercado con una perspectiva colectiva. Es preciso, dar más poder al ciudadano en la gestión de la responsabilidad pública, no acotar el campo.

En un tiempo, donde los políticos se centran en explicar las razones para reformar la Administración Pública se hace preciso, también, plantear reformas en el Sector Privado bajo el principio de responsabilidad social. Fórmulas como el mutualismo, cooperativismo, participación de trabajadores en la empresa, Responsabilidad Social Empresarial deben emerger.

En definitiva, lo público es de todos, no de nadie. Y se aloja tanto en el Estado como en la Sociedad.

FÉLIX TABERNA| Sociólogo

Lo que es de todos
Comentarios