#TEMP
sábado 28/5/22

Letra y música de los ajustes

No se puede evitar rememorar a Tony Perkins en aquélla memorable obra homónima, en la que Hitchook, trataba la división de la mente capaz, en una de las modalidades de llevar a cabo la más execrable de las conductas y en la otra no manifestar ningún rasgo identificable. Resaltamos la naturaleza intensamente convincente de los papeles que representaba.

No se puede evitar rememorar a Tony Perkins en aquélla memorable obra homónima, en la que Hitchook, trataba la división de la mente capaz, en una de las modalidades de llevar a cabo la más execrable de las conductas y en la otra no manifestar ningún rasgo identificable. Resaltamos la naturaleza intensamente convincente de los papeles que representaba. Y la analogía la tenemos servida con la conducta de las cúpulas que pilotan Instituciones y Gobiernos actuales en las parcelas económicas. Las mismas personas, las mismas Instituciones, que se ven suplantadas por las mismas personas, son capaces de lanzar a los cuatro vientos, en alardes comunicativos de alcance mundial, cosas intrínsecamente contradictorias, propias de división de la mente. Todos tienen en común que estos actos los materializan sin pestañear.

El FMI se acaba de reunir en Tokio. Después de haber sostenido durante mucho tiempo, demasiado, las tesis de la bondad del control del déficit, por encima de todo, ahora abandona las tesis de la austeridad como receta magistral para la crisis europea. Lagarde, defensora de la austeridad, donde las haya, y ahora parece que conversa, pronostica que España no va a situar el déficit en el 3% hasta 2017. Ahora la Tesis es que los ajustes de la economía producen mucha más incidencia de la que se pensaba. ¡Menos mal que en estas Instituciones no cobran por pensar! España, Portugal y Grecia deben tomarse 2 años más de lo programado, dicen ahora. El tiempo, se ha convertido en esencial. La letra es conocida, si somos capaces de acordarnos lo que ha propuesto desde siempre el partido socialista, Rubalcaba en concreto y no sólo una vez, pero ahora parece que la letra puede encontrarse con su música. A estas alturas comienzan a enterarse algunos de los efectos que desencadenan las propias propuestas que ellos mismos han defendido hasta hace unos minutos, es decir, en la otra personalidad que han mantenido, antes de que la psicosis los cambiara. El Gobierno español no se da por aludido, manteniendo ese piñón fijo al que nos tiene acostumbrados, hasta que caiga de bruces. La psicosis todavía no le ha llegado, por este lado. La Vicepresidenta dice que no nos moveremos, cosa, por otro lado muy propia del ADN que les mantiene. No sabemos que es peor, aunque no parece que lo que se hace hoy tenga un recorrido aceptable. Pudiera ser deseable la psicosis en este caso; seguro que mejoraremos, cuando se de.

Los del FMI, que viven de prestar dinero, no de otra cosa, pero eso si, a grandes cuentas, estatales, dicen haber advertido, después de estudiar a 28 países, que la incidencia del control del déficit, no es que a un ajuste de 1 punto le corresponda un multiplicador de 0.5 para la economía, sino que el multiplicador se sitúa entre 0.9 y 1,7. O sea, en cristiano, que un ajuste de un 1% del PIB supone una caída entre el 0.9% y 1.7% del PIB. Según la dependencia de la economía del sector público, el factor puede hasta doblarse. También en cristiano: ahora los del FMI se han caído del guindo afirmando que el ritmo, el tiempo, es importante y que si apretamos más de la cuenta para controlar el déficit, como la ecuación que se cumple es que el control del déficit supone menos ingresos y más gastos y esto realimenta el bucle proporcionando más déficit, reforzándolo, que es lo que ocurre tras los ajustes, cosa que todo el mundo sabía, pero que el FMI ahora ha descubierto. Giro copernicano. Lo dicho, psicosis en marcha.

En casa, en España, la psicosis es más evidente. En buena parte de las CCAA los gobernantes actuales son del mismo color, en casos incluso las mismas personas, que gobernaron anteriormente. Sin ir más lejos, en Murcia el PP gobierna los últimos 17 años. Es decir, nada que detecten hoy, puede resultarles novedoso, porque el PP es el único protagonista. Mucho menos puede sorprenderles. Así que aquí, la psicosis es todavía más fuerte. El que usa la tijera hoy, Bernal, Consejero de Hacienda, hoy igual que ayer, es el mismo que gastó ayer. Solo que hoy, haciendo uso de la otra personalidad, dividiendo la mente, presenta un diagnóstico severo de la economía regional, apuntando que hay que superar las debilidades estructurales de la Región, que se concretan en una retahíla de indicadores por debajo de la media nacional. Critica al empresariado murciano por asignar los recursos financieros a actividades de baja productividad (eufemismo del sector inmobiliario), en lugar de dedicarlos a fortalecer sus estructuras; un modelo educativo deplorable, una población ocupada con una tasa cuatro puntos por debajo de la media en cuanto a formación, escaso peso de los sectores industrial y de servicios y una productividad general inferior. Ahora, los mismos que antes, léase PP, dicen que hay que cambiar el modelo productivo!!!! Acaba Bernal proponiendo que la economía regional crecerá un 0.5 % el año que viene, cuando el BBVA, p.ej. propone una bajada del 1.8%. Y no se sonroja, siquiera. ¿Es posible esperar que los mismos que han pilotado la Región hacia el desastre, ahora puedan sacarnos? Los psicóticos no son recomendables, son enfermos y su tratamiento es específico. Hay otras regiones con el mismo diagnóstico, claro. El mal nunca viene solo.

Letra y música de los ajustes
Comentarios