#TEMP
sábado. 02.07.2022

Las palabras tienen consecuencias

nuevatribuna.es | 11.01.2011Ésta es una de las célebres frases de Sartre; y viene al pelo ante el comunicado conocido de ETA. Debiera de ser así. Un comunicado de ETA que hay que enlazar con la voluntad expresada del colectivo social de la llamada izquierda abertzale que ha expresado en su renuncia incondicionada de apoyo a la violencia. Esto último me parece de más calidad que el comunicado de ETA.

nuevatribuna.es | 11.01.2011

Ésta es una de las célebres frases de Sartre; y viene al pelo ante el comunicado conocido de ETA. Debiera de ser así. Un comunicado de ETA que hay que enlazar con la voluntad expresada del colectivo social de la llamada izquierda abertzale que ha expresado en su renuncia incondicionada de apoyo a la violencia. Esto último me parece de más calidad que el comunicado de ETA.

Entonces, ¿por qué las dudas sobre la veracidad última del comunicado? Pues básicamente, por experiencias anteriores en los que los altos de fuego anunciados, de diferentes categorías, han fracasado. Por lo tanto, en primera instancia estamos ante un asunto de credibilidad donde la desconfianza es superior a la confianza. Pero esto es una cosa y otra muy distinta que obviemos la declaración. No dar valor al comunicado es ejercicio de irresponsabilidad política. Y digo de irresponsabilidad política no ciudadana. Los agentes políticos y en especial el Gobierno de España tienen la obligación de sondear, de explorar y de administrar la intendencia necesaria para el fin de ETA. Y ahora, hay una nueva situación que deberá de adaptar una nueva estrategia. A ellos, como ciudadano me encomiendo.

Por otra parte, apliquemos el historicismo para ser positivos. El terrorismo de ETA no ha existido siempre. No es algo inherente con nuestro espacio político. No es natural, es artificial y contextual. Cierto es que después de más de 40 años parece que ha estado siempre. Pero surgió en un momento dado y en otro momento dado acabará. En el momento actual, ETA está más débil que nunca; entre otros motivos porque tal como algunos de sus miembros han dicho han perdido la batalla. Sin embargo, todos sabemos que todavía puede hacer mucho daño.

A partir del final de ETA, si se produce, quedará una difícil etapa social de regeneración de la confianza ciudadana perdida. No será fácil. En determinadas zonas, acabar con la perversión social que significa que determinados colectivos hubieran en un momento dado apoyado la extorsión, el chantaje, cuando no el asesinato es algo muy duro. Pero de esto, de reconciliación social sabemos muchos los españoles y españolas tras cuarenta años de dictadura.

En definitiva, responsabilidad y seriedad. No adelantemos acontecimientos, no echemos las campanas al vuelo, no hagamos nuevas quinielas electorales, no juguemos a especular. Pero tampoco nos pongamos la venda en los ojos. Algo está pasando y es preciso tenerlo en cuenta.

Félix Taberna | Sociólogo

Las palabras tienen consecuencias
Comentarios