#TEMP
martes. 28.06.2022

La "semana negra" de Rodríguez Zapatero

NUEVATRIBUNA.ES - 10.10.2010PARA FUNDACIÓN SISTEMALa etapa de los siete días transcurridos desde el 29 de septiembre ha sido una auténtica “semana negra” para el Presidente Rodríguez Zapatero.
NUEVATRIBUNA.ES - 10.10.2010

PARA FUNDACIÓN SISTEMA

La etapa de los siete días transcurridos desde el 29 de septiembre ha sido una auténtica “semana negra” para el Presidente Rodríguez Zapatero. El período comenzó con una huelga general y una manifestación que, más allá de su verdadera amplitud, marcaron un punto de ruptura con importantes sectores que hasta entonces habían sido uno de los pilares sociales básicos del actual gobierno. Después de la huelga vino una rebaja sustancial de los rating de calificación económica de España de la agencia Moody’s, con su correspondiente capacidad erosiva crediticia a corto y medio plazo. A continuación se produjo la publicación de encuestas que daban cuenta de una caída notable de la intención de voto del PSOE, hasta situarse a casi 14 puntos de distancia con el PP.

Asimismo, el domingo día 3 de octubre concluyó un proceso de primarias, con un sonado triunfo en Madrid del candidato que no se avino a dar el “paso atrás” que le pidió Rodríguez Zapatero. Triunfo que mucha gente interpretó como una derrota del propio Presidente y el núcleo más directo de sus colaboradores.

En los medios de comunicación social de diferente orientación el desenlace de las primarias fue objeto de una lectura en clave de “post-zapaterismo”, que posiblemente no sea cierta ni esté suficientemente fundada, pero que está impregnando la opinión pública de tal manera que al final puede acabar dando lugar a un fenómeno de “profecía que tiende a cumplirse a sí misma”.

Pero ahí no acabaron las malas noticias, sino que en esos siete días negros también se conocieron varias informaciones negativas sobre la evolución de la situación económica, entre ellas los datos del aumento del paro en el mes de septiembre, que resultaron bastante negativos para lo que se esperaba, constituyendo un auténtico jarro de agua fría para la teoría de los “brotes verdes”. A esto se unió una nueva regañina del inefable Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que arrojó serias sombras sobre los Presupuestos Generales de 2011, antes de que hayan sido formalmente sancionados.

Tal concentración de noticias negativas en un período tan corto de tiempo no suele ser habitual y no sería extraño que llevara a estados de ánimo un tanto decaídos, o al menos seriamente preocupados. Sin embargo, se haría mal interpretando estos hechos en clave psicológica, o de “mala racha” más o menos ocasional, ya que se trata de situaciones que reflejan tendencias de fondo, que si no son contrapesadas o rectificadas acabarán ahondando su carácter políticamente erosionador. De ahí que lo importante en estos momentos sea mantener viva la capacidad para escuchar y entender los mensajes que se están emitiendo y poner en marcha estrategias de actuación que permitan contrabalancear la evolución política. En este sentido, hay que entender que en el desgaste electoral que se está detectando late también un anhelo subyacente de muchos antiguos votantes socialistas para que se rectifique y se reaccione debidamente.

En este contexto general, llaman la atención las filtraciones –sin duda interesadas– sobre desavenencias en el círculo próximo del Presidente y los comportamientos de algunos medios de comunicación supuestamente amigos. Las portadas (y contenidos) de los ejemplares del diario Público del día de la huelga general y del día posterior al resultado de las primarias son una muestra de una situación que algunos no acaban –o acabamos– de entender. Y ya se sabe que, generalmente, las bajas más sentidas –y más mortíferas– suelen ser las causadas por “fuego amigo”. Veremos lo que nos queda por contemplar.

José Félix Tezanos - Director de la Fundación Sistema

La "semana negra" de Rodríguez Zapatero
Comentarios