#TEMP
jueves. 30.06.2022

La salud americana

NUEVATRIBUNA.ES - 25.3.2010La votación se celebró en el Congreso americano el 22 de marzo. Fue una votación ajustada: 219 votos a favor y 212 en contra. Ajustada, pero suficiente para que Obama sacara adelante su reforma sanitaria. La imagen de Obama firmando la ley ha dado la vuelta al mundo. La firma fue un acto muy simbólico.
NUEVATRIBUNA.ES - 25.3.2010

La votación se celebró en el Congreso americano el 22 de marzo. Fue una votación ajustada: 219 votos a favor y 212 en contra. Ajustada, pero suficiente para que Obama sacara adelante su reforma sanitaria. La imagen de Obama firmando la ley ha dado la vuelta al mundo. La firma fue un acto muy simbólico.

Al presidente americano le acompañaba un niño de 11 años, Marcelas Owen, cuya madre murió por vivir en América, porque se quedó en paro y sin seguro médico. Si hubiera vivido en España, la sanidad pública, nuestra sanidad pública, la habría atendido y tal vez curado, pero tuvo la desgracia de ser una trabajadora pobre, en paro y, además, de vivir en América.

La ley de salud es un rayo de esperanza para millones de seres humanos que viven en los Estados Unidos, especialmente para los 32 millones de personas que carecían de todo tipo de protección en materia sanitaria. También para los que tenían seguros y enfermaban gravemente, ya que la nueva ley impide que las aseguradoras les nieguen el tratamiento. También para los trabajadores y trabajadoras que pierdan su empleo, ya que podrán mantener las mismas condiciones de su cobertura sanitaria.

Sin embargo, hoy, cuando aún no hace ni una semana que se aprobó, abundan los titulares de prensa que dicen que ni siquiera es una realidad porque la ley tiene algunos errores, dos defectos de forma, y debe volver nuevamente al Congreso.

José María Aznar, nuestro ex - presidente -también lo dicen los titulares de prensa- estaba en Washington junto a legisladores republicanos y afirmó que la reforma sanitaria "es aún una cuestión abierta", entre otras cosas porque hay dudas sobre la “constitucionalidad de un derecho que se ha convertido en una obligación” o sobre que “la sostenibilidad fiscal de esta reforma sea posible".

Hay además titulares que recogen que Stanley Hoyer, líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, afirma que "más de diez" legisladores han recibido amenazas de muerte y han tenido que recibir protección.

Los abogados, los grandes abogados americanos, han buscado y rebuscado en el texto aprobado y han encontrado defectos de forma, por lo que los 219 congresistas tienen que volver a emitir su voto. Confiemos en que la mayor democracia del mundo sea capaz de garantizar que esos ciudadanos que votaron libremente hace unos días puedan ser capaces de repetir la votación.

Si estuviéramos viendo una película americana, de las de antes, tendríamos un final feliz. Los buenos acudirían al rescate, los 219 valientes tendrían refuerzos importantes y el mundo sería un lugar más seguro y con más salud.

Amalia Álvarez - Escritora.

La salud americana
Comentarios