sábado 24/7/21

La paradoja de la reforma laboral

NUEVATRIBUNA.ES - 4.5.2010...Algunos hablan de ella como si de verdad creyeran que es la llave que abre la puerta por donde entran las medidas que permiten salir de la crisis.Hay otros mensajes, que también se lanzan insistentemente, pero que no calan tanto.
NUEVATRIBUNA.ES - 4.5.2010

...Algunos hablan de ella como si de verdad creyeran que es la llave que abre la puerta por donde entran las medidas que permiten salir de la crisis.

Hay otros mensajes, que también se lanzan insistentemente, pero que no calan tanto. Candido Méndez e Ignacio Fernandez Toxo afirman en casi todas sus intervenciones públicas que se necesitan reformas, que la reforma laboral puede ayudar, pero que no es, ni de lejos, la llave que resuelve la crisis.

Los máximos responsables sindicales insisten en la importancia y la urgencia de reformar el sistema financiero, el sistema impositivo. El primero, porque hay que permitir que el crédito fluya a la sociedad, reordenar el sistema de cajas de ahorro… y el segundo, porque se necesitan ingresos para tener autopistas, hospitales, colegios… y para ello es preciso que a esos ingresos contribuya más quien más tenga. Y después, o en paralelo, se puede hablar de la reforma laboral. Pero, ¿de qué reforma laboral estamos hablando?.

¿De la reforma que plantean los empresarios, el director de Banco España, y otra serie de instituciones que, en línea con los planteamientos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, buscan un atajo para sacar partido de la crisis y obtener un despido más fácil, desregulado y barato, salarios más bajos, reducción de pensiones, reducción de cuotas empresariales?

¿O de la reforma que sin lesionar derechos, con medidas más o menos novedosas, permita caminar hacia un futuro mejor, con flexibilidad interna en las empresas, con mayor participación de los trabajadores, con un mercado de trabajo más justo y regulado?

Ambas reformas buscan una oportunidad en la crisis: la primera para impulsar medidas que permiten desnaturalizar las relaciones laborales y construir una sociedad con “más mercado y menos Estado”; la segunda para reforzar el papel de los representantes sindicales en las empresas y para garantizar las condiciones de vida y de trabajo de los asalariados y las asalariadas.

Pero ambas no tienen la misma fuerza, ni la misma repercusión mediática, ni calan igual en la sociedad. Es curioso y no deja de sorprender que lo que reclama un grupo reducido transciende mucho más que lo que pide la inmensa mayoría. Sobre todo sorprende y asusta que el mensaje de unos pocos se imponga en el corazón de una sociedad, especialmente cuando esos pocos han formado parte de los organismos que han contribuido a que esta crisis sea tan tremenda e injusta. Toda una paradoja de la reforma laboral.

Amalia Álvarez - Escritora.

La paradoja de la reforma laboral
Comentarios