<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 18.08.2022

La paja y el trigo

El video erótico de Olvido Hormigos, concejala socialista de Los Yébenes, ha provocado un auténtico revuelo en las redes sociales y entre quienes ofician de jueces en las tertulias televisivas y radiales. Analistas políticos, profesionales de la prensa e hijos de vecino debatieron ayer acerca del derecho de la edil a continuar o no con su cargo.

El video erótico de Olvido Hormigos, concejala socialista de Los Yébenes, ha provocado un auténtico revuelo en las redes sociales y entre quienes ofician de jueces en las tertulias televisivas y radiales. Analistas políticos, profesionales de la prensa e hijos de vecino debatieron ayer acerca del derecho de la edil a continuar o no con su cargo.

Según trascendió ayer, el vídeo se difundió desde el correo electrónico de la Alcaldía; por lo cual  –se mire por donde se mire–  la concejala socialista no es más que la víctima de un delito contra la intimidad. Sin embargo, no todos lo entienden de este modo y, como era de suponer, algunas señoras que nunca se masturbaron salieron ayer a pedir la dimisión de Hormigos manifestando su enfado por el mal ejemplo que ésta daba a la ciudadanía.

En esta misma línea –la de las señoras que nunca se masturbaron– se alzaron las voces a través de las distintas redes sociales; voces que llegaron, incluso, a comparar a la edil Hormigos con una delincuente. “Las personas de buena moral no se graban mientras hacen esas cosas”, escribía un tal Jaime en twitter, dejando en claro que las personas de buena moral llaman “esas cosas” a lo que el común de los mortales –o quizás sólo quienes desconfiamos de las buenas morales– llamamos marturbación y la practicamos sin tapujo alguno y cuando nos venga en gana.  

El juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Orgaz, en Toledo, ya ha imputado a una persona, a la que le ha abierto diligencias previas por los presuntos delitos contra la intimidad, injurias y vejaciones, tras la denuncia presentada por la concejala el pasado 13 de agosto en el cuartel de la Guardia Civil. Aún así, y sabiendo que sólo un idiota podría creer que Hormigo ha cometido algún delito, a última hora de ayer este suceso continuaba acaparando las redes sociales y los pedidos de dimisión se acentuaban de manera significativa. No cabe ninguna duda de que en este país hay gente que no sabe separar la paja del trigo.

La paja y el trigo
Comentarios